Contar leones

contar-leones-portada-es

Portada de “Contar leones” de Katie Cotton con ilustraciones de Stephen Walton, Editorial Flamboyant

“Un león se tumba y vigila el ir y venir de su manada. Mientras admira la sabana dorada, algo le llama la atención….la hierva se ha movido. ¿Se acercará un aspirante al trono?. Tensa los músculos, echa hacia atrás la enorme cabeza y se dispone a rugir…, pero no es más que una leona, que vuelve con una presa. 

Se tumba de nuevo a contemplar la inmensidad. ¿Quién sabe lo que ha visto?. Un rey. Un león.”

Con este sugerente y evocador relato comienza el álbum “Contar leones” en el que se nos muestran, en una cuenta del 1 al 10, animales que están en peligro de extinción o amenazados en el planeta. Así disfrutaremos de un instante en la vida de leones, gorilas, pingüinos emperador, cebras, jirafas o guacamayos. Son, como dice su subtítulo, “retratos de animales en libertad”.

Mi opinión

“Contar leones” es muchas cosas a la vez:  es un libro informativo, es un alegato en defensa del reino animal, es una sucesión de relatos sobre un instante de la vida de determinados animales, es una maravilla estética gracias a las ilustraciones de Stephen Walton…es, en definitiva, un regalo para los sentidos.

Si os estáis preguntando si ese león que veis en la foto de cabecera de verdad es un dibujo, una ilustración, os diré que si. ¿Impresionante, verdad?. Pues cuando tienes entre tus manos este álbum la impresión se multiplica por mil.

Pero no podemos dejar todo el mérito de “Contar leones” sólo a la ilustración. Los textos de Katie Cotton van más allá de una simple descripción de determinados animales en peligro de extinción.  La autora inglesa nos muestra un instante en la vida de estos animales. En el texto del león que os ponía al comienzo se puede apreciar a qué me refiero con eso del “instante”: nos describe la actitud del león, vemos su melena en movimiento cuando se dispone a rugir, sentimos su imponente presencia.

Como si de una fotografía se tratara, tanto en lo que se refiere al texto como a la ilustración, los autores han conseguido capturar un instante y lo ponen a nuestro alcance para que todos lo podamos disfrutar de alguna manera.

contar-leones2.jpgSegún avanza la cuenta (un león, dos gorilas, tres jirafas…), nos vamos adentrando en la vida animal, en sus sentimientos, en sus miedos, en sus costumbres. El momento de esos dos gorilas, madre e hijo, es enternecedor. La ilustración lo dice todo, pero el texto termina de ayudarnos a hacer nuestro propio dibujo imaginario de la situación.

Se trata de un álbum, si. Ya hemos dicho muchas veces en el blog a qué nos referimos con la denominación de “álbum”: libro ilustrado en el que texto e imagen se complementan. “Contar leones” para mi es álbum ya que esas imponentes ilustraciones a carboncillo son un complemento indiscutible al texto, y el texto no diría lo mismo sin la imagen que le acompaña. Os pongo un ejemplo: Diez cebras, de las que se dice que tienen sed y se acercan a una balsa a beber pero con los oídos y los ojos bien abiertos; mientras, en la ilustración, vemos esas orejas tiesas escuchando, esos ojos mirando de reojo, quizá a nosotros mismos que las observamos. Un auténtico retrato a través de la escritura y de la ilustración.

Para satisfacer la necesidad de información de todo tipo de lectores, al final del álbum los autores nos dan información más detallada sobre cada uno de los animales presentados: su categoría de protección, en qué parte del planeta habitan, sus costumbres y alimentación, el número de ejemplares que existen en la actualidad, etc.

Pero aún hay más porque además nos ofrecen la posibilidad de aprender más sobre estos animales acudiendo a distintas páginas web como la de National Geographic, WWF o Animal Diversity.

contar-leones3.jpgY si todo esto no fuera suficiente, el álbum cuenta con un magnífico prólogo de Virginia McKenna, conocida por su faceta de actriz (protagonizó, entre otras, la película “Nacida libre” junto a su marido Bill Travers) y que en la actualidad sus esfuerzos están volcados en la protección y defensa de los animales y de su vida en libertad. En 1991 fundó la Born Free Fundation dedicada a la protección y defensa de los animales en todo el mundo.

En este prólogo McKenna cuenta leones literalmente. Cuenta los que llegó a haber en el pasado y los que quedan. Y cuenta elefantes, y tigres. Nos cuenta que somos los seres humanos los que estamos consiguiendo que esas cuentas no salgan y que cada vez existan menos especies en el planeta. Ella habla de estas criaturas así: “Todas son hermosas y todas desempeñan un papel esencial en la creación y la protección del mundo natural. Cada una de ellas es un regalo de valor incalculable. No hay que menospreciar a ninguna“.

En nuestras manos está la posibilidad de concienciar de ese valor a las siguientes generaciones y libros como estos ayudan en esa labor.

Un libro para disfrutarlo con calma, recreándonos en cada uno de los animales, en lo que nos cuentan de ellos, en cómo son y cómo los ha dibujado Stephen Walton. Un libro para reflexionar sobre lo que estamos haciendo con ellos y lo que podemos hacer para frenarlo.

Datos Bibliográficos

Título: Contar leones

Autor: Katie Cotton

Ilustraciones: Stephen Walton

Prólogo: Virginia McKenna

Traductor: Carlos Mayor

Edición: Editorial Flamboyant, Barcelona, 2016. 36 págs.

Edad: + 4

Blancanieves ilustrada

100135_Cub_Blancanieves.indd

Portada de “Blancanieves” de Jacob y Wilhelm Grimm ilustrado por Benjamin Lacombe para la Editorial Edelvives

Siempre resulta curioso ver como los cuentos tradicionales se van adaptando a los tiempos, tanto en lo que se refiere la historia en sí, como a la imagen que nos sugiere.

Uno de los clásicos más conocidos es Blancanieves y con el paso de los años es difícil, incluso para las nuevas generaciones, separar la imagen que Disney creó de la niña Blancanieves. Pero la ilustración asociada a la literatura infantil está adquiriendo una importancia cada vez mayor y con ello nuestro imaginario de personajes se va modificando. Aun sin conseguir que no asociemos la imagen de Blancanieves con la de Disney, al menos tenemos a nuestro alcance nuevas opciones a las que recurrir, y todas ellas con una alta calidad artística.

Hoy queríamos fijarnos concretamente en dos versiones de Blancanieves con dos ilustraciones muy diferentes pero que nos han llamado la atención por esa calidad artística de la que hablamos.

La primera de ellas es la versión de Benjamin Lacombe. El texto reproduce la versión del clásico de Jacob y Wilhelm Grimm. En esta versión, editada por Edelvives,  la malvada madrastra intenta asesinar a Blancanieves en tres ocasiones distintas: con un corsé, con un peine y, finalmente, con una manzana.

blanca_lacombe1La obra del ilustrador francés Benjamin Lacombe es muy reconocible. Se caracteriza por un aire casi caricaturesco de sus personajes, envueltos por un ambiente difuminado que le da un aire romántico y de ensoñación. Los ojos: grandes, rasgados, expresivos.

Destacan aquí los de la madrastra, que transmiten toda la frialdad que guarda su corazón. En una de las primeras ilustraciones podemos ver a la madrastra contemplándose en el espejo. Lacombe no muestra ese espejo, solo a la madrastra enfrentada consigo misma, con una especie de collar de serpientes que le envuelve, y esa fría mirada clavada en su propio reflejo.

blanca_lacombe3Blancanieves, sin embargo, es dulce, con un aura de tristeza casi constante, con el pelo “negro como el ébano” y los labios “rojos como la sangre”. Ese color rojo invade cada ilustración del álbum, ya sea en la propia Blanca como en los gorros de los enanos, en el pico de los pájaros y en la mortal manzana.

A través de la ilustración podemos apreciar detalles de la historia como la protección que brindan los animales del bosque a Blancanieves, que Lacombe resume en una ilustración en la que todos los animales se enroscan alrededor del cuerpo de la niña.

Otra de las insinuaciones de Lacombe es la idea de la muerte, que el representa a través de un cuervo que aparece en una ilustración magnífica en la que el corsé de Blancanieves, ese con el que la madrastra la quiere asfixiar, es una jaula con un cuervo en su interior. Sólo vemos la mirada de terror de Blanca y las manos que atan el corsé, pero con eso es más que suficiente.

Alterna con algunas ilustraciones en blanco y negro, realizadas a tinta. Una de las que más me gustan es en la que se ve a Blancanieves barriendo , y con su escoba barre y desbarata aquello que los enanitos le decían para protegerla: “Sobre todo, ¡no dejes entrar a nadie!”. Sus palabras, por desgracia, se barren también de la mente de la niña, que confiada e ingenua, caerá por tres veces en la trampa de la malvada madrastra.

Todo lo que acompaña al texto de los hermanos Grimm en esta versión engrandece la historia. El tamaño del álbum, las magníficas ilustraciones nacidas del genio de Lacombe, el papel incluso, de alto gramaje, hacen de esta obra una joya que atesorar, más enfocada a un público de mayor edad, entre adolescente y adulto, para apreciar todos estos recursos artísticos.

Pero aun así, no hay que privar a los niños de esta maravilla y su contemplación porque ayudan a crear otros imaginarios para Blancanieves, lejos de esos colores primarios (rojo, azul, amarillo) y del brillo de la imagen clásica de Disney.

La segunda versión es la que realizaron la autora inglesa Josephine Poole y la ilustradora Angela Barret en 1991 y que nos llegó a España gracias a Kókinos en el 2007. Las dos autoras han colaborado hasta en tres ocasiones, con las obras Juana de Arco y El Diario de Ana Frank además de esta Blancanieves, y en todas han conseguido crear obras maravillosas con una gran sensibilidad, tanto en el texto como en la ilustración.

blanca_angelabarret

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves, de Josephine Poole, Editorial Kókinos

Josephine Poole ha adaptado la versión de los hermanos Grimm para darnos algunos detalles de la vida de la niña a lo largo de la historia.

Pero centrémonos en la ilustración, tema al que hoy queremos dar relevancia. En este caso, Angela Barret nos presenta una ilustración muy clásica en la que Blancanieves no parece tanto una niña como una joven adolescente. Sus dibujos están plagados de detalles que hacen de algunas escenas, como el cuarto de la niña que se nos presenta en las primeras páginas, lugares acogedores.

blanca_angela-barrett-008

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves

Son todas las ilustraciones de gran tamaño, ocupando gran parte de la doble página, envolviendo el texto, o en ocasiones, a doble página completa, cediendo todo el protagonismo a la ilustración.

Los tonos utilizados por la ilustradora son, en general, muy oscuros. Sólo en esta escena del baile con su profesor en las habitaciones de la niña vemos una escena con más luminosidad. Y no volveremos a ver esta luz hasta el final en el que un cielo azul acompaña la boda de Blancanieves y su principe.

Pero no os engañéis, porque la oscuridad no está reñida con la belleza. Y el resto de las ilustraciones, de esos pequeños cuadros que recuerdan ligeramente a la pintura del romanticismo y a los paisajes ingleses.

blanca_barrett_large

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves

Y a pesar de esa oscuridad Angela Barret siempre deja un pequeño foco de luz que ilumine el rosto de Blancanieves. Ella resalta siempre sobre todo lo demás en las ilustraciones. Y tanto la resalta que la malvada madrastra queda como en un segundo plano. Aparece de muchas maneras, orgullosa y prepotente frente a su espejo, oculta bajo una gran capa junto al cazador cuando le manda asesinar a la niña en el bosque, disfrazada de bruja alejandose después de intentar asfixiar a Blanca con una cinta, o de anciana vendedora de abalorios. Pero en casi todas las escenas aparece en un segundo plano, cediendo todo el protagonismo a la niña Blanca.

Aun así es maravillosa la manera y riqueza de vestuarios, peinados y maneras de aparecer que le da a la madrastra, en contraste con la sencillez de Blancanieves que siempre se nos muestra con el pelo negro suelto y largo y un sencillo vestido blanco.

Detalles todos relevantes para apreciar el trabajo que hay detrás de trabajos como este. De nuevo se nos presenta otra imagen de esta niña, otra manera de entender el cuento y de valorar su importancia en la tradición literaria de la humanidad.

Un cuento que podemos contar a niños a partir de 6 o 7 años (por su extensión han de tener esta edad para mantener la atención) porque la historia la conocen pero les faltan detalles y momentos y porque leer en voz alta siempre es un lujo que los niños no deben perder. Y con obras como estas además, les mostramos obras de arte con las que alimentar su imaginación, su sensibilidad frente a las expresiones artísticas, sean de la clase que sean.

Datos Bibliográficos

Título: Blancanieves

Autor: Jacob y Wilhelm Grimm

Ilustrador: Benjamin Lacombe

Edición: Edelvives, Madrid, 2011


Título: Blancanieves

Autor: Josehine Poole

Ilustador: Angela Barret

Edición: Kókinos, Madrid, 2007

El gallo canta

elgallocanta

Portada de “El gallo canta” de Nono Granero, publicado por Tres Tigres Tristes

Cuando el gallo canta el mundo despierta y el despertar de este nuevo día que nos trae Nono Granero no es un despertar como otro cualquiera. Esta mañana en la que el gallo canta ocurrirán cosas, cosas normales y cosas tremendas. Pero para vivirlas hay que adentrarse en las páginas de esta idea genial, de este álbum divertido y trepidante.

Mi opinión

“El gallo canta” no se puede resumir, ya lo habéis visto en mi introducción. Porque los mejores álbumes ilustrados, esos que de verdad no se entienden si el texto y la imagen no van de la mano, no se pueden resumir. Os podría decir que “Donde viven los monstruos” es un cuento que va de un niño que se disfraza de lobo y, como se porta mal, sus padres le mandan a la cama sin cenar, pero… ¿cómo os resumo el viaje al país donde viven los monstruos?. Las palabras se quedan escasas para describir la imaginación. Porque de eso se trata, de que el álbum es una puerta a la imaginación de cada uno. El autor nos da una pista y el resto lo completamos nosotros, como queramos, que para eso la imaginación la ponemos nosotros.

elgallocanta2.jpg

Nono Granero tiene un don especial para manejar todo esto y darle un toque humorístico inigualable. Lo conocimos con “La historia extravagante de Hipo & Gavante”, al que en su día llamamos libro-juego porque nos animaba en cada página a buscar la palabra que faltaba.

En este caso el autor nos muestra, en cada página, sobre un fondo blanco, a un lado una frase del tipo “el gallo canta”, “la gallina cacarea”, “la cigüeña crotora”. En el lado derecho, sobre ese mismo fondo blanco, una ilustración de una gallina, de una cigüeña…

La historia va tomando forma según pasan los sonidos y las imágenes. A los sonidos de animales se suman los de personas, porque hay un cartero que silba y un amo que chilla. Y de cosas porque también hay una sirena que “ninonea”.

La historia se va complicando con esa combinación de texto e imagen. Las frases cobran un nuevo sentido y nos van perfilando la historia. Una historia divertidísima plagada de guiños, de referencias a cosas que igual conocemos o igual no, pero que ahí están para ser recordadas y descubiertas.

elgallocanta3.jpg

La historia se va convirtiendo en una carrera, en una vertiginosa sucesión de acontecimientos provocados por el anterior, que llega a tomar dimensiones “cataclísmicas” como dicen los editores de Tres Tigres Tristes .

A Nono Granero le gusta hacernos trabajar un poquito cuando leemos. Porque así se van creando lectores exigentes, buenos lectores que saben sacar cosas de lo que leen. Saben mirar más allá de la primera capa de las historias. Pero para aprender a hacer eso hay que practicar desde pequeños.

Libros como “El gallo canta” ayudan a la imaginación a desperezarse y ponerse en forma y nos enseñan a estar activos y atentos cuando nos enfrentamos con las historias.

Aquí vamos a encontrar palabras que no conocemos (yo no sabía que la golondrina trisa, por ejemplo) y otras que tienen varios significados, según se miren. Juegos de palabras, dobles sentidos, sentidos opuestos. Jugar con el lenguaje y, de la mano de la imagen, crear una historia circular hilarante.

Todo esto y más provocado por un gallo con tupé a lo “Elvis” que no puede dejar indiferente a nadie que le vea.

Una historia muy divertida de esas que los niños piden una y otra vez porque en cada lectura descubren y descubrimos cosas nuevas, porque en cada lectura inventarán o inventaremos algo distinto. Cada niño, cada edad, tendrá su propia lectura y eso hace muy grandes a los libros. Libros que no se quedan limitados a una edad o a un momento, libros para acompañarnos siempre y divertirnos siempre.

Por último recordaros que hoy es el día de las librerías y que en ellas encontraréis libros tan maravillosos como este y, lo mejor, gente maravillosa que sabrá orientarnos y recomendarnos las mejores lecturas. Feliz día a las librerías y sobre todo, a los libreros, por su dedicación y esfuerzo, hoy y todos los días del año.

Datos bibliográficos

Título: El gallo canta

Autor e ilustrador: Nono Granero

Edición: Ediciones Tres Tigres Tristes , Sevilla, 2016. 136 pags.

Edad: +3 años

A mares

portada amares.fh11

Portada de “A mares” de María Jesús Jabato, ilustraciones de Rocío Martínez, Editorial Kalandraka

Tímidamente me adentro en el mundo de la poesía. Poco a poco y sin descanso voy conociendo autores y poemarios y los traigo a casa para uso y disfrute familiar. Y me sorprendo gratamente al ver lo bien acogidos que son todos ellos por los oidos despiertos de mis dos hijos.

Poco a poco por los rincones de mi casa van desfilando libros de Mar Benegas, de Raúl Vacas, de Carlos Reviejo, de Antonio Rubio, de Beatriz Giménez de Ory , recopilatorios como la colección de SM “Versos de…” que tanto nos gustan.

Pero hacía demasiado tiempo que no os hablaba de ninguno en concreto en el blog y por eso hoy os traigo “A mares”, de María Jesús Jabato.

Esta escritora burgalesa tiene el mérito de haber ganado 3 de los premios más importantes de poesía de nuestro país: el Premio Internacional de Poesía para niños Orihuela 2013, convocado por el ayuntamiento de Orihuela y la editorial Kalandraka, por su obra “Gorigori”el Premio Luna de Aire 2014 otorgado por CEPLI de la Universidad de Castilla-La Mancha, por “Campo de Lilaila”Premio Príncipe Preguntón 2008, convocado por la Diputación de Granada, por su poemario “Domingo de Pipiringo”.

En “A mares”, libro publicado por la Editorial Kalandraka en 2014 en la colección Orihuela, vamos a encontrar 30 poemas sobre el mar y todo lo que en él habita, real o imaginario, muy bien acompañado por las ilustraciones de Rocío Martínez, ilustradora, entre otros muchos, de “Escarabajo en compañía” de Pep Bruno o de la magnifica edición de “Del maravilloso libro de Calila y Dimna” publicada por la editorial Thule en 2015.

a-mares-12-13-red-22-ene14

“A mares” es una dulzura de principio a fin. Las acuarelas que ha creado Rocío Martínez nos ayudan a adentrarnos desde la portada en un mar en calma en el que encontraremos un sin fin de habitantes distintos. Poemas que nos hablan de las olas, unas con hache y otras sin ellas, de peces limón, de tiburones ligones y de sirenas, de naúfragos y pescadores y hasta de barquitos de papel.

Hay adivinanzas, pequeños cuentos y fábulas. Poemas para distintas ocasiones, para leerlos sin prisa, unas veces con hambre de versos y otras, a lo mejor, en pequeñas dosis, en días que simplemente queramos leer algo que nos recuerde ese mar que tanto nos gusta y al que tenemos ganas de volver.

Con poemas como los que encontramos en “A mares” se puede hacer de la poesía algo cotidiano. Son poemas asequibles a los que poder llegar en cualquier momento. Una conversación cualquiera nos puede llevar a la lectura de un poema. Si recordamos, por ejemplo, las mañanas de playa recogiendo conchas, podemos leer este poema que nos habla de La Caracola:

No dice la caracola,

no dice nada,

no suena a mares lejanos,

no huele a algas,

no canta la caracola

canciones de agua,

¿qué tienes, caracolita,

por qué te callas?

Si estamos jugando a contar podemos proponerles jugar al Cuentaolas:

Una y dos,

tres y cuatro,

olas blancas

van llegando,

cinco olas

y una, seis,

siete, ocho,

nueve, diez,

sigo contando las olas

que desmayan a mis pies,

ya van quince,

dieciséis,

si no para el oleaje,

¿cuántas olas contaré?,

diecisiete,

dieciocho,

diecinueve,

¡yo no sé!

Y así hasta 30 posibilidades. No será que no nos dan facilidades para acercarnos, para acercarles a la poesía. La hora del cuento de antes de dormir, antes de cenar, durante el baño, en lugar de una canción o a propósito de ella. La poesía cabe en cualquier sitio, a cualquier hora, en cualquier parte. Si la llevamos en el bolsillo y la tenemos a mano, con libros como “A mares”, como “A lo bestia”, como “Los versos del libro tonto”, como “Niños raros”, o como “Versonajes” o tantos otros, el verso hará su nido en el corazón de los niños y ya nunca querrá dejarlos. ¿Les vamos a privar de ese placer?.

Datos bibliográficos

Título: A mares

Autor: María Jesús Jabato

Ilustración: Rocío Martínez

Edición: Kalandraka Editora, Pontevedra, 2014. 48 págs.

Edad: + 5 años

Cuando las casas regresaron flotando

ZR-Cuando-las-casas

Portada de “Cuando las casas regresaron volando” de Einar Turkowski, Libros del Zorro Rojo

Nos vamos acercando ya al final de esta temporada de reseñas de cuentos en el blog. Este curso ha dado para mucho, hemos descubierto grandes obras y a increíbles autores y esperamos que el descanso, que pronto llegará, nos sirva para seguir descubriendo libros extraordinarios que poder compartir con vosotros. Uno de los últimos libros que ha llegado a nuestras manos, gracias a la colaboración de Boolino y su club de lectura para blogueras, es “Cuando las casas regresaron volando”. En él se recogen 10 impresionantes ilustraciones hechas a carboncillo por el ilustrador alemán Einar Turkowski en la que nos invita a inventar historias.

Un libro de imágenes que esconde mundos imaginarios a cuál más sorprendente. Cada ilustración viene acompañada de dos palabras opuestas que pueden servir de guía para imaginar una historia, o no. El autor nos da libertad total para imaginar y crear a partir de su ilustración. De esta manera el álbum se convierte en juego, para el adulto y para el niño, diría casi de cualquier edad, aunque por las formas y el color puede que esté más indicado para niños a partir de 6 años y muy recomendable para más mayores, de 9 o 10 años, edad en la que les gusta inventar historias y algunos se animan a escribirlas.

Pero si sólo queremos ver y disfrutar de estos espectaculares dibujos también lo podemos hacer y nos dará para largos ratos de entretenimiento. Yo he estado buscando por cada una de las 10 ilustraciones a unos pobladores diminutos que se esconden en cada una de ellas. Pero también hay palabras escondidas, letras, números, flechas, dibujos, personajes extraños.

Hay pequeños detalles que enlazan una ilustración con otra y que también pueden utilizarse para crear nuestra historia particular. Dejarse llevar por ese pequeño hilo conductor que puede que para cada uno sea distinto. Libertad de imaginación total pero con la ayuda de una ilustración precisa y preciosa.

Y como la imaginación es libre y este libro es las dos cosas al 100%, algunas de las ilustraciones te inspirarán mucho y otras no te dirán nada. A mi, por ejemplo, hay dos ilustraciones que me tienen cautivada: la que han utilizado como portada del libro y esta que os dejo a continuación, que se corresponde  con las palabras “Cielo-Tierra”.

10_HaeuserEsas especie de casas-torres, con diminutas ventanas y escondidas puertas, con tejados redondos, recordando al mundo oriental, coronados todos con singulares veletas, se conectan con el cielo a través de estrechas escaleras. No sabemos donde llegarán pero si podemos imaginar cómo serán aquellas vistas, viendo aquellas extrañas y hermosas estrellas ¿o puede que sean planetas?.

Como podéis ver una sola de esas ilustraciones ya da para mucho y el álbum completo es una maravilla. Gran inicio de las lecturas de verano de la mano de Einar Turkowski y sus fantásticos muchos imaginarios.

Datos Bibliográficos

Título: Cuando las casas regresaron flotando

Autor: Einar Turkowski

Edición: Libros del Zorro Rojo, Barcelona, 2013.

Edad: +6 años