Triángulo

jonklassen

Portada de “Triángulo” de Mac Barnett y Jom Klassen

Triángulo se despertó un día en su casa y pensó en ir a gastarle una broma a su amigo Cuadrado. En su camino vio triángulos grandes, medianos y pequeños. Después el paisaje se transformó y aparecieron otras formas, hasta llegar a la casa donde vivía su amigo Cuadrado.

Mi opinión

Me estoy dando cuenta a estas alturas de la vida que me he vuelto una “friki”. Y no lo digo en tono despectivo, la verdad es que me gusta sentirme así. Nunca pensé ser friki de nada, yo tan normalita en todo y para todo, tan comedida para lo bueno y lo malo, tan equilibrio, tan yin y yang, y mírame ahora, pasando horas embobada mirando álbumes ilustrados, hablando de ellos, criticándolos, alabándolos y perdiéndome entre sus páginas sin medida.

Pero es que cuando encuentras ese álbum en el que todo cuadra, en el que cada pieza está colocada en el sitio justo y es tan necesaria como cualquiera de las que tiene a su alrededor, cuando ves que un autor y un ilustrador son capaces de conectar de una forma tan armoniosa y sorprendente, entonces esa magia que se ha producido entre ellos dos te llega a ti y es maravilloso.

Eso me pasa con Mac Barnett y Jon Klassen. Los autores de “Sam y Leo cavan un hoyo”  se han juntado para crear tres historias, de la que, por lo que creo, a España de momento solo ha llegado una, “Triángulo”.

Espero (Señores de Lumen – Random House por favor, escuchen a esta humilde friki) que el segundo, “Cuadrado”, llegue pronto prontísimo. Del tercero solo tengo vagas noticias pero si los previos son así sólo puedo esperar que sea como poco igual de bueno.

“Triángulo”, es una de esas historias gamberras que a estos dos autores parece que les gusta hacer juntos. Porque no deja de ser una pequeña gamberrada entre dos amigos, Triángulo y Cuadrado, y que luego Cuadrado querrá vengar. El típico “ahora verás…” que todos hemos hecho o pensado en hacer alguna vez.

Pero tened en cuenta que los personajes son dos formas planas, un triángulo y un cuadrado, y que con muy poco estos dos autores han conseguido caracterizarlos de manera asombrosa. Porque cada uno tiene una personalidad ¡y diría que hasta una voz! (te sale sola cuando lo lees en voz alta) perfectamente claras.

Jon Klassen, el magnífico autor de la trilogía de los sombreros (“Yo quiero mi gorro”, “Encontramos un sombrero”, “Este no es mi bombín”) maneja el humor en los álbumes de manera magistral, conjugando un texto sencillo y descriptivo (este es triángulo, esta es la casa de triángulo, triángulo va a gastar una broma a cuadrado) con una ilustración en la que las miradas de los personajes lo dicen todo.

jonklassen2.jpg

Esas miradas son, en esta ocasión de gran importancia teniendo en cuenta que nuestros protagonistas son, como hemos dicho, un triángulo y un cuadrado y pasan a convertirse en verdaderas aliadas de la historia.

Todos estos son los elementos básicos con los que Jon Klassen suele jugar en sus obras y en las obras que ha compartido con Mac Barnett. Humor e ironía acompañan a escenas en las que el lector sabe lo que ocurre pero los personajes no, produciéndose una mezcla de incredulidad ante la evidencia y comicidad máxima.

Las historias de este tandem de autores se caracterizan también por el amplio abanico de edad al que pueden ir dirigidas. Es cierto que en edades tempranas no llegarán a captar totalmente la ironía de algunas escenas, pero en el caso del libro que hoy nos ocupa, “Triángulo”, puede disfrutarse tanto si tienes 3 años como si tienes 90, porque la gamberrada es universal tengas la edad que tengas.

Además el final, que no desvelaré, dejará satisfechos a todos. A los pequeños porque unos se identificarán con el gamberro y otros con el inocente, y en los dos casos se sentirán satisfechos. En los no tan pequeños porque todo es tan real como la vida misma y la lectura de las dos ultimas páginas puede incluso abrir un debate posterior muy jugoso.

Espero con ganas la llegada de “Cuadrado” y “Redondo” porque seguro que van a hacernos pasar grandes ratos. Si veis en librerías un libro blanco con un triángulo oscuro que os mira con grandes ojos ovalados id a por el, haced caso a esta friki aficionada al álbum ilustrado desmesuradamente.

Datos Bibligráficos

Título: Triángulo

Texto: Mac Barnett

Ilustración: Jon Klassen

Edición: Penguin Random House Grupo Editorial, Lumen, Barcelona, 2018

Edad: + 3 años

 

 

 

 

Anuncios

¡Por favor, no te vayas!

puh2_final

“[…] Luego empezó a pensar en todas las cosas que Christopher Robin querría contarle cuando volviese de donde fuera a irse, y lo complicado que sería para un Oso de Muy Pequeño Cerebro el atraparlas y meterlas ordenadamente en su cabeza. Así que quizá -se dijo a sí mismo con tristeza-, Christopher Robin no me contará ya más cosas, y se preguntaba si ser un Fiel Caballero significaría que uno habría de conformarse con seguir siendo fiel sin que se le contasen cosas. […]”

Este es uno de los párrafos finales del segundo y último libro de las Historias de Winny de Puh del que ya os hablé en otra ocasión. Puh sabe en su interior que será la última vez que pase el tiempo haciendo Nada con su amigo Christopher Robin. No sabe por qué, no sabe qué va a hacer a partir de ahora Christopher Robin, pero sabe que ya no pasarán ratos de aventuras y descubrimientos juntos. Un punto y final a un momento de la vida de ambos descrito de manera maravillosa por A.A Milne.

Las despedidas son difíciles, tengas la edad que tengas, y forman parte del crecimiento personal de cada uno. Con los años aprendemos a desprendernos de cosas, a decirles adiós y a superar el momento sabiendo que en un futuro cercano esa partida dejará paso a nuevas cosas, mejores en muchos casos, distintas siempre y seguro que enriquecedoras. Pero cuando tienes 5 o 6 años la cosa se complica un poco.

Pueden tratarse de cosas que a ojos de adulto se entiendan como pequeñeces sin importancia, pero en el mundo infantil son enormemente importantes. Este verano, por ejemplo, mi hijo pequeño (casi 6 años) se encariñó de un enorme peluche que precisamente era Igor, el burro amigo de Winny de Puh. Un muñeco que perteneció a alguno de los hijos  de los dueños de la casa en la que pasábamos unos días y que seguía vigilando el cuarto con su tierna mirada.

Igor

En la imaginación de mi hijo aquel burrito triste y desanimado era ya amigo suyo incluso antes de verlo en aquella habitación. El encuentro fue más un reencuentro entre dos viejos amigos. Tres días bastaron para que la relación se afianzara y se  convirtieran en inseparables. Pero inevitablemente llegó el día de la partida. No penséis que fue una pataleta por un capricho (yo quiero, yo quiero, comprarlo…): aquello era una profunda pena causada por la certeza de que debía separarse de su amigo.

Una experiencia esta que me hizo pensar en la cantidad de pequeñas pruebas y obstáculos que debemos ir superando para crecer por dentro y prepararnos para situaciones, más difíciles y complicadas que nos depara el futuro.

Son momentos estos que cuando se saben ver y llevar a las páginas de un libro son muy agradecidos de leer y disfrutar. Los niños inevitablemente se van a identificar  con la situación por la que seguro han pasado ya en algún momento. Este es el caso de los tres libros que hoy os traigo.

no-te-vayas“No te vayas…” de Gabriela Keselman ilustrado por Gabriela Rubio, editado por Kókinos. Madrid, 2009. 36 págs.

La autora nos presenta a Catalina, una niña con largas coletas a la que no le gusta despedirse de nada ni de nadie. Se le hace un agujerito en el corazón y siente extrañas sensaciones en la tripa.

Grita ¡No te vayas! y entonces el día decide regalarle un último rayo de sol, el invierno una última bola de nieve, el diente a punto de caerse se disfraza de equilibrista de circo solo para Catalina, la espuma del baño burbujea para hacer cosquillas a la niña….pero después todo han de marcharse inevitablemente. Y cuando se van dejan paso a otra cosa tan hermosa  y llena de posibilidades como aquella a la que despidió: una noche con una luna hermosa, una primavera espléndida, una moneda bajo la almohada y un montón de juguetes al fondo de la bañera.

Un álbum donde el rojo predomina sobre los otros 3 colores que bastan para dar forma al mundo de Catalina (negro, blanco y dorado). Con una estructura muy cuidada en la que tras cada nueva despedida de Catalina aparece una doble página sin texto donde cada lector puede interpretar a su manera lo que ve y lo que siente con aquella ilustración, produciéndose una curiosa mezcla entre lo que nosotros sentimos con lo que puede sentir Catalina.

Un álbum cargado de sensibilidad de una autora que se caracteriza por su capacidad para conectar con la mentalidad infantil.

pipyposy“Pip y Posy. Un globo muy grande” de Axel Scheffler, editado por B de Blok. Barcelona, 2012. 32 págs.

De la mano del globo que pierde Catalina nos vamos a otro globo y otra historia sencilla pero muy acertada. Pip y Posy son dos grandes amigos creados por Axel Scheffler, ilustrador conocido por su colaboración en varias obras de Julia Donaldson como “El Grúfalo” o “Cómo mola tu escoba”. Las historias de Pip y Posy son pequeños episodios pensados para niños entre 3 y 6 años en los que vivimos situaciones sencillas de su vida, como este en el que Pip disfruta con un enorme globo rojo junto a su amiga Posy hasta que el globo se le escapa de las manos y se pincha. Un llanto inconsolable invade al pobre Pip y será su inseparable amiga la que le ayude con dos pequeños pomperos. Juntos jugarán con las pompas de jabón y disfrutarán de ellas en su efímera existencia, disfrutando de todas aunque exploten porque las burbujas siempre han de terminar explotando.

Una mirada de niño en cada una de sus páginas y una solución mágica y perfecta como una pompa de jabón.

minuevacasaAltes

“Mi nueva casa” de Marta Altés, editado por Blackie Little Books. Barcelona, 2014. 26 págs.

Una mudanza reúne todos esos sentimientos de los que hemos estado hablando hasta ahora: miedo a lo desconocido, separación de cosas y personas a las que queremos, rechazo a lo nuevo, añoranza de lo pasado, esa sensación de “yo quiero que las cosas sean como antes”.

Así se siente el protagonista de “Mi nueva casa”, obligado a cambiar de ciudad, casa, amigos y colegio por una mudanza. “Lo nuevo da miedo…” dice en un momento de la historia, escondido detrás de su padre, mirando las caras extrañas de sus nuevos compañeros de cole.

Uno intenta creer en lo que los mayores nos repiten: solo deja que pase un poco de tiempo y verás como todo vuelve a ser como antes. Pero resulta tan difícil de creer y te llegas a sentir tan solo. La cosa es que igual no es como antes, no tiene por qué serlo, será distinto seguramente, pero no por ello será menos bueno. Descubriremos cosas que no conocíamos y aprenderemos nuevos juegos y seguiremos echando de menos a los amigos de antes pero los sentiremos cerca cuando sepamos de ellos por cartas o mensajes. Nuestro mundo se habrá ampliado un poco, y nuestra capacidad de acoger a cosas nuevas también. De eso se trata al fin y al cabo.

No siempre es fácil de explicar con palabras este tipo de sentimientos y seguro que los niños al ver estas historias se sienten identificados y de alguna manera reconfortados.

Tres historias que no nos van a quitar ese nudo del estómago cuando estemos tristes por haber perdido algo pero que seguro que conectan con los niños en cualquier momento. Y siempre, siempre, descubramoslas y disfrutemoslas con ellos.

¡Este libro me habla!

duerme_gatita

Portada de “¡Duerme gatita, duerme! de Antje Damm editado por Takatuka

Esta mañana me ha pasado algo muy extraño: ¡un libro me ha hablado! ¡De verdad!…lo he abierto para leerlo y ha empezado a decirme que le deje dormir, que tiene sueño, que ni se me ocurra seguir pasando páginas porque lo único que quiere es dormir plácidamente. Y siguía: que deje de hacer tanto ruido, que si no tengo nada mejor que hacer que andar despertando a los demás…ay, que cosas más raras me pasan con los libros…

Mi opinión

Los “libros que hablan” están de moda. Es posible que, entre tanta oferta editorial no os hayáis dado cuenta, pero para una que anda fijándose en lo de aquí y lo de allá, esto de que los libros se dirijan directamente al lector se ha ido extendiendo de un tiempo a esta parte de forma notoria.

Pero es que la idea del libro como objeto vivo e independiente es muy atractiva. Va incluso más allá del libro-juego. Es un libro, nos cuenta una historia, pero en esa historia participamos nosotros. Además el libro adquiere personalidad y le podemos coger cariño, lo podemos abrazar y mimar, y puede convertirse en un amigo.

Un ejemplo sería aquél libro del que os hablé hace ya bastantes meses, “Mi amigo libro”, en el que el libro nos cuenta su historia, gracias a la que descubrimos que nuestro propio libro tiene ojos y una hermosa “chaqueta”.

Por eso hoy os traigo algunos ejemplos de estos libros interactivos, que se dirigen directamente al lector. El primero de ellos es “¡Duerme, gatita, duerme!” de la autora alemana Antje Damm, autora, entre otros, de un estupendo libro informativo editado por Pípala, “¿Qué es el tiempo?” y de “La visita”, una originalísima apuesta de ilustración editada por Tramuntana.

duerme_gatita2

Gracias a Boolino hemos podido disfrutar de este divertido y original libro de la conocida autora alemana. En esta ocasión la autora nos ofrece una obra para los primerísimos lectores. De pequeño tamaño, ideal para sus pequeñas manos, el libro contiene en realidad a una gatita que quiere dormir. Desde su primera página se enfrenta al lector para que la dejemos en paz y cerremos el libro. Pero claro, lejos de volverse a dormir la gata se despierta y entonces, como buen gato, lo que quiere es jugar. Una divertida idea en la que los más pequeños entran a jugar encantados y que la disfrutan de principio a fin, o sobre todo por su fin ya que nos lleva a la famosa y repetida frase que todo niño dice antes de apagar la luz: ¡cuéntame otro!.

libroqueduerme

La siguiente propuesta podría ser doble, o triple, porque es difícil decidir de qué libro hablar de los escritos e ilustrados por esta pareja de autores, Cédric Ramadier y Vincent Bourgeau. Pero nos quedaremos con dos de entre su extensa obra. El primero, “El libro que duerme”, enlazando así con la temática del anterior.

Si la gatita de Anje Damm nos decía que lo que quería era dormir y que no la estábamos dejando, en este caso un pequeño ratón nos va aconsejando lo que tenemos que hacer y decir a este libro azul para que termine de quedarse dormido. Abrazos, besos y hasta contarle un cuento forma parte del ritual del libro para poderse dormir: ¿a quién no le gusta que le duerman así?.

libroenfadadoUna idea deliciosa y tierna en contraste con otro de sus libros, “El libro enfadado”. Aquí nos encontramos con un libro rojo de ira, enfadadísimo, tanto que habrá que mandarle al rincón de pensar un rato. Entre el pequeño ratón y nosotros iremos ayudando al libro a superar el enfado.

Ambos son una genial y simpática forma de convertir al libro en algo tan cercano que queramos abrazarlo, susurrarlo, acunarlo o ayudarle a superar un terrible enfado. El libro se convierte en compañero y amigo, en parte de nuestra vida. ¿Hay algo más hermoso que eso?.

sintitulohervetulletPero si hablamos de libros interactivos el rey de todo esto es sin duda Hervé Tullet. Sus libros siempre están interpelando al lector a hacer cosas, a descubrir, mover, tocar, investigar. Colores, puntos, manchas, dedos, tuberías que van y vienen…Pero también personajes como en su libro “Sin título” en el que lo que vamos a encontrar es un libro sin terminar.

Sus personajes, una princesa, un cerdo, un bicho verde, un muñecote y un perro nos dan la bienvenida al libro. Nos saludan, les parecemos muy majos, encantadores pero….¿podríamos venir en otro momento?, es que aún están sin terminar y ¡no hay cuento que poder contar!. Piden ayuda incluso al malo, al terrible monstruo-bola, pero el tampoco sabe qué hacer con esos niños que les miran desde el otro lado. El único que les puede ayudar es…¡claro! ¡el autor!. El propio Hervé Tullet hace un cameo en uno de sus libros apareciendo en forma de foto. Delirante, ingenioso, divertido y muy muy loco este libro en el que los personajes hacen cualquier cosa con tal de entretener a esos niños simpáticos que han comprado el libro para leer un cuento. Interacción al cien por cien con el lector, imaginación total y diversión asegurada, como todo que toca el genio de “Un libro”.

Tres propuestas de libros interactivos, libros que nos hablan y quieren formar parte de nuestro día a día y que son absolutamente deliciosos. Y a ti ¿te hablan los libros?

 

Datos bibliográficos

Título: ¡Duerme, gatita, duerme!

Autor e ilustrador: Antje Damm

Edición: Takatuka, Barcelona, 2018. 26 pags.

Edad: + 0 años


Título: El libro que duerme

Autor e ilustrador: Ramadier & Bourgeau

Edición: Lógez Ediciones, Salamanca, 2016. 20 pags.

Edad: + 2 años


Título: El libro enfadado

Autor e ilustrador: Ramadier & Bourgeau

Edición: Lógez Ediciones, Salamanca, 2017. 20 págs.

Edad: + 2 años


Título: Sin título

Autor e ilustrador: Hervé Tullet

Edición: Kókinos, Madrid, 2013. 38 págs.

Edad: + 5 años


 

 

 

María de la Luz Uribe y Fernando Krahn

 

MLU_cuentaquetecuento.jpg

Portada de “Cuenta que te cuento” de María de la Luz Uribe y Fernando Krahn

Una tarde de paseo

tropecé con un rey

magnífico y elegante,

pero todo de papel.

Haciéndome una gran venia,

este rey que me encontré

me regaló su corona,

que era toda de papel.

Me dijo: “En esta jirafa

iremos a recorrer

mi reino”. Y juntos nos fuimos.

Y todo era de papel.

Con este hermoso cuento en verso de la autora chilena María de la Luz Uribe comienza “Cuenta que te cuento”, uno de los libros de la autora, ilustrados por su marido Fernando Krahn. La Editorial Libros de la mora encantada lo reeditó en 2009 junto con otro de sus libros más conocidos, “Pero-Pero”.

Hoy de la mano de esta niña y el Rey de papel os invito a conocer un poquito más de la obra de este tandem que tan bien funcionó y que tantas alegrías ha dejado en la literatura infantil de habla hispana.

Dentro de cualquiera de los libro escritos por Uribe se guardan sencillas historias en prosa y en verso llenas de inocencia, sensibilidad y alegría. Sentido del humor cercano, sutil y sencillo, personajes sin complicaciones a los que nos sentimos de alguna manera cercanos y cómplices, historias que nos dejan un gustoso sabor de boca y una sonrisa en los labios.

MLU_peroperoEstas dos obras, “Cuenta que te cuento” y “Pero-Pero”, reúnen varios cuentos en verso, algunos tan conocidos como el referido “Rey de papel” o “La Señorita Aseñorada”.

Todos tienen ese sentido del humor que se acerca al sinsentido y con el que disfrutamos siempre. En “Pero-Pero” encontramos por ejemplo la historia de “Tiempoantes”, un reino muy bien guardado por torres, dragones, gigantes y leones feroces. Y es que en el interior de aquel reino vivían el Rey y la Reina y su adoraba y pequeña hija Bramante. Era pequeña pero de tamaño ya sus padres no querían que cambiara nunca y siempre fuera como la de antes. Y ella, que era buena y suave de carácter, así seguía, siempre igual, siempre pequeña.

MLU_peropero3Allí podemos ver a la pequeña Bramante, en su pequeña camita, con mesilla y con estandarte…no le faltaba de nada, solo la libertad.

Y es que el humor no está reñido con llamar a las cosas por su nombre y mostrar situaciones que, bien contadas, dejan un poso en la mente infantil y se hacen eco en el oído adulto. Pero no esperéis en los cuentos de Uribe historias con moralina porque no los encontraréis. Ella solo mostraba situaciones a veces locas, a veces absurdas, siempre divertidas y en muchas ocasiones sacadas del común diario de niños y adultos.

Un mantel de una mesa cualquiera en el que discuten tenedor, cuchillo y cuchara; una niña que no para de preguntar el por qué de todo a su madre; un pequeño ejercito de pipas de melón dirigidos por el Soldado Trifaldón que se deberá enfrentar a un ejercito de hormigas que solo buscan algo dulzón…Así era el maravilloso mundo de María de la Luz Uribe, mundo al que dio imagen y luz su marido Fernando Krahn.

MLU_DoñaPiñones-PG150Otra de las obras de Uribe y Krahn con la que más disfruto siempre es, sin duda alguna, “Doña Piñones”, editado por Ekaré. Un pequeño libro sobre una pequeña viejecita, Doña María del Carmen Piñones, asustadiza y temerosa de todo, hasta de los vientos. Su miedo le hace pasar por situaciones tan cómicas para nosotros que las leemos, como terribles para la pobre viejecita.

Será un niño de buen corazón el que ayude a esta buena mujer y le ayude a dejar de tener miedo. La cuidará, la mimará y dará manzanilla y le hará ver que lo que tanto miedo le dio no era otra cosa que los cuatro vientos que la querían visitar. Y de la mano del niño se irá volando con los ventarrones…la doña María del Carmen Piñones.

Es también en 2009 cuando Ekaré reedita esta obra con nuevas ilustraciones a color hechas por Fernando Krahn. Unas ilustraciones en las que no falta detalle en esa pequeña casa de Doña Piñones: la vajilla, la ropa blanca doblada en el armario, la bufanda que está tejiendo la viejita con sus agujas y su ovillo, mantelitos y puntillas. Todo nos da idea de una pequeña casa acogedora de una abuela de las de antes. Una delicia servida en tacita de plata, pequeña y encantadora.

 

MLU_Viaje

Por último otro cuento en verso: “El viaje”, publicado por SM en la colección Los Piratas del Barco de Vapor. Cuanta la historia de Tic y Tac que emprenden un viaje uno, con lo que lleva puesto y otro cargado por lo que pueda pasar. Con su fino humor y un gran protagonismo de la ilustración, en la que destacan los personajes principales, recorreremos el camino con ellos y descubriremos que a veces lo indispensable es mucho menos de lo que piensas.

Nos dejamos muchas obras necesarias y hermosas de la autora que no caben en una reseña y que tienen tanto derecho a estar como estás: “Historia de uno”, “Dimes y Diretes”, “Cosas y cositas” y un largo etcétera.

Su poesía, su obra en verso es lectura imprescindible para niños de cualquier edad. La sonoridad de los versos los hace cercanos desde bebés. Sus cuentos son sencillos y visuales, podemos imaginar con facilidad sus historias y en su nonsense encontramos la clave para engancharnos a ellas y querer seguir leyendo más.

Han pasado los años pero son historias que permanecen y permanecerán, porque siempre habrá niños que las quieran escuchar.

Datos bibliográficos

Título: Cuenta que te cuento

Edición: Libros de la mora encantada, Candeleda (Ávila), 2009. 28 págs.


Título: Pero-Pero

Edición: Libros de la mora encantada, Candeleda (Ávila), 2010. 32 págs.


Título: Doña Piñones

Edición: Ekaré, Venezuela, 2006. 48 págs.


Título: El viaje

Edición: Ediciones SM, Madrid, 1995. 28 págs.

La ruta del Ratón Cartero

ratoncartero

Portada de “La ruta del Ratón Cartero” de Marianne Dubuc, Editorial Juventud

El Ratón Cartero tiene que entregar todo el correo desde muy temprano. Cargado con su carretilla repleta de paquetes y cartas, visita una tras otra las casas de los animales: el oso, las ardillas, los pájaros, las hormigas y hasta bajará a las profundidades del mar con tal de que el correo llegue a su destinatario. De nadie se olvida, viva donde viva, y sea el paquete que sea. Una mañana de trabajo muy divertida con la que disfrutar mirando, buscando y acompañando a este Ratón Cartero.

Mi opinión

Marianne Dubuc es una artista del detalle. En España la conocimos a partir de tres pequeñas joyas ilustradas editadas por Editorial Juventud: “Delante de mi casa”, “El Carnaval de los animales” y el “Arca de los animales”.

Son tres pequeños libros (por tamaño, no más de 14 cm, pero con más de 100 páginas cada uno) cargados de humor, cosa difícil de conseguir dado su escaso texto. Pero gracias a unas imágenes divertidas, reconocibles y atractivas, llenas de encanto, consigue meternos en cada una de esas ilustraciones e ir entretejiendo nuestra propia historia con ellas.

Ahora podemos disfruta con este Ratón Cartero y sus tres historias* (de momento) con el que la autora canadiense nos propone jugar.

ratoncartero3

El planteamiento, como todos sus libros, es sencillo: un ratón cartero sale a repartir el correo del resto de animales. El primer vecino es el oso y ya en esta primera casa empezamos a descubrir cosas: desde el mobiliario, el dispositivo para conseguir miel fresca que tiene en el tejado, un calendario por aquí, un cartel de circo por allá, y la visita de una niña, curiosamente rubia que come de un familiar tazón algo parecido a una papilla de avena (¿la del oso muy caliente y la de la niña justo a la temperatura adecuada, ni muy fría ni muy caliente?).

Nada está dibujado al azar, ni los pequeños objetos “tirados” por el suelo están ahí por azar. Los relojes, que hay muchos, no tienen una hora cualquiera, ni siquiera una hora distinta en cada página. Una coherencia interna que se agradece y se aplaude, porque los niños esperan y agradecen esa coherencia.

Página a página vamos descubriendo más casas de animales, cada cual con las peculiaridades que se esperan de ellas. La de la serpiente, tan larga que no entra en una sola página; la de los pájaros, en los árboles todas pero distintas según la especie; la de la tortuga, a cuestas.

Todas las estancias tienen un montón de detalles curiosos, traídos unas veces de la cultura popular, de los cuentos tradicionales o de la lógica infantil. Todo tiene un por qué y en todo hay un “¡cómo no!” que arranca sonrisas. Pero no hay ninguna página en la que encuentres algo que no encaja.

ratóncartero4

Es una alegría ver álbumes tan bien hechos, con tanto cuidado y respeto, que buscan el juego y la complicidad con el lector.

Pero no solo se trata de una sucesión de casas sin mas. La autora ha creado una historia a lo largo de este recorrido, a lo largo de un tiempo, que va pasando tal y como podemos ver en los muchos relojes, a través de unos paquetes que esperan y que van desapareciendo del carrito del cartero y un último paquete para alguien muy especial.

Es en definitiva uno de esos libros para mirar una y otra vez y de los que no nos cansaremos nunca porque siempre habrá algo curioso que descubrir o algo que nos estimule la imaginación y nos lleve a imaginar algo más detrás de cada casa, de cada animal y de cada rincón. Una delicia

* Se han publicado con Juventud otros dos títulos del Ratón Cartero: “Las vacaciones del Ratón Cartero” y “La ruta extraordinaria del Ratón Cartero”.
Datos bibliográficos

Título: La ruta del Ratón Cartero

Autora e ilustradora: Marianne Dubuc

Edición: Editorial Juventud, Barcelona, 2015. 32 págs.

Edad: + 3 años