Una visita de San Nicolás

Portada de “Una visita de San Nicolás” de Clement C. Moore, Ilustraciones de Arthur Rackham y Ilse Bischoff, Editado por Reino de Cordelia. Traducción de Luis Alberto de Cuenca
"Twas the night before Christmas, when all through the house
Not a creature was stirring, not even a mouse."

Estos son los famosos primeros versos del poema “A visit from Sant Nicholas”, un clásico de la literatura anglosajona que se publicó de forma anónima hacia 1823 y que en España publicó en 2013 la editorial Reino de Cordelia bajo el título “Una Visita de San Nicolás”.

¿Pero que hay tan especial en este pequeño librito? La verdad es que para mi ha sido el gran descubrimiento de estas Navidades. Con él los editores de Reino de Cordelia felicitaron las Fiestas de Navidad en 2013 y, además de ser una original forma de felicitación, supuso el comienzo de la nueva colección Snacks de Cordelia.

Pero además, la publicación de “Una visita de San Nicolás” supuso la primera traducción al español en un volumen como este que se ha realizado. Pero además es que la traducción que Luis Alberto de Cuenca ha hecho es de una calidad y una calidez, está hecha con tanto gusto y cuidado que el resultado es una pequeña maravilla.

Al estupendo texto acompañan las ilustraciones de dos grandes ilustradores como fueron Arthur Rackham, conocido como uno de los más famosos ilustradores clásicos de libros infantiles ingleses, y Ilse Bischoff, autora americana, retratista, ilustradora y escritora.

La mezcla de los dos estilos de estos ilustradores resulta muy curiosa y atrayente. Rackham, con ilustraciones clásicas muy coloridas y siluetas a tinta, así como dibujos hechos con pluma, le aporta un toque clásico y muy elegante. Las xilografías coloreadas de Ilse Bischoff, con trazos más sencillos y más actuales, utilizando solo 3 colores, le da un toque divertido y más entrañable.

Pero estas dos visiones tan particulares de San Nicolás nos muestran al fin y al cabo toda la iconografía que ha llegado hasta nuestros días y que el autor, Clement Moore describe a través de sus versos.

En ellos encontraremos por primera vez escrito cómo es el San Nicolás de la tradición europea: un hombrecillo con barba blanca, que fuma una pipa, va vestido de pieles rojas y tiene una constante sonrisa amable en la cara y una gran barriga que se mueve cuando se ríe. Un saco con juguetes a la espalda le acompaña así como sus renos y su trineo.

Y es que la tradición de San Nicolás llegó a América desde Europa a través de las colonias holandesas que se formaron en algunas zonas de Estados Unidos. Allí se celebraba a principios de diciembre la fiesta de Sinterklass, que se transformó al inglés como Santa Claus. Sinteklass, Santa Claus, San Nicolás o Papá Noel tienen su origen en San Nicolás de Bari, Obispo católico que falleció el 6 de diciembre del 343 y del que, a partir de su muerte, surgieron multitud de leyendas e historias atribuyéndole milagros.

Clement C. Moore, escritor y profesor de literatura griega y hebrea, escribió este poema para sus hijos a los que se lo leía en Nochebuena. Un día un amigo suyo decidió enviarlo para su publicación en un periódico de forma anónima. Fue tal la acogida del poema que se publicó en forma de pequeño libro acompañado de ilustraciones, pero siempre de forma anónima. Hasta que en el año 1844 el propio Moore lo incluye en su recopilación de Poemas, atribuyéndose así definitivamente su autoría.

Una preciosidad digna de convertirse en regalo navideño. Lo imagino en una pequeña caja forrada de terciopelo rojo…ahí lo dejo por si alguien tiene aún un hueco en su carta al ser maravilloso al que decida pedirle deseos…eso ya depende de cada cual.

Y con él cada año poder leer la noche antes de Navidad:

Nochebuena en la casa: no hay un sólo rincón
en el que alguien se mueva, ni siquiera un ratón. 
Los calcetines pueblan, pulcros, la chimenea, 
porque San Nicolás venga pronto y los vea. 



Desde Cuentos para Matilda solo nos queda desearos unas muy Felices Navidades y esperamos de corazón que el 2019 sea un gran año para todos.

Datos Bibliográficos

Título: Una Visita de San Nicolás
Autor: Clement C. Moore
Ilustradores: Arthur Rackham e Ilse Bischoff
Traducción: Luis Alberto de Cuenca
Edición: Reino de Cordelia, Madrid, 2013
Edad: + 1 año

Anuncios

María de la Luz Uribe y Fernando Krahn

 

MLU_cuentaquetecuento.jpg

Portada de “Cuenta que te cuento” de María de la Luz Uribe y Fernando Krahn

Una tarde de paseo

tropecé con un rey

magnífico y elegante,

pero todo de papel.

Haciéndome una gran venia,

este rey que me encontré

me regaló su corona,

que era toda de papel.

Me dijo: “En esta jirafa

iremos a recorrer

mi reino”. Y juntos nos fuimos.

Y todo era de papel.

Con este hermoso cuento en verso de la autora chilena María de la Luz Uribe comienza “Cuenta que te cuento”, uno de los libros de la autora, ilustrados por su marido Fernando Krahn. La Editorial Libros de la mora encantada lo reeditó en 2009 junto con otro de sus libros más conocidos, “Pero-Pero”.

Hoy de la mano de esta niña y el Rey de papel os invito a conocer un poquito más de la obra de este tandem que tan bien funcionó y que tantas alegrías ha dejado en la literatura infantil de habla hispana.

Dentro de cualquiera de los libro escritos por Uribe se guardan sencillas historias en prosa y en verso llenas de inocencia, sensibilidad y alegría. Sentido del humor cercano, sutil y sencillo, personajes sin complicaciones a los que nos sentimos de alguna manera cercanos y cómplices, historias que nos dejan un gustoso sabor de boca y una sonrisa en los labios.

MLU_peroperoEstas dos obras, “Cuenta que te cuento” y “Pero-Pero”, reúnen varios cuentos en verso, algunos tan conocidos como el referido “Rey de papel” o “La Señorita Aseñorada”.

Todos tienen ese sentido del humor que se acerca al sinsentido y con el que disfrutamos siempre. En “Pero-Pero” encontramos por ejemplo la historia de “Tiempoantes”, un reino muy bien guardado por torres, dragones, gigantes y leones feroces. Y es que en el interior de aquel reino vivían el Rey y la Reina y su adoraba y pequeña hija Bramante. Era pequeña pero de tamaño ya sus padres no querían que cambiara nunca y siempre fuera como la de antes. Y ella, que era buena y suave de carácter, así seguía, siempre igual, siempre pequeña.

MLU_peropero3Allí podemos ver a la pequeña Bramante, en su pequeña camita, con mesilla y con estandarte…no le faltaba de nada, solo la libertad.

Y es que el humor no está reñido con llamar a las cosas por su nombre y mostrar situaciones que, bien contadas, dejan un poso en la mente infantil y se hacen eco en el oído adulto. Pero no esperéis en los cuentos de Uribe historias con moralina porque no los encontraréis. Ella solo mostraba situaciones a veces locas, a veces absurdas, siempre divertidas y en muchas ocasiones sacadas del común diario de niños y adultos.

Un mantel de una mesa cualquiera en el que discuten tenedor, cuchillo y cuchara; una niña que no para de preguntar el por qué de todo a su madre; un pequeño ejercito de pipas de melón dirigidos por el Soldado Trifaldón que se deberá enfrentar a un ejercito de hormigas que solo buscan algo dulzón…Así era el maravilloso mundo de María de la Luz Uribe, mundo al que dio imagen y luz su marido Fernando Krahn.

MLU_DoñaPiñones-PG150Otra de las obras de Uribe y Krahn con la que más disfruto siempre es, sin duda alguna, “Doña Piñones”, editado por Ekaré. Un pequeño libro sobre una pequeña viejecita, Doña María del Carmen Piñones, asustadiza y temerosa de todo, hasta de los vientos. Su miedo le hace pasar por situaciones tan cómicas para nosotros que las leemos, como terribles para la pobre viejecita.

Será un niño de buen corazón el que ayude a esta buena mujer y le ayude a dejar de tener miedo. La cuidará, la mimará y dará manzanilla y le hará ver que lo que tanto miedo le dio no era otra cosa que los cuatro vientos que la querían visitar. Y de la mano del niño se irá volando con los ventarrones…la doña María del Carmen Piñones.

Es también en 2009 cuando Ekaré reedita esta obra con nuevas ilustraciones a color hechas por Fernando Krahn. Unas ilustraciones en las que no falta detalle en esa pequeña casa de Doña Piñones: la vajilla, la ropa blanca doblada en el armario, la bufanda que está tejiendo la viejita con sus agujas y su ovillo, mantelitos y puntillas. Todo nos da idea de una pequeña casa acogedora de una abuela de las de antes. Una delicia servida en tacita de plata, pequeña y encantadora.

 

MLU_Viaje

Por último otro cuento en verso: “El viaje”, publicado por SM en la colección Los Piratas del Barco de Vapor. Cuanta la historia de Tic y Tac que emprenden un viaje uno, con lo que lleva puesto y otro cargado por lo que pueda pasar. Con su fino humor y un gran protagonismo de la ilustración, en la que destacan los personajes principales, recorreremos el camino con ellos y descubriremos que a veces lo indispensable es mucho menos de lo que piensas.

Nos dejamos muchas obras necesarias y hermosas de la autora que no caben en una reseña y que tienen tanto derecho a estar como estás: “Historia de uno”, “Dimes y Diretes”, “Cosas y cositas” y un largo etcétera.

Su poesía, su obra en verso es lectura imprescindible para niños de cualquier edad. La sonoridad de los versos los hace cercanos desde bebés. Sus cuentos son sencillos y visuales, podemos imaginar con facilidad sus historias y en su nonsense encontramos la clave para engancharnos a ellas y querer seguir leyendo más.

Han pasado los años pero son historias que permanecen y permanecerán, porque siempre habrá niños que las quieran escuchar.

Datos bibliográficos

Título: Cuenta que te cuento

Edición: Libros de la mora encantada, Candeleda (Ávila), 2009. 28 págs.


Título: Pero-Pero

Edición: Libros de la mora encantada, Candeleda (Ávila), 2010. 32 págs.


Título: Doña Piñones

Edición: Ekaré, Venezuela, 2006. 48 págs.


Título: El viaje

Edición: Ediciones SM, Madrid, 1995. 28 págs.

Mujeres y LIJ

28660982_10215892455370416_4832039388713986690_n

Esta semana, en la biblioteca del colegio en el que trabajo como bibliotecaria, el Rincón de las Recomendaciones tenía como lema “Chicas, mujeres y niñas de cuento” con motivo de la celebración el 8 de Marzo del Día Internacional de la Mujer.

Una celebración especial la de este año que ha venido acompañada de una necesaria huelga feminista y de movilizaciones históricas para remover mentes y sentires, para hacer presente la necesidad real de que exista igualdad de género a todos los niveles (corresponsabilidad y cuidados familiares, brecha salarial y de pensiones, discriminación laboral, techo de cristal, acoso y violencia sexual).

jardinsecretoportada

Con nuestros pequeños recursos hemos conseguido dar forma a una nutrida selección en la que no faltan los clásicos pero en la que también podrán encontrar historias actuales.

Libros para grandes lectores y para los que se están iniciando en la lectura. Libros de aventuras, fantásticos, románticos o de misterio. Comic, álbum ilustrado, novela…Libros escritos por mujeres y libros sobre mujeres y niñas. Una selección que está teniendo una muy buena acogida entre nuestros usuarios.

Entre los clásicos que hemos querido que estén presentes destaco “El jardín secreto” de la autora estadounidense Frances Hodgson Burnett, en la que su protagonista, una niña de 9 años, cambiará la triste vida de su primo Colin y junto a su amigo Dickson, descubrirán un jardín que se convertirá en su refugio y lugar secreto en el que dar rienda suelta a su imaginación. Un libro en el que se siente el ambiente claustrofóbico de esa casa victoriana, con sus estrictas normas y la presencia constante de la enfermedad y la falta de esperanza. Y de la misma manera podemos percibir la presencia de Mary Lennox que, como un soplo de aire fresco, inunda la vida de su familia de una luz nueva. Una de esas historias que no se olvidan.

igrain_0En nuestra selección hemos querido resaltar sobre todo a las protagonistas, siempre mujeres, pero también destacar la obra de algunas autoras. Hay tantas que sería imposible nombrarlas a todas, y todas con extraordinarias trayectorias, pero entre ellas no hemos querido que falte la gran Cornelia Funke, autora de la trilogía del Mundo de Tinta (“Corazón de tinta”, “Sangre de tinta”, “Muerte de tinta”). Entre las recomendaciones hemos querido destaca la maravillosa “Igraín la Valiente” en la que la autora nos traslada a la época medieval con todos los elementos necesarios para crear una historia de caballeros al más puro estilo de Robin Hood o el Rey Arturo. Una niña de 10 años que quiere convertirse en Caballera. Magia, caballería, fantasía y aventuras en una historia que engancha.

Una de las preguntas que más me hacen las familias es qué pueden leer los niños de entre 7 y 9 años que no sean las consabidas sagas-bestseller (de las que a todos se nos vienen nombres a la cabeza). Es cierto que estas obras son entretenidas y necesarias para crear hábitos lectores, para socializarse a nivel de lecturas (leo lo mismo que mis amigos) y que enganchan y nos permiten tener lectura asegurada durante mucho tiempo gracias a sus extensas colecciones. Pero, al igual que los adultos, es conveniente que vayan apareciendo otros autores y libros, otras miradas, otras maneras de escribir y otros formatos de libro, que vayan creando grandes lectores críticos, con un bagaje lector del que ir echando mano en el futuro.

susiPara esos momentos en los que queremos darles algo distinto están, entre otros muchos, Christine Nöstlinger, una de las autoras de literatura infantil y juvenil más reconocida, que ha ganado en cuatro ocasiones el Premio Nacional de Literatura Juvenil de Alemania, ganadora del premio Hans Christian Andersen y del Astrid Lindgren, dos de los más prestigiosos premios de Literatura Infantil y Juvenil.

Creadora de la saga de Mini, una niña pelirroja a la que le ocurren historias de la vida cotidiana como la de cualquier niño con la que se pueden sentir muy identificados. Pero también es autora de las historias de Susi. De entre ellas “Querida abuela…Tu Susi” en el que Susi escribe cartas a diario a su abuela en las que le irá contando sus vacaciones. Una forma literaria poco utilizada en la literatura infantil y que en estos libros resulta un recurso extraordinario.

Pero los más pequeños también tiene su sección en la biblioteca y sus recomendaciones especiales. Es además uno de los éxitos de la biblioteca desde que apareció con su enorme trompa viviendo debajo de su planta de diente de león. Y es que Pomelo, de la autora francesa Ramona Badescu no puede dejar de estar en casi ninguna de las recomendaciones y debería leerse hasta que nos hagamos viejitos…Pero conformémonos con que lo lean los lectores de entre 3 y 5 años que para ellos se imaginó su historia.

pomeloEste diminuto elefante rosa de enorme trompa vive situaciones divertidas en las que deberá superar retos de igual manera que le podrían pasar a cualquier niño. La ilustración tan llamativa en los colores y tan divertida en las formas llama poderosamente la atención y hace que, una vez que has conocido a Pomelo, ya no puedas olvidarle nunca más. Es tierno y divertido, algo torpe a veces, curioso y juguetón, y hará las delicias de muchos niños con total seguridad.

Aunque podría seguir desgranando autoras y obras, protagonistas, ilustradoras, traductoras, adaptadoras y un largo etcétera, las reseñas han de ser finitas y he de hablaros de la última recomendación keselmanpensada también para los primeros lectores: Gabriela Keselman. De su mapache Morris, el héroe más héroe del bosque, del río, del prado y de la vuelta al mundo ya os he hablado hace tiempo y por ello hoy quería hablaros de otra de las obras de Gabriela en la que su protagonista es también femenina: una abuela conejo. “Conejos de etiqueta” es una divertida historia en la que una abuela ha de hacerse cargo durante tres días de sus 20 nietos conejos. Sus padres le dejan instrucciones para cada uno, resaltando de cada cual su rasgo más característico: la tiquismiquis, el friolero, el protestón, el mimoso, el trasto, el peleón….y así hasta 20. A cada uno le asigna su abuela una etiqueta para saber distinguirlos y tratarles de acuerdo a lo esperado. El problema es si las etiquetas se pierden.

Grandes mujeres que han hecho posible que existan estas historias maravillosas que perdurarán a lo largo del tiempo. Grandes personajes que se quedan grabados en nuestra mente una generación tras otra. Gracias a estas mujeres por existir y por la generosidad que tuvieron al crear historias y personajes inolvidables.

Datos bibliográficos

Título: El jardín Secreto

Autor:  Frances Hodgson Burnett

Traducción: Isabel del Río

Edición: Siruela, Colección las 3 Edades, Madrid, 2010

Edad: + 12 años


Título: Igraín la Valiente

Autor: Cornelia Funke

Edición: Destino, Barcelona, 2003

Edad: + 9 años


Título: Querida abuela…Tu Susi

Autor: Christine Nöstlinger

Ilustrador: Christine Nöstlinger

Edición: SM, Madrid, 1986

Edad: + 6 años


Título: Pomelo sueña 

Autor: Ramona Bâdescu, Benjamin Chaud

Ilustrador: Ramona Bâdescu, Benjamin Chaud

Edición: Kókinos, Madrid, 2005

Edad: + 2 años


Título: Conejos de etiqueta

Autor: Gabriela Keselman

Ilustrador: Teresa Novoa

Edición: SM, Madrid, 2004

Edad: + 6 años

Éranse muchas cosas

eranse

Portada de “Éranse muchas cosas” de Lupe Estévez y Maribel Ganso, editado por Kókinos

¿Podemos definir lo que somos cada uno de nosotros con pocas palabras? Si lo pensamos seriamente resulta complicado definirnos. Porque somos un montón de cosas, cosas contradictorias en muchas ocasiones, cosas pequeñas, grandes, normales, extrañas, maravillosas, extravagantes. Sin ese montón de cosas mezcladas no somos lo que somos y por eso cada uno de nosotros es un ser especial y único. Las autoras de “Éranse muchas cosas” han creado una obra asombrosa partiendo de una realidad: que somos un collage. Hoy, a través de “Éranse muchas cosas”, os invito a entrar en un mundo mágico y distinto ¿os venís?

Mi opinión

Miércoles 1 de Noviembre, día de Todos los Santos. Festivo, otoñal y familiar. Nos disponemos a pasar la sobremesa y parte de la tarde en la Primera Feria de Editoriales y Librerías en la Plaza Mayor de Madrid (27 de octubre al 5 de noviembre).

Las familiares casetas que conocemos de la Feria del Libro de Madrid han encontrado un sitio en otoño donde obsequiarnos con esplendidas muestras de libros para todas las edades. De nuevo podemos disfrutar de ese trato cercano que nos ofrecen los libreros y los editores, de la relajación de pasear entre libros, mirarlos, comprarlos, consultar y dejarte aconsejar. Pareciera como si la Plaza Mayor llevara toda la vida con esas casetas allí, con los libros, los libreros y editores regalándote sonrisas y buenos consejos.

La Feria propone varias actividades diarias, firmas, encuentros, presentaciones de libros talleres y cuentacuentos, tanto para niños como para adultos. Y sin pensarlo ni buscarlo nos encontramos con “Éranse muchas cosas”, representación del libro del mismo nombre realizado por las propias autoras. Una puesta en escena maravillosa en la que los niños pudieron disfrutar del viaje de esta niña que vemos en la portada.

© Lupe Estévez & Maribel Ganso

Ilustraciones de Lupe Estévez y Maribel Ganso

¿Pero qué es “Éranse muchas cosas”? Nos cuenta un viaje. Una niña que era muchas cosas, a veces contradictorias, como nos pasa a todos. Dice al comienzo del libro “era una niña y era un gigante, era el viento, era una acrobacia, era un salto mortal, una velocidad sobrehumana…y era una pluma, que cae muy despacio cuando soplas.”

© Lupe Estévez & Maribel Ganso 2

Ilustraciones de Lupe Estévez y Maribel Ganso

Se trata sin duda de un texto poético, sugerente, que en su sencillez nos invita a imaginar lo que nosotros queramos. Son versos evocadores que llegan con facilidad a todo tipo de público, tenga la edad que tenga.

Para acompañar a este hermoso y evocador texto, las autoras han imaginado unos escenarios mágicos por donde llevar a esta niña. Utilizando diversas técnicas de ilustración y diseño gráfico, seguimos a esta niña a través de selvas, mares en calma o embravecidos, montañas escarpadas, volcanes. La vemos como niña, como león, como mariposa o cangrejo. Dejamos de verla entre los pliegues de un mantel o tras un enorme elefante. La vemos en mil repeticiones de si misma, sintiendo mil sentimientos distintos. Porque hay veces que los sentimientos no se pueden expresas simplemente como triste o alegre. A veces te sientes “Frankenstein”, a veces como un amasijo de cables, a veces estas “pixelado” y otras “borroso”, unos días eres un rey y otras un pirata.

Cada nueva página es una propuesta distinta, visual y sensorial. Y precisamente por eso no puedo dejar de hablar de su puesta en escena porque creo que es sorprendente cómo han sido capaces de recrear esta idea maravillosa encima de un escenario.

Una puesta en escena que atrapó a niños de todas las edades, incluidos los niños grandes que estábamos detrás. Música, movimiento, las ilustraciones del libro trasladadas al escenario…y la niña. La niña volando, la niña transformándose, siendo delante de nuestros ojos.

Toda esta explosión de imaginación tuvo su continuación con un taller en el que las autoras habían preparado un pequeño libro donde los niños pudieran crear también escondites para la niña, hacerla sentir de una y mil maneras, o imaginarla rodeada de planetas, lunas o estrellas.

20171103_133231.jpg

Los escondites que mis hijos imaginaron para la niña

Esa niña caló hondo en la mente y la sensibilidad de mis hijos, que cuando al día siguiente me vieron aparecer con el libro traído de la biblioteca para poder hacer esta reseña, se entusiasmaron de poder ver en papel aquello que vieron en la Plaza Mayor.

Por la noche pudimos recordar juntos cada una de las ilustraciones-momentos: la larga carretera, la selva, el elefante, la mesa de desayuno, las montañas, el mar. Pude descubrir con alegría lo mucho que recordaban mis hijos de aquella representación que hicieron las autoras. Mi hijo reconocía todas y cada una de las cosas que vio y escuchó y el mismo me iba contando el cuento a través de sus páginas.

Es este uno de esos libros que salen de sus páginas para volar delante de nuestros ojos,  y sus autoras son de esas personas capaces de imaginar cosas extraordinarias y de hacerlas realidad convirtiéndolas en libros como este.

“Éranse muchas cosas” es una obra para disfrutarla una y otra vez, a cualquier edad, en cualquier momento. Una llave para abrir la imaginación de todos.

Datos bibliográficos

Título: Éranse muchas cosas

Texto: Lupe Estévez

Ilustración: Lupez Estévez y Maribel Ganso

Edición: Kókinos, Madrid, 2015.

Edad: + 4 años

 

 

 

Ciudad laberinto

ciudad_laberinto

Portada de “Ciudad laberinto” de Pedro Mañas, ilustrado por Silvia Socolovski, editado por Faktoría K de Libros

No si os ocurre a vosotros pero a mi a veces me resulta complicado defender mi gusto por vivir en una gran ciudad. Te convences de que tienes multitud de posibilidades de ocio, de cultura, laborales y personales, pero en el fondo lo que queda muchas veces es esa sensación de que la ciudad es un gran monstruo que nos obliga a seguir sus normas y de que en ella siempre te sientes un extraño y un tanto solo.

Pero luego llegas a estos poemas que nos propone Pedro Mañas y te reconcilias un poco con todo y empiezas a fijarte más en lo pequeño, en lo que vive a tu lado, y no darle importancia al conjunto, a la inmensidad del monstruo-ciudad. Como si dentro de una gran ciudad hubiera mini-ciudades en las que la vida en comunidad pacífica, tranquila y colorida no sólo es que es posible, es que es real.

Un poco así me he sentido yo leyendo y disfrutando de algunos de los 30 poemas que Pedro Mañas recogió en este Ciudad laberinto, ganador de la segunda edición del Premio de Poesía para Niños “Ciudad de Orihuela” en 2009

Inicia este poemario con el poema que le da nombre y que, posiblemente,  sea el que más me gusta de todos, seguramente porque conecta de pleno con mis experiencias personales. Leyéndolo veo a mi hijo pequeño, verdadero fan de los mapas, más aún si son de un tesoro pirata, pero que disfruta de igual manera si se trata de un camino para llegar hasta una casa de un ratón o a la cueva de un oso.  Con sus cinco años esta en ese momento en el que un palo es una nave espacial, una piedra un coche de carreras y un papel con cinco rayas el mapa de un tesoro maravilloso.

Los mapas y planos tienen algo de mágico: se muestran ante nosotros como una maraña de líneas y manchas que no tienen mucho sentido, hasta que poco a poco nos van desvelando sus secretos. En el poemario, como si de un mapa se tratara, poco a poco vamos descubriendo detalles de esa ciudad, personas, calles, puestos donde venden cosas, incluso si nos acercamos mucho mucho mucho podemos llegar a ver la historia y viaje de un chicle.

Mañas dice en el poema “Ciudad laberinto”:

He pintado un mapa

sobre la solapa de mi libreta.

[…]

Lo pliego y despliego,

lo arrugo y estiro,

lo pinto y despinto,

lo miro y remiro,

y cada vez veo

un sitio distinto:

ciudad hormiguero,

ciudad telaraña,

ciudad basurero,

¡ciudad laberinto!

ciudad_laberinto2A partir de ahí vamos conociendo distintas facetas de esta ciudad en la que, por ejemplo hay rascacielos o, más bien, “Poema rascacielos”, que deberemos de escalar poco a poco para poder leerlo.

Pedro Mañas nos propone, como en otras ocasiones, juegos con el lenguaje, con las palabras, para que suenen y resuenen, para que nos bailen y nosotros bailemos y juguemos con ellas.

Jugaremos, por ejemplo, con tres ciudacertijos, divertidos y juguetones y que son siempre una apuesta segura entre los niños.

Veremos como la ciudad se transforma con las estaciones del año y como, si pones atención, podrás escuchar una orquesta improvisada en la que el guardia de tráfico hace las veces de director de orquesta.

En esta ciudad laberinto no puede faltar el mercado y sus tenderos. Y ahí aparece este “Se vende todo” con una maravillosa lista de la compra:

Quiero un bote de silencio,

medio litro de tormenta,

cuatro cajas de bueno tiempo

y  un kilo de isla desierta […]

También vemos algo de esa realidad de la que hablaba de las grandes ciudades. En “Los hombres hormiga” Pedro Mañas nos compara con las trabajadoras hormigas que no se salen de su fila y que no se miran ni siquiera para desearse un buen día.

ciudad_laberinto3

Sabremos también de aquel hombre sin nombre que nadie conoce, ni en su calle, ni en la plaza. Sabremos que a aquel hombre “Le pasa que nada le pasa // al hombre que vive enfrente // de la puerta // de tu casa”.

El autor ha sabido poner en este plano un poco de todo, como en los buenos planos en los que lo mismo te aparece una estación de metro que una farmacia, un colegio o una parada de autobús, un museo o una clínica veterinaria. Nada le falta a esta Ciudad Laberinto, sus cosas bonitas y las feas, sus momentos de luz y de oscuridad, porque así son las cosas, así son las ciudades.

Datos Bibliográficos

Título: Ciudad Laberinto

Autor: Pedro Mañas

Ilustrador: Silvina Socolovsky

Edición: Faktoría K de Libros, Kalandra, Pontevedra, 2010. 60 pags.

Edad: + 8 años