¿Qué soñarán las camas?

quesoñaranlascamas

Portada de “¿Qué soñarán las camas?” de Mar Benegas ilustrado por Ester García, Editorial Libre Albedrío

“Las nanas se tejen con los hilos de la voz,

son un arrullo que se canta y acaricia el alma”.

 

Estos versos resumen, para mi, lo que vamos a encontrar en este poemario de Mar Benegas, tan bellamente ilustrado por Ester García. Si os parece, como a mi, una hermosa manera de describir algo que ha ocurrido y ocurrirá en la tranquilidad de la noche de una habitación infantil; si creéis como yo, que resume a la perfección un momento mágico que nos acompañará toda la vida, lo hayamos vivido como hijos o como padres, entonces os recomiendo que leáis y les leáis este poemario.

En ¿Qué soñarán las camas? los poemas están llenos de delicadeza y destilan ese saber hacer que posee Mar Benegas al jugar con las palabras para que, a los que leemos, nos bailen en los labios hasta llegar a esos pequeños oídos que esperan escucharlas.

Este poemario se divide en tres partes:  “Camas de ciudad”, “Camas de selva y bosque” o en “Camas de mar”. Cada bloque tiene su propia nana, que comienzan con esos versos con los que he comenzado. Cada uno de esos poemas nos ofrecen una visión de lo que son las nanas en cada una de estas partes del mundo. Así, Mar Benegas nos dice que con las nanas de ciudad las casas se convierten en “cajitas de música” y “allí se guardan las canciones que llegan desde muy lejos, del ayer y del pasado, hasta la orilla de la cama.” Puede que, por ser estas nanas las que yo más conozco, este sea uno de los poemas que más me ha emocionado.

Un poemario que invita a que se lea a la hora de dormir aunque, cuando lo que se lee agrada tanto a la vista y al oído, no hay mejor momento que aquel en el que nos apetezca: una sobremesa de verano, una tarde lluviosa o una perezosa mañana de sábado después del desayuno.

En una cama de oro

duerme la niña que adoro.

En la cama de cristal

duerme la niña de sal.

Los poemas de Mar Benegas los podemos cantar, leer o dibujar porque todo aquello que nos cuenta en sus poemas nos llega de manera clara y transparente. Sus poemas son muy descriptivos y el que escucha es capaz de crear con facilidad sus propias imágenes en su imaginación.

quesoñaranlascamas2

Historias tiernas como la que nos cuenta en “Para dormir a un tucán“: un bebé tucán recién nacido no para de llorar y serán mil hormigas las que le den de comer y beber y le acunen, por fin, contándole un cuento.

Otras, divertidas como “El huevo o la manzana“, donde un juego acumulativo nos lleva desde la tierra y la semilla hasta la gallina, creando un ciclo sorprendente con un final redondo.

Como en todos los poemarios, siempre se tienen preferidos. Entre los míos está la “Nana de la luna” porque guarda la esencia de las nanas, por su sencillez, sus hermosas imágenes y la dulzura del conjunto. Si a eso le sumamos la preciosa ilustración de Ester García, que consigue resumir todo lo dicho y más, el resultado es una delicia.

Luna lunita,

blanca casita.

Un traje grande

te coseré

de hojitas verdes:

limón y te

Luna lunita,

blanca y chiquita.

Pero si de favoritos hablamos, no puedo dejar de hablaros de “Para dormir a un niño“. Un homenaje a Gloria Fuertes y su poema (uno de mis favoritos) “Para dibujar a un niño“. Siguiendo la misma idea del poema de Gloria Fuertes, Mar Benegas nos dibuja con sencillez y ternura a ese niño y esos brazos que lo acunan mientras le cuentan un cuento y le cantan una nana. Un hermoso homenaje que es imprescindible leer con una sonrisa.

quesoñaranlascamas3

Las ilustraciones de Ester García, como ya he dicho, son un complemento perfecto. Destacan sus fondos negros que nos meten de lleno en la noche oscura, y que contrastan con las coloridas imágenes de camas, casas, peces, pájaros, osos, niños y plantas. Imágenes todas sacadas de los sueños que nos invitan a soñar con ellas.

Si todo esto no fuera ya suficiente para darnos ganas de leer a nuestros hijos al borde de la cama, cabeza con cabeza, susurrando cuentos, poemas o canciones, la autora nos regala, en la cubierta posterior del libro, un precioso texto sobre los beneficios de la lectura en voz alta a los niños y, concretamente, a la hora de irse a dormir. Transcribo porque mejor no se puede decir:

Cuando lees en voz alta en el borde de la cama de tus hijos, en realidad, estás a la orilla del mar, en un embarcadero, y empujas suavemente, con esa historia, su barco. […] Por más que las tempestades los hagan zozobrar, siempre tendrán ese faro: tu voz y el recuerdo, que les ayudará a atravesar los océanos de la vida“.

No hay mejor regalo que leer a tu hijo en voz alta antes de dormir. Un regalo para ellos, un regalo para ti. No paréis de atesorar esos momentos porque son únicos y son todos maravillosos.

Datos Bibliográficos

Título: ¿Qué soñarán las camas?

Autor: Mar Benegas

Ilustrador: Ester García

Edición: Editorial Libre Albedrío, Colección Capuleto, Almería, 2016. 40 págs.

Anuncios

El secreto del oso hormiguero

Sin t’tulo-2

Portada de “El secreto del oso hormiguero” de Beatriz Osés e ilustrado por Miguel Ángel Díez, editado por Faktoría K de Libros

En voz baja

El viejo tigre

guarda sus colmillos

en un vaso de agua.

La niña le mira,

sonríe,

se acerca a su cama.

Le tiende unas gafas,

le pide que lea…

que cuente en voz baja.

El pasado día 16 de Febrero se celebró el Día Mundial de la Lectura en Voz Alta, promovido por la organización Litworld, con el objetivo de recordar e insistir en los beneficios de la lectura en voz alta tanto para niños como para adultos.

Casualidad o no, ese mismo día cayó en mis manos “El secreto del oso hormiguero” de Beatriz Osés.  Con él me dirigí, como cada noche, a dedicar los últimos momentos del día con mis hijos, leyéndoles, en principio, un par de poemas. Pero una vez que comencé no fue posible parar hasta terminar leyendo todos y cada uno de estos momentos deliciosos y nocturnos que nos propone la autora. Y lo mejor es que los que me escuchaban tampoco querían que dejara de leer.

Para mi este primer poema fue suficiente para engancharme en la lectura, para dejarme llevar por eso que el viejo tigre iba a contarle bajito a la niña.

Y todos juntos, el tigre, la niña, mis hijos y yo nos adentramos en la noche para descubrir cuales son los secretos, no sólo del Oso Hormiguero, sino también del bicho bola, de los elefantes, de los problemas de los caracoles o de la terrible pesadilla del gamusino.

Hay veces que la poesía nos hace pasar momentos muy divertidos, con sus juegos del lenguaje, con sus imágenes un poco locas a veces. Pero hay otras en las que se crea una atmósfera especial, un silencio agradable en el que el sonido de la voz que lee en voz alta es lo único que se escucha, lo único que se mueve.

Son esos momentos en los que parece que las palabras te tocaran, te acariciaran por aquí y por allá. Te hicieran ligeras cosquillas, como esas que la niña siente a veces en manos y pies. Así nos sentimos los tres aquella noche.

Este libro en realidad es un diálogo entre la niña y el tigre. En esa conversación la niña primero pide que le cuenten en voz baja y según le va contando el tigre ella va preguntando cosas. El tigre esta cansado, tiene sueño, se le cierran los ojos pero la niña insiste: aun no tiene sueño.

Continua pues con los secretos, con las historias que pueblan la noche. Historias sobre animales, verdaderos o no, que guardan secretos curiosos, como el de las ovejas, que para dormir cuentan lobos, o el de las mariposas que :

osohormigueroDebajo de tu cama. 

Allí sueñan. 

Allí baten sus alas. 

Verdes, azules

rosas y blancas. 

Debajo de tu cama. 

Allí duermen. 

Allí sueñan las hadas.

Son todos pequeñas delicias, momentos que recuerdan a aquello que se espera que guarden en su interior los haikus: un instante.

Disfruto leyendo en voz alta. No se si sería capaz de deciros ahora mismo cuales son todos los beneficios probados que tienen. Sólo se que para mi es un lujo, una experiencia, una maravilla.

Se que leer en voz alta es un regalo para el que escucha y para el que lee. Para el que escucha el regalo es tu tiempo, tu voz, tu emoción al leer, tu esfuerzo por hacerte llegar la historia. Para el que lee el regalo es la escucha, la mirada atenta, la conciencia de que no quieren que pares de leer aún, que debe seguir un poco más.

En estos 31 poemas vamos a encontrar lugares oníricos, imágenes evocadoras que nos transportan a un mundo distinto al nuestro. Un mundo a mitad de camino entre la vigilia y el sueño.

Pero además este libro me habla de la necesidad de todos de que nos cuenten en voz baja. Los adultos nos conformamos con el paso de los años con esa ausencia, pero cuando por casualidad nos cuentan cuentos, descubrimos que en el fondo lo seguimos necesitando tanto, o más, que en nuestra infancia.

Yo quiero ser tigre, yo quiero ser niña.

Yo quiero que me canten esa hermosa nana (nana, niña, nana) con la que el viejo tigre consigue al fin dormir a la niña. Yo quiero cantarla.

Yo quiero descubrir elefantes rosas sobre mi cabeza que vuelan y ríen y escriben poemas. Y quiero ser yo quien te cuente que “Bastaría el abrazo del oso panda para que durmieras tranquila…”.

Con este poemario Beatriz Osés ganó el Primer Premio de Poesía para niños “Ciudad de Orihuela” en 2008, organizado por el Ayuntamiento de Orihuela y el sello editorial Faktoría K de Libros perteneciente a la Editorial Kalandraka. Un Premio este que ya va por su novena edición y que se ha convertido ya en referente internacional en cuanto a poesía infantil.

Con este poemario nosotros nos adentramos otro paso más en la poesía y en el gusto por las cosas bellas, el gusto por leer y porque nos lean.

Para terminar os dejo un vídeo de las II  Jornadas de Bibliotecas de Extremadura celebradas en el 2013 en el que se puede disfrutar de uno de los poemas del libro cantado por Ana Jiménez (voz y guitarra). Que lo disfrutéis.

Datos bibliográficos

Título: El secreto del oso hormiguero

Autor: Beatriz Osés

Illustrador: Miguel Ángel Díez

Edición: Faktoría K de libros, Vigo, 2009. 60 págs.

Edad: +4 años

¡Este niño está en la luna!

esteninoestaenlaluna0

Portada de “¡Este niño está en la Luna!” De Martina Escoda, Ilustraciones de Muntsa Vicente y música de Marta Canellas. Editorial Bellaterra Musica

Esta es la historia de Lucas, un niño como cualquier otro que tiene muchos juguetes y cosas con las que jugar pero a pesar de ello se aburre. Pero un buen día descubrirá cómo se pueden conocer mundos lejanos, planetas extraños y divertidos y llegar hasta la luna solo con nuestra imaginación. Un libro con CD en el que se junta la poesía, la música y la ilustración y todo en un pequeño libro de 17 cm. Una pequeña joya para estas Navidades.

Mi opinión

El protagonista del libro de hoy me recuerda poderosamente a otro que también quiso viajar y recorrer el mar hasta llegar a otro mundo, a otro lugar, al lugar donde viven los monstruos. Igual que Max, este niño pelirrojo, se disfraza de astronauta y decide ir a buscar planetas desconocidos. Y cae en el Planeta del Mar Charlatán, en el Planeta de las Nubes Risueñas o el de los Cuentos Dormilones.

Hace poco que he descubierto a esta editorial y su trabajo me parece fantástico. La Editorial Bellaterra surgió en el año 2002 y tiene como principal objetivo el de editar material de calidad relacionado con la música y la danza y destinado a la enseñanza.

Este pequeño libro-disco forma parte de la colección Música y Valores y recoge en su pequeño formato dos de las grandes cosas que a los niños les fascinan y que a los mayores nos cuesta tanto transmitir: la música y la poesía.

Los poemas de la autora catalana Martina Escola son divertidos y llenos de imaginación. Uno tras otro, unidos por el hilo conductor del viaje por los diferentes planetas, nos muestran mundos imposibles y divertidos mientras jugamos con las palabras. Todo esto, unido a la versión con música de cada uno de ellos que se incluye en el CD, hacen de este libro CD un hermoso regalo.

El CD incluye el cuento contado y 18 canciones sobre los Planetas, cada una con un estilo diferente, movidas unas, tranquilas otras, aunque una de mis preferidas es la del Planeta de las Nubes Risueñas, una delicia. ¿Lo escuchamos?.

El disco contiene, además  dos fragmentos del Arabesque nº  1 de Debussy. Algunos que, como yo, eran niños allá en la década de los 80, recordarán el programa de televisión infantil que emitía Televisión Española “Planeta Imaginario”. Pues bien, la cabecera de ese programa era una versión de este Arabesque de Debussy y esa música se ha quedado grabada en la memoria de todos los que pasamos nuestras tardes viendo aquel curioso e irrepetible programa.

Escuchar esta pieza es volver a aquel planeta en el que ocurrían cosas increíbles, en una época en la que todo era posible. Desconozco si la intención de Bellaterra era recordarnos a los adultos aquel momento de la infancia o simplemente es que esta pieza de Debussy evoca como ninguna otra esa sensación de volar, de viajar por el espacio y recorrer mundos extraños.

Sea como fuere incluir el Arabesque nº1  entre el repertorio del disco ha sido un gran acierto.

Todo el conjunto de la obra es realmente fantástico. Y todo en un pequeño libro de 17 centímetros de alto y ancho. Una cuidada edición con unas ilustraciones atractivas, llenas de colorido en el que el dibujo del niño tiene tanta personalidad, con ese gran flequillo pelirrojo, que se hace difícil borrarlo de la memoria.

esteninoestaenlaluna1

Por si todo esto fuera poco el libro incluye varios dibujos de los personajes para poderlos colorear.

Como he dicho antes el Planeta de las Nubes Risueñas es mi favorito, seguramente porque estar en las nubes es uno de mis pasatiempos favoritos y lo puedo practicar poco. Por eso os dejo el poema de este planeta, como ejemplo de lo hermoso que es todo este libro:

Ríe, ríe,
nubecita
en el cielo.
Diversión
de algodón,
vuela, vuela,
subida
a un avión.
Tus amigos
de allá arriba
que se ríen
sin parar.
Espejitos
en el mar,
nubecitas
de la juegar
sois un mundo
de sonrisas
de papel
para soñar
Datos Bibliográficos

Título: Este niño está en la luna

Autora de los poemas: Martina Escoda

Ilustraciones: Muntsa Vicente

Música: Marta Canellas

Edición: Bellaterra Música, Barcelona, 2015. 32 pags.

Edad: 2 a 5 años

Abecé diario

Portada de "Abecé diario"de Raúl Vacas, Ilustraciones de Elena Queralt, editado por Edelvives, colección Ala Delta.

Portada de “Abecé diario”de Raúl Vacas, Ilustraciones de Elena Queralt, editado por Edelvives, colección Ala Delta.

Abecé diario” recoge 29 poemas, uno por cada letra del abecedario desde la A a la Z. En ellos encontraremos desde trabalenguas y juegos de palabras a pequeñas historias sobre personajes conocidos como el Señor Don Gato, y otros por conocer como el Pirata Mal de Ojo.

El Autor

Raúl Vacas nació en Salamanca en 1971. Es Licenciado en Ciencias de la Información y Diplomado en Educación Social. Escritor, gestor cultural, ha realizado labores de edición, y es colaborador en revistas literarias. Ha publicado poemas y relatos en revistas como “Atril“, entre otras.

Coordina e imparte talleres de creación y animación a la lectura en colaboración con editoriales, centros de profesores, bibliotecas, colegios e institutos. También participa en varios programas de fomento de la lectura del Ministerio de Educación.

Dirige con su compañera Isabel Castaño, la  Escuela de Escritura Creativa “de Vacas y Castaño”, un proyecto didáctico y cultural que pretende fomentar el gusto por la literatura y la vida en el campo. Dicho proyecto cuenta con varios talleres de creación y formación on-line y una amplia oferta de cursos en una casa de pueblo llamada “La Querida”, en Rodasviejas.

Algunas de sus obras son “Esto y ESO” (Edelvives), “Señal” (Mundanalrüido), con ilustraciones de Sara Morante y “Niños raros” (SM Ediciones), con ilustraciones de Tomás Hijo.

Mi opinión

Hay veces que no se muy bien cómo llego a los libros de los que os hablo cada semana. Generalmente son libros de los que me han hablado previamente, libros que recuerdo con cariño y otras veces son novedades que han atraído mi atención.

Pero hay ocasiones en que son los libros los que se interponen en mi camino. Hoy mi intención no era hablar de poesía y al final así va a ser. No pensaba hablar de un abecedario pero aquí esta. Y el caso es que no se cómo he pasado de un álbum de un autor americano al “Abecezoo” de Carlos Reviejo, de ahí al “Abecedario de Don Hilario” de Gloria Fuertes hasta llegar al “Abecé diario” de Raúl Vacas. Ha sido cómo si poco a poco fueran dándome pistas para terminar llegando a donde tenía que llegar.

No quiero decir con esto que éste abecedario sea mejor que otros, que hay muchos, ni en concreto mejor a los dos citados, que desde aquí aprovecho para recomendar fervientemente. Pero el caso es que éste abecedario ha salido a mi encuentro, se me ha cruzado en el camino y ha decidido que hoy será él, y sólo él, el protagonista de esta reseña.

He leído una entrevista que le hicieron a finales del año pasado a Raúl Vacas, el autor, y en ella dice que lleva ya varios años trabajando para “devolver a los colegios y a los institutos la poesía, por tratar de ayudar a niños, jóvenes y adultos a recuperar la pasión y el amor por las palabras y por la poesía, a desechar prejuicios, a trabajar porque la poesía no sea concebida, tal y como señaló Gabriel Celaya en “un lujo cultural”, a poner en estrecha armonía la poesía y la vida“.

Leyendo su entrevista realmente crees, como lo cree él, que esto es posible. Porque en realidad ese es el camino: creérnoslo. Si realmente creemos que leyendo poesía con los niños y para los niños podemos sembrar un germen de amor por las palabras y por la literatura y dejamos de creer que la poesía es difícil de entender y que a los niños no les atrae, entonces sucederá.

IMG_20150226_215632

Abecé diario” es una buena manera de intentarlo y, seguramente, de conseguirlo. En él podemos encontrar juegos, canciones, historias, personajes nuevos y personajes conocidos, trabalenguas, palabras divertidas, palabras nuevas y palabras que no parecen ni palabras.

A propósito de las palabrasRaúl Vacas ha dicho:

Las palabras son extraños insectos que hacen sus madrigueras en los libros, los diccionarios y las personas y que, al igual que las abejas, acostumbran a pasearse por las flores y las cosas para aprender su sabor y endulzarnos la vida. Muchas de esas palabras las hemos visto crecer y han vivido tanto tiempo dentro de nosotros que ya las consideramos nuestras. Otras, en cambio, las descubrimos a diario en medio de una conversación, al fondo de la tele o tumbadas en el césped de los encerados. Las palabras son tan necesarias como el pan o la leche que tomamos en el desayuno. Y aunque en ocasiones nos persigan para clavarnos su aguijón, la mayoría de las veces revolotean cerca de nosotros con ganas de jugar y de contarnos cosas. Las palabras sirven para todo, incluso para abrir una lata de sardinas con guantes de boxeo o tocar el clarinete debajo del agua.

IMG_20150226_215838En este poemario vamos a poder encontrar muchas de esas palabras que revolotean y que quieren jugar. Este libro es un bonito juego en el que desde la A a la Z recorremos un camino repleto de sorpresas. Podemos encontrarnos a Don Gato, que una vez repuesto de su caída del tejado, ha invitado a una gatita blanca y a su tío, el gato pardo a una fiesta. Hay historias de amor como la del Conde Helado y una tarta Comtessa, un poema a Mamá que se fue a la mar y otro a la Luna que baja del firmamento y cada noche me cuenta un cuento.

Son muchas, ya he dicho, 29 nada menos, acompañadas de unas ilustraciones intensas, divertidas, sugerentes. Cada letra se convierte en una historia diferente según pasamos las páginas.

Veo con alegría que son muchos los colegios que tienen este abecedario como libro de lectura en el aula. Para niños a partir  de 5 años, justo cuando en la escuela están descubriendo todas estas hermosas letras, para darles la oportunidad de ver que con esas letras y esos sonidos que están descubriendo se puede jugar. Un momento clave, creo yo, para engancharles a la lectura y que vean lo divertido que puede llegar a ser.

Pero la mejor manera de ilustrar todo esto que hemos dicho es que vosotros mismos lo leáis. Aquí os dejo algunos poemas pero buscad este libro y leedlo porque no os va a defraudar:

L de Luna

La luna baja del firmamento

y cada noche me cuenta

un cuento.

En una cama

de los ositos

duerme la niña

de los ricitos.

Sobre la rueca,

profundamente,

duerme cien años

Bella Durmiente.

Junto a la alcoba

de la abuelita

sueña con lobos

Caperucita.

Ni en cien colchones

sobre un guisante

una princesa

durmió un instante.

La luna baja del firmamento

y cada noche me cuenta un cuento.

M de Mamá

Mi mamá se fue a la mar

en un barco de vapor;

con tinta de calamar

me escribe cartas de amor.

Mi mamá se fue al amor

en un barco calamar

y con tinta de vapor

me escribe cartas de mar.

Mi mamá se fue al vapor

en un barco de la mar;

con la tinta del amor

me escribe en un calamar.

R de Recuerdo

Los recuerdos son ratones

que roen los corazones.

Si te he visto, no me acuerdo:

me han roído este recuerdo.

Datos Bibliográficos

Título: Abecé diario

Autor: Raúl Vacas

Edición: Edelvives, Zaragoza, 2012. 63 pags.

Edad: + 5 años.

¡Poesía, por favor!

Portada de "Versos vegetales" de Antonio Rubio, ilustraciones de Teresa Novoa. Editorial Anaya

Portada de “Versos vegetales” de Antonio Rubio, ilustraciones de Teresa Novoa. Editorial Anaya

Digámoslo alto y que se nos escuche por todos sitios, ¡poesía, por favor!, que los niños la lean, que la escuchen, que la escriban y la dibujen, que la peguen en las paredes de la escuela y en las puertas de casa, que la cuelguen de los árboles del parque para que le gente la lea.

El pasado fin de semana disfruté de una inmersión poética gracias al taller de poesía infantil que Mar Benegas impartió en Madrid. He compartido horas con maestros-poetas, poetas-maestros, bibliotecarios, ilustradores, artistas…Vengo un poco más enamorada de la poesía y emocionada por ver a tanta gente dispuesta a poner todos sus medios para que la lectura llegue a las aulas, llegue a las casas, llegue a los niños. Y todo ello con la ayuda y de la mano de la poesía.

Han sido muchos los autores y las obras que hemos revisado en el taller. Pero para empezar quería hablaros de Antonio Rubio. Así que comencemos:

El autor

Antonio Rubio nació en El Puente del Arzobispo, provincia de Toledo, en 1953. Dedicado durante 40 años a la docencia, es poeta y especialista en animación a la lectura. Imparte numerosos cursos y talleres a maestros, sobre poesía y literatura infantil.

Dirige la colección de poesía Trece Lunas del sello FAKTORÍA K. Además, participa activamente en proyectos de renovación pedagógica, como Acción Educativa y Pizpirigaña. Es autor de numerosos libros, entre los que destacan “Almanaque musical”, “La mierlita”, “El pollito de la avellaneda”, la colección “De la cuna a la luna” para pre-lectores y “7 Llaves de cuento” (KALANDRAKA). Ha publicado en otras editoriales “Versos vegetales”, “Tres cuentos de urraca” y “El murciélago Aurelio”.

Hoy vamos a acercarnos a dos de estos libros, “Versos vegetales”, editado pro Anaya en su colección Sopa de libros, y “7 Llaves de cuento”, editado por Kalandraka.

Ilustradores

No quiero olvidar tampoco hoy a las ilustradoras de estos libros que han conseguido en ambos libros, que el resultado final del libro sea de verdadera redondez.

Teresa Novoa, ilustradora de “Versos vegetales“, nació en Madrid (1955). Estudió Arquitectura y durante unos años ejerció como profesora de Dibujo. Será a partir de 1990 cuando se dedique por entero a la ilustración . Ha ilustrado obras de Fernando Pessoa, Fernando Savater, Antonio Ventura, Antonio Rubio, Blanca Álvarez, Juan Farias, Carlo Frabetti, Agustín Fernández Paz, Alfredo Gómez Cerdá, Gabriela Keselman, entre otros autores, y trabajado para las principales editoriales escolares y literarias.

Violeta Lopiz nace en Ibiza en 1980. Abandonó los estudios de música por estudiar en la Escuela de Arte de Madrid. Desde 2006 ilustra libros infantiles pero también obras para público adulto. Ha trabajado en periódicos y revistas, ha ilustrado libros de texto y libros autoeditados. Ha trabajado con algunas de las editoriales españolas más conocidas como Anaya, Kalandraka o Edelvives y con algunas editoriales extranjeras.

Mi opinión
Portada de "7 llaves de cuento" de Antonio Rubio, ilustraciones de Violeta Lopiz, editado por Kalandraka

Portada de “7 llaves de cuento” de Antonio Rubio, ilustraciones de Violeta Lopiz, editado por Kalandraka

En “7 Llaves de cuento” el autor hace una propuesta de acercamiento a los cuentos de fórmula a maestros, bibliotecarios, padres y madres y a animadores a la lectura. Los cuentos de fórmula son los cuentos populares que han llegado a nosotros por tradición oral y que van destinados al público infantil. Suelen tener unas fórmulas básicas que se repiten como el pareado, las enumeraciones, los encadenados o los diálogos.

En su primera parte el autor nos va desvelando esas 7 llaves con las que descifrar y comprender los cuentos de fórmula y los recursos que utiliza. Además incluye un apartado especialmente enriquecedor: “¿Por qué son tan valiosos estos cuentos?”. En él, Antonio Rubio dice cosas como las siguientes:

“Porque al ser estos cuentos muy ordenados y aseguradores, ordenan el pensamiento de los pequeños y les transmiten seguridad […] construyen la memoria” 

Lo hemos hablado ya en otras ocasiones: las repeticiones gustan a los niños porque les dan seguridad. Las aprenden de memoria, las cantan felices de saberlas y las escuchan con la seguridad de saber lo que viene a continuación.

“Porque rezuman lirismo y musicalidad, propician el deleite con la sonoridad de las palabras, y educan musicalmente el oído”

Y de esta manera lúdica, divertida, los niños van cogiendo cariño a las palabras, van aprendiendo sin saberlo que el lenguaje es algo más que un código a descifrar, que su sonido evoca y que decirlas puede hacernos reír, llorar, soñar…

– “Porque refieren acciones de fábula, nombrar el entorno, sus bichitos, gentes y aconteceres, enseñan al pequeño a descubrir su mundo próximo, y a comprender sus relaciones primeras”

Y es que a partir de estos juegos de palabras, de estas canciones, romances y retahílas hemos conocido y reconocido desde la infancia nuestro mundo. Ya de muy pequeños les enseñamos a los niños que tienen  sus cinco deditos con aquello de “Este compró un huevo, este lo cascó….y este gordito picarón se lo comió“. Le prestamos consuelo con “cura sana, cura sana, si hoy no se cura se curará mañana” y para ellos esa canción cura. Para aprender los días de la semana, las estaciones del año, los meses…Están ahí, y en cada casa serán distintos, pero nos acompañan a todos sin excepción.

Gracias a este y tantos otros libros y autores que, preocupados y dedicados, hacen que esta tradición no se pierda, llegan a nosotros joyas como estas “7 Llaves de cuento”. Y a través de estos libros aprender, trabajar y trasladar todo lo aprendido a los niños para que lo descubran, y seguir caminando por la senda de la poesía.

Algunos de los cuentos de fórmula que nos podemos encontrar son:

“El señor Don Gato”

Estaba el señor don Gato

sentadito en su tejado, 

marra-miau-miau, miau-miau…

“Habíase una vieja”

Habíase una vieja,

virueja, virueja,

de pico-picotueja

de pomporerá.

Tenía tres hijos,

virijos, virijos,

de pito-picotuijos,

de pomporerá

“Yo tenía diez perritos”

Yo tenía diez perritos, 

uno se perdió en la nieve, 

no me quedan más que nueve.

Ilustración de Teresa Novoa para "Versos vegetales"

Ilustración de Teresa Novoa para “Versos vegetales”

Una vez que tenemos las bases podemos seguir caminando y acercando lecturas poéticas a los niños. Y entre esas lecturas una que me ha parecido maravillosa, “Versos vegetales”. En este libro Antonio Rubio, a través de la temática de los vegetales, nos acerca una serie de poemas para niños a partir de 7 u 8 años.

El libro está dividido en Canciones, Cuentos, Posadas, Recetas y consejos, Adivinanzas, Juegos y Mínimas. Poemas y dibujos hacen que los niños se enganchen en su lectura. De entre todos los poemas he seleccionado dos, una receta y un poema mínimo. Espero que os gusten y que os animéis a leer el resto.

Conjuros vegetales

Girasoles y sauces, 

menta y tomillo, 

para que peines 

bien tu flequillo. 

Flor de malva

y pie de gato, 

para abrocharte

el zapato. 

Pensamientos y violetas, 

para adornar tus coletas. 

Orégano y yerbaluisa, 

para agrandar 

tu sonrisa. 

Pensamiento breve

Entre flores, 

los pensamientos

son de colores

 Datos Bibliográficos

Título: 7 Llaves de cuento

Autor: Antonio Rubio

Ilustrador: Violeta Lopiz

Edición: Kalandraka, Sevilla, 2008

Edad: para mediadores


Título: Versos vegetales

Ilustrador: Teresa Novoa

Edición: Anaya, Madrid, 2001. 112 pags.

Edad: a partir de 8 años