El árbol de la escuela

portada arbol.indd

Portada de “El árbol de la escuela” de Antonio Sandoval y Emilio Urberuaga

Pedro descubre un día en el patio del colegio un pequeño arbolito. Se le ve tan débil y solo que no puede evitar acariciar su delgado tronco. Justo en ese momento una hermosa y verde hoja brota del árbol entre las medio secas y pocas hojas que tenía. Pedro se queda tan asombrado con aquello que no puede olvidar al árbol. Sin embargo su maestra cree que debe dejar tranquilo al árbol, que lleva mucho tiempo en el patio y necesita que le cuiden dejándolo tranquilo y apartándose de él. Pero Pedro ya no puede dejar solo a su nuevo amigo y decide regarlo. Al hacerlo otro montón de hojas verdes brotan de sus ramas. A los pocos días el niño abraza al árbol y este reacciona creciendo más y y naciéndole más hojas grandes y fuertes. Nada puede evitar que Pedro quiera darle cariño al árbol de su escuela.

Mi opinión

Pienso que hay dos formas de hacer las cosas: una, por el deber, la obligación, responsabilidad o porque toca, y otra porque algo en nuestro interior nos impulsa a hacerlo. Si esto lo aplicas a cualquier cosa en la vida te das cuenta de que las que más se disfrutan y las que normalmente mejor salen son las segundas. Las primeras puede que salgan perfectas porque nosotros somos exigentes con nosotros mismos y ponemos todo nuestro empeño. Pero estaréis conmigo en que las cosas, cuando salen de dentro, son mil veces más agradecidas de hacer y disfrutar haciéndolas y además, aunque salgan reguleras será un placer que sean así porque serán nuestras.

Cuando cuentas un cuento, sea para un gran público o para el petit comité de tus hijos, sobrinos o nietos, esta división es muy muy evidente. Por mucho que tu pongas todos los sentidos y emociones en contar un cuento, si este no te gusta (aunque solo sea esa parte del final que parece que no deja clara la conclusión, o ese personaje incordioso que no sabes qué pinta ahí, o esa expresión extraña que hay a la mitad) nunca va a salir bien. Puede que tenga gracia en algún momento, o que consigas mantener la atención hasta el final pero no emocionará ni te emocionará del todo.

arboldelaescuelaSin embargo si el cuento es “el cuento”, si traspasa cada capa de ti mismo y consigue llegar a lo más profundo, a tocar las fibras, a hacerte temblar por dentro, de risa o de llanto, de amor, ternura o miedo, entonces y solo entonces ese cuento llegará de la misma manera o parecida a todo aquel que te escuche.

El árbol que crecía en mitad del patio del recreo del colegio de Pedro, nuestro protagonista, necesitaba ese sentimiento para que la sabia corriera por todas las partes de su débil tronco e hiciera brotar una hermosa hoja verde. Necesitaba un abrazo de verdadero amor para poder dar lo mejor de si mismo.

Por eso Pedro no podía dejar de pensar en aquel árbol triste de mitad del patio. Su conexión con el árbol había sido capaz de hacer crecer una hoja en un árbol que parecía seco. Esa conexión no podía desaparecer por mucho que su maestra le ordenara dejarlo tranquilo. Algo más fuerte que él le pedía que siguiera cuidando del árbol.

De la misma manera cuando encuentras un cuento que te llega y te hace sentir feliz al compartirlo, no hay nada que te frene para querer contarlo a todas horas. Hacer las cosas cuando salen tan de dentro es adictivo y no puedes más que intentar convencer al resto del mundo de que lo pruebe alguna vez y descubra lo maravilloso que puede llegar a ser.

El árbol agradece a su manera y el niño, Pedro, decide seguir adelante ayudando a su nuevo amigo. De la misma manera el cuento, al sentirse querido y cuidado, crece y cada vez que se cuenta brota en el una nueva hoja verde que compartir con quien te escucha.

elarboldelaescuela2

El amor que sentía Pedro por aquel árbol se propagó entre sus compañeros y sus maestros y todos quisieron demostrarle su cariño a aquel extraordinario árbol. El árbol paso a ser núcleo, punto de encuentro, intersección donde los alumnos y miembros de la escuela se juntaban para hacer cosas en común: leer, escribir poemas o fabricar nidos para los pájaros. Los cuentos de igual manera nos reúnen y nos unen en torno a ellos. Para cada uno, en su imaginación, el cuento dirá cosas diferentes e inspirará escenarios y evocaciones distintas pero en suma el cuento está consiguiendo aunarnos en torno a un montón de sentimientos parecidos.

Cuando nos cuentan un cuento tan bien contado y tan sentido que te llega a lo más profundo te sientes feliz, aunque la historia en cuestión te haya removido heridas de dentro, recuerdos tristes o dolorosos. Pero el hecho de haber llegado tan adentro hace que la conexión sea total.

Por eso, porque te hace sentir tan bien, te gustaría que le ocurriera a todo el mundo. Por eso Pedro y sus compañeros quieren que otros niños en otros colegios tengan un árbol como el de su escuela, para que puedan sentir por dentro esa dicha tan grande de tener algo extraordinario.

elarboldelaescuela3

El amor que mueve el mundo y que nos une a todos. La convicción de estar ante un hecho extraordinario y el sentimiento de que ese hecho no puede quedarse en ti sino que lo tienes que compartir con todos los que te rodean. Todo eso cuenta “El árbol de la escuela”, todo eso y mucho más. Un texto sencillo y directo el de Antonio Sandoval, sin dobleces de ningún tipo. Una ilustración siempre tierna y llena de color como es la del gran Urberuaga que crea un espacio, el del recreo, en el que ocurren un montón de cosas a lo largo del tiempo y somos capaces de ver ese tiempo pasar y sentir todas esas cosas.

Una hermosa historia sobre la naturaleza, el amor, la infancia y el sentimiento de comunidad, el compañerismo y el amor desinteresado, la compasión y las ganas de compartir. Un cuento que te mueve por dentro, que llega y que no puedes evitar querer que todo el mundo lo conozca para sentirse feliz igual que tu al terminar de leerlo.

Datos Bibliográficos

Título: El árbol de la escuela

Autor: Antonio Sandoval

Ilustrador: Emilio Urberuaga

Edición: Kalandraka, Pontevedra, 2016. 44 págs.

Edad: + 5 años

 

Anuncios

¿Dónde estás, CARACOL?

DÓNDESTÁS,CARACOL (2)

Portada de “¿Dónde estás, Caracol?” de Susanna Isern e ilustrado por Leire Salaberría

En aquella montaña por las mañanas el sol brillaba y las lagartijas correteaban, por la tarde llovía y era hora de que salieran los caracoles y por las noches brillaba la luna y los grillos cantaban. Un día tras otro todo era igual: lluvia, sol y luna se sucedían sin descanso. Un día Lagartija se cruzó con Caracol justo antes de que empezara a llover y se tuviera que esconder a descansar. Para Lagartija los días se convirtieron en una búsqueda constante de Caracol: ¿Dónde estas Caracol?, lo llamaba. Un día lo encontraba en una piedra, otro día debajo de unas hojas, otro sobre un girasol. Y todos los días, antes de que la lluvia llegara, Lagartija dejaba un regalo a Caracol: un trébol, una violeta, un champiñón.

Cada tarde, con las primeras gotas de lluvia Caracol salía de su caparazón y encontraba regalos de alguien que no conocía. Preguntaba por aquí y por allá pero nadie sabía decirle quién dejaba aquello a su lado.

Mi opinión

 

No podía ser de otra manera: hoy teníamos que hablar de una historia de amor. Y qué mejor historia que “¿Dónde estás, Caracol?”.

Este cuento de Susanna Isern tiene todo lo necesario para una buena historia de amor: ternura, espera, un punto de drama de amor imposible, perseverancia, sacrificio, y un buen final.

Si a todo esto le sumamos una ilustración colorida, original y atractiva como a la que nos tiene acostumbrados Leire Salaberría, el resultado es este magnífico libro.

El texto de Susanna Isern tiene esos toques que a mi siempre me gusta que aparezcan en algunas obras: frases que se repiten por aquí y por allá (¿Dónde estás, Caracol?), gotas que caen (una, dos, tres…), una narración fluida y sencilla con un toque poético.

Un texto plagado de pequeños detalles que conectan con el lector y que ayudan a que nos metamos con facilidad en esa mañana de sol y sintamos esas primeras gotas de lluvia de la tarde.

DONDESTASCARACOL3.jpg

La ilustración, como ya he dicho, juega también un gran papel en el éxito de este libro. Nos presenta a animales humanizados perfectamente integrados en el escenario natural en el que viven: vegetación, agua, arbustos, plantas y flores.

DONDESTASCARACOL4.jpgAllí vive Lagartija, con su pañuelo, sus zapatos de tacón y hebilla, su falda plisada y su sonrisa de felicidad cuando está junto a Caracol. Y cuando ella se va a resguardar de la lluvia vemos a Caracol, con su camisa de rayas, su pantalón, sus zapatos, y su mochila-concha colgada a la espalda.

Como las buenas historias de amor, nuestra pareja de enamorados se buscan sin cesar hasta que se encuentran. Ese día pasan largas horas juntos hasta conocerse y darse cuenta de que ya no pueden estar separados. Pero también como en las buenas historias de amor tienen que pasar por obstáculos que la vida nos pone en el camino. La paciencia, el amor y la clara idea de que el que tiene un deseo hace cualquier cosa por cumplirlo, conseguirán que nuestra pareja de con la solución para poder estar juntos siempre, secos, mojados y a salvo.

La obra de la autora de “¿Dónde estás, Caracol?”, publicada en 2013, es extensa y está cargada de grandes éxitos. Ya hablamos hace tiempo en el blog de su obra “Oso Cazamariposas”, obra anterior a esta de hoy, llena de sentimiento y poesía. Os recomendamos seguir buceando en su bibliografía porque seguro que encontráis más libros maravillosos.

Datos bibliográficos

Título: ¿Dónde estás, Caracol?

Autor: Susanna Isern

Ilustrador: Leire Salaberría

Edición: OQO Editora, Pontevedra, 2013. 48 págs.

Edad: +3 años

 

Pequeña en la jungla

pequenaenlajungla

Portada de “Pequeña en la jungla” de Marta Altés editado por Blackie Books

Pequeña vive en la jungla y es muy feliz por ello. En la jungla hay tantas cosas que hacer…pero a veces las cosas no salen del todo bien. Ser pequeña a veces hace que te pierdas cosas porque no llegas a verlas. Otras porque el resto te ve tan pequeña que cree que no serás capaz de hacer lo mismo que los demás. Pequeña estaba harta de perdérselo todo por ser pequeña y un día decidió demostrarle a todo el mundo que la jungla no era demasiado grande para ella y que podría trepar al árbol más alto. Vente con Pequeña a descubrir que si te lo propones puedes conseguir cualquier cosa.

Mi opinión

Constantemente la vida nos pone obstáculos en nuestro camino. Tenemos que ser inteligentes y creativos para sortearlos en muchas ocasiones. En otras requiere algo más de audacia. Lo que está claro es que para conseguir nuestros objetivos tenemos que poner todas las ganas que tengamos y nunca mirar atrás.

Así es Pequeña: decidida, incansable, con ansias de conocer y de llegar, de saber, de estar y de conseguir.

¿Pero cómo conseguir superar una JUNGLA?: lianas inmensas, árboles gigantes, profundos lagos y peligrosos animales detrás de cualquier esquina. Lo consigue gracias a la enorme convicción de que ELLA PUEDE.

Su sonrisa y su postura desafiante nos lo dicen. Nos lo dice su capacidad para observar y descubrir las alternativas que la vida la propone a pesar de que ella es mucho más pequeña que el resto de compañeros de su grupo.

pequenaenlajungla4No se limita a decir “ese bosque es muy frondoso y grande para mi”: Pequeña busca una alternativa de acuerdo a sus capacidades y siempre la encuentra.

Una jungla es un lugar que puede sobrepasar a cualquiera pero Pequeña no va a consentir que eso la asuste. Porque en aquella jungla hay animales pequeños como ella e incluso más pequeños y ¡todos hacían cosas realmente increíbles!

Serán precisamente esos pequeños animales los que le darán ideas para poder superar los obstáculos y, lo que es aún más importante, viéndolos se da cuenta de que es ella ahora la que va a conseguir algo realmente importante.

pequenaenlajungla2Marta Altés siempre crea obras con un alto contenido de sentido del humor. En el caso de “Pequeña en la jungla” como ya ocurría en “Soy un artista”, por ejemplo, es la mezcla de lo que dice el texto con lo que vemos en la imagen lo que nos choca y nos resulta tan divertido.

En “Pequeña en la jungla” la autora nos va contando todo este proceso de superación por el que atraviesa Pequeña a través del texto. Mientras,  en la ilustración nosotros vemos ese proceso y mucho más. Y ahí, en la conjunción, sale la sonrisa y la sorpresa, ahí está la tensión en algunos momentos y la satisfacción en otros. Ese juego entre ilustración y texto, ya un clásico en la manera de crear de Marta Altés, es lo que me engancha con la historia y lo que me hace pasármelo tan rematadamente bien cada  vez que lo leo.

Una ilustración colorida y en la línea de la autora, combinando páginas en las que encontramos la ilustración a página completa con otras con ilustraciones en secuencia, dándole agilidad a la narración. Personajes muy expresivos que nos van contando cosas a la vez que el texto. Y, por supuesto, la espesura de la selva por todos lados.

Esta monita tan decidida cautiva. Leyendo “Pequeña en la jungla” te dan ganas de comerte el mundo. Porque la selva no es lo suficientemente grande para nadie y porque todos somos capaces de conseguir lo que nos propongamos. Solo tenemos que observar, aprender y decidirnos. Yo ya estoy en ello ¿y vosotros?

Datos Bibliográficos

Título: Pequeña en la jungla

Autor e ilustrador: Marta Altés

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2017. 32 pags.

Edad: + 4 años

 

Míster Magnolia

magnolia klk COVER.indd

Portada de “Míster Magnoliga” de Quentin Blake editado por Kalandraka

¡Estamos de vuelta!. Feliz Año Nuevo y Felices nuevas lecturas. Esperamos de corazón que este 2018 sea un buen año para todos y que desde aquí podamos descubrir juntos grandes momentos de lectura.

Volvemos con energía y con sorpresas para este año que poco a poco iremos contando. De momento toca volver a retomar las reseñas semanales, a hablar de esos autores y libros que nos entusiasman y que estamos convencidos de que todos los niños deberían leer en algún momento.

Y queríamos volver por todo lo alto, con un libro de esos a los que se puede acudir siempre porque siempre son bien recibidos. Una apuesta segura que siempre va a funcionar y que se puede convertir en un compañero por muchos años para muchos niños.

De todas las posibilidades que hay hemos elegido al gran Quentin Blake (quien ilustró a nuestra querida Matilda de Roald Dhal) y su maravilloso  “Míster Magnolia”.

“A Míster Magnolia le falta una bota. Tiene una trompeta que siempre está rota, dos primas flautistas que dan bien la nota, pero…a Míster Magnolia le falta una bota”. 

Con un texto en verso y utilizando el recurso de la numeración, acompañamos a este curioso y divertido personaje junto a 1 trompeta, sus dos primas,  3 batracios, 4 cotorras, 5 lechuzas….y así hasta llegar a 10 y encontrar al fin una solución para la falta de calzado.

Mrmagnolia2En cada página vemos a un Míster Magnolia sonriente, que disfruta de cada instante de su vida. Junto a los animales, pequeños o gigantes, junto a la naturaleza, rodeado de música y, por su puesto y como nunca falta en los libros de Blake, junto a los niños: sus amigos con los que monta en un enorme patinete o le lanzan a la piscina para “saber qué tal flota”.

Nada le hace perder la sonrisa a Míster Magnolia, al igual que no se nos puede ir a nosotros de nuestra cara disfrutando de cada página.

lolapelillosEste personaje nos recuerda inevitablemente a Lola Pelillos, del libro “Los bolsillos de Lola” (Kalandraka, 2010). Lola Pelillos tiene un abrigo con muchos bolsillos de donde saca las cosas más curiosas y divertidas que un niño puede imaginar. ¡Hasta encuentra un elefante!. Al igual que Mr. Magnolia, Lola es extravagante y divertida, rodeada de niños, felices de su locura y encantados con sus ocurrencias.

Son personajes que parece que solo existen para hacer felices a los niños y que viven encantados dentro de su peculiaridad.

Todo eso hace de estos personajes de Blake (Lola Pelillos, Mr. Magnolia…) grandes aliados a la hora de buscar un cuento. Cualquiera de ellos tienen tal fuerza en su ilustración, es tan poderoso el embrujo de la rima de su historia, tan sorprendente cada una de las peripecias, que los niños no se cansan nunca de escuchar su historia.

Mrmagnolia3Gran trabajo el de Miguel Azaola, traductor de la edición en castellano, que ha sabido buscar la rima sin perder la esencia de la historia y la fuerza de la repetición de la estrofa sobre la bota de Mr. Magnolia.

La reconocible ilustración de Blake es colorida, llena de vida por todas partes. Sus personajes tienen vida dentro de las páginas, bailan, corren, vuelan, y transmiten una energía inmensa a quien se introduce en las páginas del libro.

Gran apuesta para disfrutar de la lectura en compañía o para dejar que los niños que están comenzando a leer se enganchen a ello. Letra grande, clara, acompañada de la numeración en cifra. Todo acompaña para que este libro se convierta en elegido para formar parte de las primeras bibliotecas infantiles.

Datos Bibliográficos

Título: Míster Magnolia

Autor e ilustrador: Quentin Blake

Traducción: Miguel Azaola

Edición: Kalandraka Editora, Pontevedra, 2016. 36 págs.

Edad: +3 años

Un día perfecto

Perfect HB coberta_CAST.indd

Portada de “Un día perfecto” de Danny Parker y Freya Blackwood. Patio Editorial

Tres hermanos pasan “Un día perfecto” en compañía de su gato, rodeados de naturaleza, el mar, el campo, pinturas y objetos sencillos, que les ayudarán a vivir un día emocionante, divertido, apacible, uno de esos días que no tienen nada especial pero que lo tienen todo…un día simplemente perfecto.

Mi opinión

El tiempo que estamos teniendo este mes de octubre no ayuda en nada a olvidar los estupendos días de verano que seguro que hemos pasado. Intentamos volver a la rutina del trabajo y el estudio pero el sol entrando a raudales por la ventana nos llama a gritos. El calor, aún sofocante en algunas horas del día, no ayuda a la concentración, y ni de lejos invita a tener ganas de mantita y quedarse en casa.

Por eso al ver este álbum en librerías y perderme en sus páginas me resultó tan sencillo sentir el tacto de la arena de la playa en los pies y la brisa en la cara. Aún se siente cerca y, sin embargo, ya se añora.

Este álbum ha sido un delicioso descubrimiento. Detrás de unas ilustraciones, que me recuerdan inevitablemente a la gran Helen Oxenbury, nos espera una sencilla historia cargada de sensibilidad y delicadeza.

Tres hermanos pasan un tranquilo día de vacaciones en una casa en el campo. Un sitio idílico, con una playa cerca, con amplios prados por donde pasear, un tiempo maravilloso y una casa con jardín que ya quisiéramos muchos.

Un_dia_perfecto3

“Al sol de la mañana desayunar. Tranquilamente ponerse a dibujar” Ilustración de Freya Blackwood

Los niños desayunan al sol de la mañana y a continuación se disponen a dibujar: el suelo es su tapíz y tizas de colores les sirven para decorar la entrada de su casa.

El juego continua y es hora de cocinar. Los hermanos más mayores intentan hacer un bizcocho, la pequeña mezcla barro y hojas del jardín para hacer sus ricos pasteles. Colaboran y se ayudan y si algo se nos rompe lo arreglamos con cuidado.

Imágenes cotidianas de niños felices y relajados que transmiten una paz y una armonía  que se echa de menos a veces en la literatura infantil y, cómo no, en nuestra vida diaria.

La ilustradora cuenta en su blog cómo fue el proceso de creación de este hermoso álbum. Es una lectura recomendable en la que veremos fotos familiares en las que se basó para la concepción de las escenas de la obra. La ilustradora nos cuenta, además, cómo surgió la idea del texto por parte del autor, Danny  Parker, cuando su hija le pidió unos lápices de colores y un papel para garabatear. 

Cuando le pidieron ilustrarlo vio en aquellas escenas descritas con textos sencillos y rimados, algunas de las escenas que ella vivía en familia e incluso que había vivido en su infancia. La vida se repite y hay juegos que son atemporales.

Así surgió “Un día perfecto”: una combinación de unos textos sugerentes, sencillos y muy poéticos con las ilustraciones de Freya que consiguen que el álbum haga honor a su nombre original: Perfect.

Un_dia_perfecto4.jpg

“Todo un mundo por explorar. A la sombre de un árbol conversar. Respirar el aire fresco. Compartir algún secreto” Danny Parker con Ilustraciones de Freya Blackwood.

Porque ¿qué más se puede pedir que un riachuelo donde mojarnos los pies descalzos, un tronco por el que hacer equilibrios, mancharnos las manos con harina, huevo y leche para hacer pasteles o leer tranquilamente un cuento acurrucado entre una manta ligera mientras fuera una tormenta de verano refresca el ambiente?.

Momentos normales, felices, llenos de paz, de infancia, de sorpresa y cotidianidad. Reflejo de una infancia maravillosa que todos hemos pasado o hemos soñado con tener, reflejo de lo que nos gustaría que pudieran tener nuestros hijos.

Aún estamos a tiempo de pasear por el campo, de dejarlos trepar por las piedras y jugar a ser aventureros. Podemos pasar una tarde haciendo pasteles, aunque se manche el suelo más de la cuenta. Podemos bajar al patio con unas tizas y pintar un hermoso mural en familia. Y cómo no, podemos siempre, en verano o en invierno, terminar el día acurrucados todos en una cama compartiendo la lectura de un cuento para conseguir que sea un día realmente perfecto.

Datos bibliográficos

Título: Un día perfecto

Autor: Danny Parker

Ilustrador: Freya Blackwood

Edición: Patio Editorial, Barcelona, 2017. 32 pags.

Edad: +4  años