Pequeña en la jungla

pequenaenlajungla

Portada de “Pequeña en la jungla” de Marta Altés editado por Blackie Books

Pequeña vive en la jungla y es muy feliz por ello. En la jungla hay tantas cosas que hacer…pero a veces las cosas no salen del todo bien. Ser pequeña a veces hace que te pierdas cosas porque no llegas a verlas. Otras porque el resto te ve tan pequeña que cree que no serás capaz de hacer lo mismo que los demás. Pequeña estaba harta de perdérselo todo por ser pequeña y un día decidió demostrarle a todo el mundo que la jungla no era demasiado grande para ella y que podría trepar al árbol más alto. Vente con Pequeña a descubrir que si te lo propones puedes conseguir cualquier cosa.

Mi opinión

Constantemente la vida nos pone obstáculos en nuestro camino. Tenemos que ser inteligentes y creativos para sortearlos en muchas ocasiones. En otras requiere algo más de audacia. Lo que está claro es que para conseguir nuestros objetivos tenemos que poner todas las ganas que tengamos y nunca mirar atrás.

Así es Pequeña: decidida, incansable, con ansias de conocer y de llegar, de saber, de estar y de conseguir.

¿Pero cómo conseguir superar una JUNGLA?: lianas inmensas, árboles gigantes, profundos lagos y peligrosos animales detrás de cualquier esquina. Lo consigue gracias a la enorme convicción de que ELLA PUEDE.

Su sonrisa y su postura desafiante nos lo dicen. Nos lo dice su capacidad para observar y descubrir las alternativas que la vida la propone a pesar de que ella es mucho más pequeña que el resto de compañeros de su grupo.

pequenaenlajungla4No se limita a decir “ese bosque es muy frondoso y grande para mi”: Pequeña busca una alternativa de acuerdo a sus capacidades y siempre la encuentra.

Una jungla es un lugar que puede sobrepasar a cualquiera pero Pequeña no va a consentir que eso la asuste. Porque en aquella jungla hay animales pequeños como ella e incluso más pequeños y ¡todos hacían cosas realmente increíbles!

Serán precisamente esos pequeños animales los que le darán ideas para poder superar los obstáculos y, lo que es aún más importante, viéndolos se da cuenta de que es ella ahora la que va a conseguir algo realmente importante.

pequenaenlajungla2Marta Altés siempre crea obras con un alto contenido de sentido del humor. En el caso de “Pequeña en la jungla” como ya ocurría en “Soy un artista”, por ejemplo, es la mezcla de lo que dice el texto con lo que vemos en la imagen lo que nos choca y nos resulta tan divertido.

En “Pequeña en la jungla” la autora nos va contando todo este proceso de superación por el que atraviesa Pequeña a través del texto. Mientras,  en la ilustración nosotros vemos ese proceso y mucho más. Y ahí, en la conjunción, sale la sonrisa y la sorpresa, ahí está la tensión en algunos momentos y la satisfacción en otros. Ese juego entre ilustración y texto, ya un clásico en la manera de crear de Marta Altés, es lo que me engancha con la historia y lo que me hace pasármelo tan rematadamente bien cada  vez que lo leo.

Una ilustración colorida y en la línea de la autora, combinando páginas en las que encontramos la ilustración a página completa con otras con ilustraciones en secuencia, dándole agilidad a la narración. Personajes muy expresivos que nos van contando cosas a la vez que el texto. Y, por supuesto, la espesura de la selva por todos lados.

Esta monita tan decidida cautiva. Leyendo “Pequeña en la jungla” te dan ganas de comerte el mundo. Porque la selva no es lo suficientemente grande para nadie y porque todos somos capaces de conseguir lo que nos propongamos. Solo tenemos que observar, aprender y decidirnos. Yo ya estoy en ello ¿y vosotros?

Datos Bibliográficos

Título: Pequeña en la jungla

Autor e ilustrador: Marta Altés

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2017. 32 pags.

Edad: + 4 años

 

Anuncios

Camuñas

CAMUNIASespportada

Portada de “Camuñas” de Margarita del Mazo con ilustraciones de Charlotte Pardi, OQO Editores

En una casucha vieja, al otro lado del bosque vivía un brujo llamado Camuñas que nunca se cortaba las uñas. Era un brujo normal que hacía brujerías normales y que en las noches de luna llena se dedicaba a lo que suelen hacer los brujos: comerse a los niños. Pero una noche entró en la casa de una astuta niña llamada Blanca. Blanca conseguirá, con grandes dosis de inteligencia, que Camuñas no se la lleve  y le hará dudar hasta de si mismo.

Mi opinión

Este año la Feria del Libro de Madrid me ha dado para mucho. Entre los tesoros incautados está “Camuñas” de Margarita del Mazo, firmado y dedicado por ella misma. ¿Qué queréis que os diga?: un lujazo.

Margarita del Mazo, cuentacuentos y escritora, escribió “Camuñas” en 2012 y sigue cosechando éxitos. Margarita cuenta que la inspiración le vino de las historias de “El Tío Camuñas” que se cuentan por tierras de Toledo. Una especie de “Hombre del Saco” que se llevaba a los niños que no hacían caso a sus padres. El personaje en realidad era Francisco Sánchez Fernandez, un famoso guerrillero en la Guerra de la Independencia Española y sus acciones eran en contra del ejercito francés y no contra los niños. Pero las leyendas se transforman con el tiempo y de aquel héroe terminó surgiendo el Tío Camuñas.

En el libro de Margarita nos vamos a encontrar con un brujo que en realidad no da nada decamunias miedo. Desaliñado, feo pero que inspira una cierta ternura, este Camuñas asusta poco pero hace que lo pasemos muy bien mientras leemos su historia con la niña Blanca.

El texto tiene un regusto a tradición oral, con algunas rimas, frases enlazadas que parece que no tienen fin (“Había una vez un brujo que vivía en una casucha vieja que estaba al otro lado del bosque que había al otro lado de la montaña que se alzaba al otro lado del río…”) y la repetición de cierto esquema hasta llegar a la resolución final.

La historia comienza como si fuera a ser una historia de miedo, con Camuñas subiendo y bajando la montaña en una noche de luna llena en busca de niños que llenen su despensa. Pero la tensión se rompe con un toque escatológico que a los niños les hace partirse de risa y la historia se convierte en desternillante.

camunias2Aparece aquí el otro protagonista de la historia: Blanca. Una niña muy despierta y lista, con cierto aire de “marisabidillas”, que gracias a su ingenio conseguirá no sólo que Camuñas no la coma sino que le hará dudar hasta de sí mismo.

Historias así son las que perduran y las que los niños piden que cuentes una y otra vez. Son esas historias sencillas, tremendamente divertidas, sin moralinas ni aleccionamientos, con personajes muy bien definidos que hacen que contar sea fácil y que los niños no paren de reír mientras escuchan. Las historias de Margarita son para ser contadas en voz alta, como no, pero en Camuñas también tenemos una ilustración cargada de detalles con la que poder disfrutar de lo lindo. Camuñas ya será para siempre este brujo verde y peludo, desarrapado y con moscas revoloteando por su cabeza. Casi se podría decir que no podía ser de otra manera.

Me encanta la habitación de Blanca, con sus peluches desperdigados por todas partes, con esos grandes ojos inertes mirando al infinito. Parecen espectadores silenciosos asustados ante la presencia de Camuñas, esperando a ver por dónde sale la niña para sacarles de aquel embrollo.

Un libro redondo de los que tener siempre cerca para contarlo en cuanto se te junten un poco los niños o se pongan en semicírculo y digan aquello de “¡queremos un cuento!”. Gracias Margarita por hacer cosas tan mágicas.

Datos bibliográficos

Título: Camuñas

Autor: Margarita del Mazo

Ilustrador: Charlotte Pardi

Edición: OQO Ediciones, Pontevedra, 2012

Edad: +3 años