El secreto del oso hormiguero

Sin t’tulo-2

Portada de “El secreto del oso hormiguero” de Beatriz Osés e ilustrado por Miguel Ángel Díez, editado por Faktoría K de Libros

En voz baja

El viejo tigre

guarda sus colmillos

en un vaso de agua.

La niña le mira,

sonríe,

se acerca a su cama.

Le tiende unas gafas,

le pide que lea…

que cuente en voz baja.

El pasado día 16 de Febrero se celebró el Día Mundial de la Lectura en Voz Alta, promovido por la organización Litworld, con el objetivo de recordar e insistir en los beneficios de la lectura en voz alta tanto para niños como para adultos.

Casualidad o no, ese mismo día cayó en mis manos “El secreto del oso hormiguero” de Beatriz Osés.  Con él me dirigí, como cada noche, a dedicar los últimos momentos del día con mis hijos, leyéndoles, en principio, un par de poemas. Pero una vez que comencé no fue posible parar hasta terminar leyendo todos y cada uno de estos momentos deliciosos y nocturnos que nos propone la autora. Y lo mejor es que los que me escuchaban tampoco querían que dejara de leer.

Para mi este primer poema fue suficiente para engancharme en la lectura, para dejarme llevar por eso que el viejo tigre iba a contarle bajito a la niña.

Y todos juntos, el tigre, la niña, mis hijos y yo nos adentramos en la noche para descubrir cuales son los secretos, no sólo del Oso Hormiguero, sino también del bicho bola, de los elefantes, de los problemas de los caracoles o de la terrible pesadilla del gamusino.

Hay veces que la poesía nos hace pasar momentos muy divertidos, con sus juegos del lenguaje, con sus imágenes un poco locas a veces. Pero hay otras en las que se crea una atmósfera especial, un silencio agradable en el que el sonido de la voz que lee en voz alta es lo único que se escucha, lo único que se mueve.

Son esos momentos en los que parece que las palabras te tocaran, te acariciaran por aquí y por allá. Te hicieran ligeras cosquillas, como esas que la niña siente a veces en manos y pies. Así nos sentimos los tres aquella noche.

Este libro en realidad es un diálogo entre la niña y el tigre. En esa conversación la niña primero pide que le cuenten en voz baja y según le va contando el tigre ella va preguntando cosas. El tigre esta cansado, tiene sueño, se le cierran los ojos pero la niña insiste: aun no tiene sueño.

Continua pues con los secretos, con las historias que pueblan la noche. Historias sobre animales, verdaderos o no, que guardan secretos curiosos, como el de las ovejas, que para dormir cuentan lobos, o el de las mariposas que :

osohormigueroDebajo de tu cama. 

Allí sueñan. 

Allí baten sus alas. 

Verdes, azules

rosas y blancas. 

Debajo de tu cama. 

Allí duermen. 

Allí sueñan las hadas.

Son todos pequeñas delicias, momentos que recuerdan a aquello que se espera que guarden en su interior los haikus: un instante.

Disfruto leyendo en voz alta. No se si sería capaz de deciros ahora mismo cuales son todos los beneficios probados que tienen. Sólo se que para mi es un lujo, una experiencia, una maravilla.

Se que leer en voz alta es un regalo para el que escucha y para el que lee. Para el que escucha el regalo es tu tiempo, tu voz, tu emoción al leer, tu esfuerzo por hacerte llegar la historia. Para el que lee el regalo es la escucha, la mirada atenta, la conciencia de que no quieren que pares de leer aún, que debe seguir un poco más.

En estos 31 poemas vamos a encontrar lugares oníricos, imágenes evocadoras que nos transportan a un mundo distinto al nuestro. Un mundo a mitad de camino entre la vigilia y el sueño.

Pero además este libro me habla de la necesidad de todos de que nos cuenten en voz baja. Los adultos nos conformamos con el paso de los años con esa ausencia, pero cuando por casualidad nos cuentan cuentos, descubrimos que en el fondo lo seguimos necesitando tanto, o más, que en nuestra infancia.

Yo quiero ser tigre, yo quiero ser niña.

Yo quiero que me canten esa hermosa nana (nana, niña, nana) con la que el viejo tigre consigue al fin dormir a la niña. Yo quiero cantarla.

Yo quiero descubrir elefantes rosas sobre mi cabeza que vuelan y ríen y escriben poemas. Y quiero ser yo quien te cuente que “Bastaría el abrazo del oso panda para que durmieras tranquila…”.

Con este poemario Beatriz Osés ganó el Primer Premio de Poesía para niños “Ciudad de Orihuela” en 2008, organizado por el Ayuntamiento de Orihuela y el sello editorial Faktoría K de Libros perteneciente a la Editorial Kalandraka. Un Premio este que ya va por su novena edición y que se ha convertido ya en referente internacional en cuanto a poesía infantil.

Con este poemario nosotros nos adentramos otro paso más en la poesía y en el gusto por las cosas bellas, el gusto por leer y porque nos lean.

Para terminar os dejo un vídeo de las II  Jornadas de Bibliotecas de Extremadura celebradas en el 2013 en el que se puede disfrutar de uno de los poemas del libro cantado por Ana Jiménez (voz y guitarra). Que lo disfrutéis.

Datos bibliográficos

Título: El secreto del oso hormiguero

Autor: Beatriz Osés

Illustrador: Miguel Ángel Díez

Edición: Faktoría K de libros, Vigo, 2009. 60 págs.

Edad: +4 años

El Gran Gigante Bonachón

GGB.jpg

Portada de “El Gran gigante bonachón” de Roald Dahl

Sofía es una niña huérfana que vive en un orfanato de Londres. Una noche ve a través de su ventana una extraña y enorme figura en la calle. Es un gigante con una maleta y una extraña trompeta que se está asomando a las casas de la vecindad. El gigante se da cuenta de que Sofía lo ha descubierto y la rapta para llevársela a su lejano país. Sofía cree que aquel gigante la va a devorar pero comienza a hablar con el y pronto descrubre que se trata de el Gran Giganta Bonachón, que a diferencia de los otros 9 gigantes que habitan en el país de los gigantes, no come a “guisantes humanos”, como ellos los llaman. Comienza así una tierna relación entre la niña y el GGB.

Mi opinión

Hemos llegado al final del año y a nuestra última reseña de este 2016 que termina. Pero no podía terminar este año sin hablar del autor que inspira este blog ya que este 2016 hemos celebrado el centenario de su nacimiento.

Pero aunque su año termine sus obras perdurarán y seguirán entusiasmando a generaciones de niños porque Roald Dahl supo hablar como nadie el idioma de los niños.

He leído mucho sobre Roald Dahl y he leído muchas de sus obras. “Matilda” sin duda es una de mis novelas favoritas y su personaje principal una de mis “niñas de cuento” preferidas, de esas que te tocan la fibra para siempre. No por casualidad este blog se llama así.

Pero me queda mucho aún por leer de Dahl y he querido terminar este 2016, su año, leyendo uno de sus libro “El Gran Gigante Bonachón”. Como no podía ser de otra manera he disfrutado desde la primera palabra del libro hasta su fin. Y de nuevo he descubierto unos personajes inolvidables: Sofía, una niña encantadora, lista, valiente y decidida y al GGB, que con su extraña y divertida manera de hablar, con sus tremendas orejas, posee y transmite una ternura tan grande comos sus ocho metros de altura.

Este personaje, el GGB, ya aparecía en “Danny campeón del mundo” (1975) donde el padre le cuenta a Danny la historia de un Gigante que regalaba sueños felices a los niños buenos.

15442337_1217909921624492_5291270502702156862_nRoal Dahl fue un genio creando personajes, tanto los héroes como los villanos. Todos están representados con nitidez, algo que es esencial en la literatura infantil. Los niños necesitan tener claro cómo son cada uno de los personajes que van apareciendo en la historia. Dahl escribe con sencillez, sin demasiadas descripciones, sólo las justas para ambientar la escena. Se centra en el personaje, en sus diálogos y en la historia en si.

Son siempre historias dinámicas en las que, una vez que te has metido, es imposible salir. Necesitas seguir, necesitas saber qué va a ocurrirle a Sofía, si será posible que se la coman aquellos 9 gigantes horribles. ¿Pero cómo se va a poder salvar?.

Con gran maestría Dahl, de nuevo, supo mezclar, como si fuera el propio GGB mezclando sueños, las dosis justas de humor, aventura y ternura.

Otro de los puntos fuertes de “El Gran Gigante Bonachón” son los diálogos entre Sofía y el GGB. Una vez que Sofía ya está en la cueva del GGB empieza entre ellos una larga conversación en la que vamos a descubrir quién es el GGB, a dónde ha llevado a la niña y por qué la ha raptado de aquella manera. Toda esa conversación que se alarga durante cuatro capítulos, tiene momentos tremendamente divertidos junto con otros en los que Dahl deja ver parte de esa crítica social que siempre aparece en sus obras.

Otro ingrediente que no podía faltar en una obra de Dahl es la magia. En este caso la magia aparece en forma de sueños. Esos sueños maravillosos que el GGB va a capturar con su red al país de los sueños. Aquí Dahl nos describe este extraño país de la siguiente manera:

Se dio cuenta, ahora, de que se hallaban en un país muy, pero muy pálido. El sol había desaparecido encima de una capa de vapor. A cada minuto, el aire se hacía más frío. El suelo era plano y estaba desnudo, sin color de ninguna clase. La niebla aumentaba de continuo. El frío fue más intenso todavía, y todo palideció y palideció aún más, hasta que Bonachón y la niña se vieron rodeados de una espesa capa gris y blanca. Estaba en un mundo de revueltas brumas y fantasmagóricos vapores. En el suelo crecía algo de hierba, pero no verde, sino de un gis ceniciento. No había señal de vida en tan extraño lugar ni sonido alguno, sólo las pisadas del GGB blandían cortando la niebla. “

Dahl describe poco, pero cuando lo hace a mi me maravilla. Poco más dice de ese extraño país pero tampoco es suficiente añadir mucho más. Nos queda claro como se sentía Sofía entre aquella espesa niebla, entre esas “revueltas brumas”. Escribe bajo la convicción de la inteligencia de los niños y su capacidad para la fantasía. Unas pinceladas para que cada uno nos inventemos nuestro propio país de los sueños.

Otra de las constantes en los libros de Dahl son las referencias a la cultura inglesa. En este caso representada por su más alta institución: nada menos que la Reina de Inglaterra. Toda la escena en la que recrea el encuentro con la Reina está repleto de situaciones absurdas e hilarantes donde yo, personalmente, me quedo con la aparición del mayordomo, mister Tibbs, y de qué manera organiza todo para el desayuno del GGB, Sofía y la Reina.

“Mistes Tibbs se deslizó hasta el salón de baile (porque los mayordomos no caminan, sino que se deslizan por el suelo), seguido de un pequeño ejército de lacayos. Todo éstos llevaban calzón corto, y no había ni uno solo que no luciese bien torneadas la pantorrillas y tobillos perfectos. No había posibilidad de llegar a lacayo real si uno no posee unas pantorrillas muy bien formadas. Es lo primero que miran cuando uno se presenta. 

[…] De pronto, Mister Tibbs pareció vacilar. Todos los lacayos le miraron desconcertados, porque los mayordomos nunca vacilan. Aunque se enfrenten a los problemas más imposibles de solucionar. Deben ser personas decididas en todo momento.”

ggb2Como toda su obra, las ilustraciones son de Quentin Blacke, por quien Dahl sentía una tremenda admiración, diciendo de él que era el mejor ilustrador de cuentos para niños que había.

No puedo hablaros de la última película de Steven Spilberg porque no la he podido ver aún. No se si está a la altura de Matilda o de la última versión de Charlie y la Fábrica de Chocolate que hizo Tim Burton. Sólo creo que hacer una versión cinematográfica de una de las obras de Roald Dahl es una tremenda responsabilidad. Un autor que también fue guionista de películas como los Sólo se vive dos veces o  Chiti Chiti Bang Bang, que ha creado personajes inolvidables como Matilda, Charlie, James, Sofía o  Danny entre otros muchos, no puede llevarse a la gran pantalla de cualquier manera.

Una obra divertida, tierna, con diálogos maravillosos y un argumento fantástico. Si aún estáis pensando qué pedir a los Reyes Magos yo os recomiendo incluir una o dos obras de Roald Dahl. Porque los niños se merecen historias así. Gracias Señor Dahl por habernos dejado este maravilloso legado.

Desde Cuentos para Matilda os deseamos un muy Feliz Año 2017: ¡¡Feliz año, felices lecturas!!!

Datos bibliográficos

Título: El Gran Gigante Bonachón

Autor: Roald Dahl

Ilustrador: Quentin Blake

Edición: Alfaguara, Madrid, 2011. 172 pags.

Edad: + 9 años

En mitad de la noche

Portada de "En mitad de la noche" de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

Portada de “En mitad de la noche” de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

¿Alguna vez os habéis despertado con un tigre siberiano en la cama, dormido a vuestro lado? ¿Y un cocodrilo del Nilo? Por si acaso no os ha pasado nunca en este cuento vamos a descubrir cómo deshacernos de cualquier animal que se nos presente en mitad de la noche.

El Autor

Guido Van Genechten nació en Mol, un pueblo de la provincia de Amberes en Bélgica, en 1957.  Estudió dibujo, pintura, diseño y fotografía en la Academia de Artes Gráficas de su ciudad y desde 1995 escribe e ilustra libros para niños.

Ha publicado cerca de 80 libros. Suele utilizar como personajes principales en sus cuentos animales humanizados como elefantes, cerditos, osos, perros o conejos. En España hay publicada gran parte de la bibliografía de Guido Van Genechten. Entre los más conocidos están las historias de Lolo (Rikki en el original). Lolo es un conejito diferente, tiene una oreja un poco caída y eso hace que el resto de los conejos se rían de él. Una preciosa historia sobre la autoestima para los más pequeños.

Son muy recomendables sus los libros troquelados como El cerdito va a la playa“. Este cuento fue una recomendación de los dueños de la librería el Dragón Lector hace cerca de 3 años y desde entonces ha hecho las delicias de mi hija mayor y ahora las sigue haciendo con el pequeño. Es fácil de manejar, una historia acumulativa y sencilla con personajes fácilmente reconocibles para los pequeños que están aprendiendo a hablar y les gusta poder decir “el perro”, “el gato” o “el tren”.

Otra delicia de este autor son los cuentos de la colecciónVeo veo“: “Veo veo ¿A quién ves?”, “¿Un caracol?”, “¿Un gato?”, “¿Un ratón” y “¿Una rana?”. Todos son libros para jugar a veo veo o a lo que se nos ocurra porque pueden dar mucho juego. Son libros desplegables donde los animales se van convirtiendo en otros, haciendo que lo que creemos ver en realidad es otra cosa.

Para niños a partir de 4 años podemos leer las historias del payaso Tito o las historias de Osito

Mi opinión

Cuando un autor tiene una bibliografía tan extensa y tan llena de grandes títulos es difícil empezar a hablar de él por un cuento en concreto. Me he decidido por “En mitad de la noche” por ser el más recientemente publicado (Marzo de 2014), por un lado, y por ser, para mi, un poco diferente a los demás. Es una historia pensada para un lector algo más avanzado, para niños entre 5 y 8 años.

Este libro nos cuenta la historia de un niño que se despierta en mitad de la noche porque un tigre siberiano se ha metido a dormir en su cama. El niño tendrá que recorrer la ciudad para devolverlo a su sitio, el zoo. Una lectura que nos lleva a los sueños, a las pesadillas que todos hemos sufrido de pequeños en las que animales y seres insólitos aparecían en nuestro cuarto alterando nuestro sueño. El autor juega con los trazos para ayudarnos a adentrarnos en la atmósfera de sueño en el que ocurre la historia.

Este niño, valiente desde la primera página, está decidido a que este tigre siberiano no le perturbe el sueño. No duda un momento en llevárselo lejos de su cama y de su casa. El sabe lo que hay que hacer porque ya le ha pasado antes con otros animales, como un cocodrilo del Nilo.

Nuestro amigo tiene que hacer grandes esfuerzos para sacar a este molesto acompañante de su plácido sueño y poder así volver a dormir. Recorrerá la ciudad a pie, con un enorme tigre echado al hombro, arrastrándolo con un carro de la compra o tirando de su cola, hasta llegar de nuevo al zoo de donde se escapó.

Pero es que enfrentarse a nuestros miedos y conseguir superarlos es muy difícil y supone un gran esfuerzo por nuestra parte. Lo bueno es que, una vez que sabemos como vencerlos, seremos capaces de hacerlo una y mil veces y así poder volver a nuestro plácido sueño cuanto antes.

"De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano" De Guido Van Genechten

“De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano” De Guido Van Genechten

Así, de una manera natural, Van Genechten nos da la solución para esas pesadillas que a veces no sabemos controlar. Por eso me gustan sus cuentos, por esa naturalidad, por la capacidad que tiene para contar las historias desde el punto de vista de los niños, consiguiendo así que se reconozcan en ellas, aunque el protagonista del cuento sea un oso o un conejo.

Con este cuento Guido Van Genechten ha dado un salto hacia adelante. Ha conseguido un equilibrio perfecto entre lo que dice el texto y lo que nos muestra la imagen, complementándose ambos a la perfección. Con esta historia el autor nos hace pensar un poco más, fijarnos en lo que no se dice para así poder completar la historia.

Las escenas están llenas de detalles, como en la primera página donde vemos al niño y al tigre dormidos y encima de la cama, ¡oh casualidad!, un cuento en el que en la portada hay un tigre siberiano. También aquí vemos como un conejo que el niño tiene para dormir, es el primero en despertar al escuchar al tigre, convirtiéndose así en compañero de sueño. Hay una luna brillante, una escalera en la ventana, una ciudad repleta de detalles.

Un gran libro para llevarse a la cama y leer antes de dormir…plácidamente.

Datos Bibliográficos

Título: En mitad de la noche

Autos: Guido Van Genechten

Edición: Edelvives, Zaragoza, 2014. 26 pags.

Edad: 5 a 8 años