El Gran Gigante Bonachón

GGB.jpg

Portada de “El Gran gigante bonachón” de Roald Dahl

Sofía es una niña huérfana que vive en un orfanato de Londres. Una noche ve a través de su ventana una extraña y enorme figura en la calle. Es un gigante con una maleta y una extraña trompeta que se está asomando a las casas de la vecindad. El gigante se da cuenta de que Sofía lo ha descubierto y la rapta para llevársela a su lejano país. Sofía cree que aquel gigante la va a devorar pero comienza a hablar con el y pronto descrubre que se trata de el Gran Giganta Bonachón, que a diferencia de los otros 9 gigantes que habitan en el país de los gigantes, no come a “guisantes humanos”, como ellos los llaman. Comienza así una tierna relación entre la niña y el GGB.

Mi opinión

Hemos llegado al final del año y a nuestra última reseña de este 2016 que termina. Pero no podía terminar este año sin hablar del autor que inspira este blog ya que este 2016 hemos celebrado el centenario de su nacimiento.

Pero aunque su año termine sus obras perdurarán y seguirán entusiasmando a generaciones de niños porque Roald Dahl supo hablar como nadie el idioma de los niños.

He leído mucho sobre Roald Dahl y he leído muchas de sus obras. “Matilda” sin duda es una de mis novelas favoritas y su personaje principal una de mis “niñas de cuento” preferidas, de esas que te tocan la fibra para siempre. No por casualidad este blog se llama así.

Pero me queda mucho aún por leer de Dahl y he querido terminar este 2016, su año, leyendo uno de sus libro “El Gran Gigante Bonachón”. Como no podía ser de otra manera he disfrutado desde la primera palabra del libro hasta su fin. Y de nuevo he descubierto unos personajes inolvidables: Sofía, una niña encantadora, lista, valiente y decidida y al GGB, que con su extraña y divertida manera de hablar, con sus tremendas orejas, posee y transmite una ternura tan grande comos sus ocho metros de altura.

Este personaje, el GGB, ya aparecía en “Danny campeón del mundo” (1975) donde el padre le cuenta a Danny la historia de un Gigante que regalaba sueños felices a los niños buenos.

15442337_1217909921624492_5291270502702156862_nRoal Dahl fue un genio creando personajes, tanto los héroes como los villanos. Todos están representados con nitidez, algo que es esencial en la literatura infantil. Los niños necesitan tener claro cómo son cada uno de los personajes que van apareciendo en la historia. Dahl escribe con sencillez, sin demasiadas descripciones, sólo las justas para ambientar la escena. Se centra en el personaje, en sus diálogos y en la historia en si.

Son siempre historias dinámicas en las que, una vez que te has metido, es imposible salir. Necesitas seguir, necesitas saber qué va a ocurrirle a Sofía, si será posible que se la coman aquellos 9 gigantes horribles. ¿Pero cómo se va a poder salvar?.

Con gran maestría Dahl, de nuevo, supo mezclar, como si fuera el propio GGB mezclando sueños, las dosis justas de humor, aventura y ternura.

Otro de los puntos fuertes de “El Gran Gigante Bonachón” son los diálogos entre Sofía y el GGB. Una vez que Sofía ya está en la cueva del GGB empieza entre ellos una larga conversación en la que vamos a descubrir quién es el GGB, a dónde ha llevado a la niña y por qué la ha raptado de aquella manera. Toda esa conversación que se alarga durante cuatro capítulos, tiene momentos tremendamente divertidos junto con otros en los que Dahl deja ver parte de esa crítica social que siempre aparece en sus obras.

Otro ingrediente que no podía faltar en una obra de Dahl es la magia. En este caso la magia aparece en forma de sueños. Esos sueños maravillosos que el GGB va a capturar con su red al país de los sueños. Aquí Dahl nos describe este extraño país de la siguiente manera:

Se dio cuenta, ahora, de que se hallaban en un país muy, pero muy pálido. El sol había desaparecido encima de una capa de vapor. A cada minuto, el aire se hacía más frío. El suelo era plano y estaba desnudo, sin color de ninguna clase. La niebla aumentaba de continuo. El frío fue más intenso todavía, y todo palideció y palideció aún más, hasta que Bonachón y la niña se vieron rodeados de una espesa capa gris y blanca. Estaba en un mundo de revueltas brumas y fantasmagóricos vapores. En el suelo crecía algo de hierba, pero no verde, sino de un gis ceniciento. No había señal de vida en tan extraño lugar ni sonido alguno, sólo las pisadas del GGB blandían cortando la niebla. “

Dahl describe poco, pero cuando lo hace a mi me maravilla. Poco más dice de ese extraño país pero tampoco es suficiente añadir mucho más. Nos queda claro como se sentía Sofía entre aquella espesa niebla, entre esas “revueltas brumas”. Escribe bajo la convicción de la inteligencia de los niños y su capacidad para la fantasía. Unas pinceladas para que cada uno nos inventemos nuestro propio país de los sueños.

Otra de las constantes en los libros de Dahl son las referencias a la cultura inglesa. En este caso representada por su más alta institución: nada menos que la Reina de Inglaterra. Toda la escena en la que recrea el encuentro con la Reina está repleto de situaciones absurdas e hilarantes donde yo, personalmente, me quedo con la aparición del mayordomo, mister Tibbs, y de qué manera organiza todo para el desayuno del GGB, Sofía y la Reina.

“Mistes Tibbs se deslizó hasta el salón de baile (porque los mayordomos no caminan, sino que se deslizan por el suelo), seguido de un pequeño ejército de lacayos. Todo éstos llevaban calzón corto, y no había ni uno solo que no luciese bien torneadas la pantorrillas y tobillos perfectos. No había posibilidad de llegar a lacayo real si uno no posee unas pantorrillas muy bien formadas. Es lo primero que miran cuando uno se presenta. 

[…] De pronto, Mister Tibbs pareció vacilar. Todos los lacayos le miraron desconcertados, porque los mayordomos nunca vacilan. Aunque se enfrenten a los problemas más imposibles de solucionar. Deben ser personas decididas en todo momento.”

ggb2Como toda su obra, las ilustraciones son de Quentin Blacke, por quien Dahl sentía una tremenda admiración, diciendo de él que era el mejor ilustrador de cuentos para niños que había.

No puedo hablaros de la última película de Steven Spilberg porque no la he podido ver aún. No se si está a la altura de Matilda o de la última versión de Charlie y la Fábrica de Chocolate que hizo Tim Burton. Sólo creo que hacer una versión cinematográfica de una de las obras de Roald Dahl es una tremenda responsabilidad. Un autor que también fue guionista de películas como los Sólo se vive dos veces o  Chiti Chiti Bang Bang, que ha creado personajes inolvidables como Matilda, Charlie, James, Sofía o  Danny entre otros muchos, no puede llevarse a la gran pantalla de cualquier manera.

Una obra divertida, tierna, con diálogos maravillosos y un argumento fantástico. Si aún estáis pensando qué pedir a los Reyes Magos yo os recomiendo incluir una o dos obras de Roald Dahl. Porque los niños se merecen historias así. Gracias Señor Dahl por habernos dejado este maravilloso legado.

Desde Cuentos para Matilda os deseamos un muy Feliz Año 2017: ¡¡Feliz año, felices lecturas!!!

Datos bibliográficos

Título: El Gran Gigante Bonachón

Autor: Roald Dahl

Ilustrador: Quentin Blake

Edición: Alfaguara, Madrid, 2011. 172 pags.

Edad: + 9 años

Matilda

Imagen

Matilda Wormwood es una niña extraordinaria. Aprendió a hablar  con año y medio y a leer con 3 años. Sus padres no saben apreciar su talento y su personalidad. Son egoístas, preocupados solo por atesorar dinero y cosas materiales.

Matilda necesitaba leer y descubrir el mundo. Quería ir al colegio pero sus padres no se preocupaban por matricularla. Un día ella sola se fue a la biblioteca. Leyó toda la sección infantil y siguió con las lecturas que la bibliotecaria le iba proponiendo.

Ilustración de Quentin Blake para el libro de Roal Dahl "Matilda"

Ilustración de Quentin Blake para el libro de Roal Dahl “Matilda”

Matilda quiere que sus padres la quieran, la comprendan y la escuchen pero ellos no hacen más que tratarla mal y despreciar su inteligencia. Por ello decide que cada vez que sus padres la desprecien o la traten mal ella se vengará de ellos. A partir de ahí se suceden una serie de divertidas bromas que Matilda idea para sus padres, a los que no les parecen ni mucho menos tan divertidas como a los que las leemos.

Un día sus padres por fin la llevan al colegio y es allí donde conoce a otros dos de los personajes importantes de esta historia: la horrible directora del colegio, la señorita Trunchbull y su profesora, la señorita Honey. 

Imagen de la Señorita Honey, de Quentin Blake para "Matilda"

Imagen de la Señorita Honey, de Quentin Blake para “Matilda”

La señorita Honey es cariñosa con los niños y todos la adoran. Es educada, discreta y cordial, todo lo contrario a  la directora del colegio, la señorita Trunchbull, a la que los niños temen por su mal carácter y su forma terrible de tratarlos.

Desde el principio surge una conexión muy especial entre la señorita Honey y Matilda. Cuando la señorita Honey se da cuenta de la extraordinaria capacidad de Matilda decide ayudarla.

A partir de aquí Matilda y sus compañeros de clase se ven envueltos en muchas situaciones divertidas. Matilda descubre en cierto momento que posee poderes extraordinarios y decide aprender a utilizarlos.

El autor:

Roal Dahl es un novelista británico, autor de cuentos tan famosos como Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, Las Brujas, El gran gigante bonachón o James y el melocotón gigante.

Su primera obra de literatura infantil fue un encargo de Walt Disney para una película, Los Gremlis. El libro trata sobre unas pequeñas criaturas malvadas que formaban parte del folclore de la RAF (Royal Air Forze, Fuerza Aérea Británica), a la que perteneció el escritor durante la II Guerra Mundial.

Considerado un clásico de la literatura infantil y juvenil, cuenta con una veintena de obras entre prosa y verso de literatura infantil. Escribió además novelas, guiones de cine (Chitty Chitty, Bang Bang, entre otros) y obras para televisión y teatro.

Muchos de sus libros fueron ilustrados por Quentin Blake, entre ellos Matilda. Los dibujos de Blake son el complemento perfecto de las historias de Dahl. Ya nadie que conozca a Matilda, o a Willy Wonka a través de los libros de Dahl puede imaginarlos de otra manera. Blake supo darle a Matilda la imagen de niña sencilla, educada, despierta…no es difícil encariñarse con esta niña de pelo liso y largo y de nariz puntiaguda. Quentin Blake es además de ilustrador, escritor y dibujante.

La película:

No siempre las películas hacen justicia a los libros pero en este caso, Matilda, película estadounidense dirigida por Danny DeVito en 1996, es maravillosa. Mara Wilson da vida a Matilda y, al igual que los dibujos de Quentin Blake, su imagen ya siempre se asociará con el personaje. Todos y cada uno de los personajes están interpretados a la perfección y saben transmitir el humor y la ironía del que está llena la obra de Dahl.

Señorita Trunchbull, de Quentin Blake

Señorita Trunchbull, de Quentin Blake

El padre de Matilda, interpretado por Danny DeVito, para mi es uno de los más logrados, junto con la directora del colegio, la señorita Trunchbull (interpretada por la actriz Pam Ferris), que incluso se parece físicamente al dibujo de Blake para el libro.

A pesar de lo genial que es la película, soy de la opinión de que el cine nunca puede superar el poder de nuestra imaginación.

Por ello creo que si no conoces ninguna de las dos cosas, ni el libro ni la película, es mejor que empieces por leer a Matilda. Haz tu propia imagen de esta niña, y deja que sea esa tu propia Matilda.

Mi opinión: 

Matilda es de esas historias que todos los niños deberían leer, y no solo a partir de los 12 años como pone en la contraportada de la edición que yo tengo. Estoy segura que niños de 9 o 10 años disfrutarán leyendo a esta encantadora niña y la sentirán más cercana de lo que los adultos la podríamos sentir. Yo diría que está indicado hasta los 100 años, porque es apta para disfrutarla en cualquier momento y por cualquiera.

Y no solo leerla sino releerla ya que, si su primera lectura es la mejor por todo lo que te sorprende y el descubrimiento de todos los personajes y las historias, las siguientes lecturas te permiten disfrutar más aún de su comicidad, de la ternura, de las ironías…

Los libros de Dahl, cualquiera de ellos, cuentan historias de una manera muy sencilla y cercana y consiguen que tu imaginación vuele desde la primera página. Cualquiera de sus personajes, en el momento en el que los conozcas, formarán parte de tu vida y de tu imaginación.

Sencillo, divertido, imaginativo, y sorprendente. Totalmente recomendable e imprescindible.

Datos bibliográficos:

Título: Matilda

Autor: Roal Dahl

Ilustrador: Quentin Blake

Editorial: Alfaguara Juvenil, Grupo Santillana de Ediciones, S.A, Madrid, 1993.