Norton y Alfa

norton-y-alfa_port.jpg

Portada de “Norton y Alfa” de Kristyna Litten, Editorial Blume

Norton se pasa la vida buscando cosas: tuercas, engranajes, muelles rotos…encuentra cosas aparentemente estropeadas y busca su utilidad. Las cosas siempre valen para algo. Pero un día poniendo una cosa de aquí y otra de allá Norton crea una cosa a la que va a llamar Alfa. Desde ese día Norton y Alfa son inseparables y salen a diario a buscar cosas por ahí. Pero un día encuentran algo que Norton nunca había visto. ¿Qué sería y para qué serviría AQUELLO?

Mi opinión

Estas dos últimas semanas se esta celebrando en el Parque del Retiro la Feria del Libro de Madrid. En sus 357 casetas aún hoy y hasta el domingo día 11, podemos disfrutar de la mejor selección de libros y, lo que para mi es lo más importante, la mejor selección de libreros y editores, conocedores del libro en general, que nos darán cumplida información de obras, autores, novedades y que nos harán recomendaciones con acertada ciencia cultivada con los años.

Nosotros nos dejamos aconsejar siempre, a pesar de nuestra lista de “deseos” que esperamos poder adquirir en sus puestos. Entre las recomendaciones de este año, una ha sido para literatura infantil y, como no podía ser de otra manera, ha sido un grandísimo acierto.

Norton y Alfa” ha sido una recomendación de librera, en caseta de librería especializada en literatura infantil. Una de esas casetas en las que preguntan directamente al interesado: el niño. Una de esas en las que hay banquetas o banco corrido para que ellos lleguen a ver la exposición de libros o, en su caso, al autor del que esperan les firme un ejemplar.

Con rapidez y arte de años de experiencia en esto, valora edad del niño y predisposición de los padres. Seguro que algún secreto guardan los libreros para atinar tan bien con sus recomendaciones porque de los cuatro álbumes que nos trajo para valorar, nos hubiéramos quedado con tres al instante y el cuarto posiblemente después de una lectura más calmada. El caso es que sólo nos daba para uno y mi hijo se decantó por “Norton y Alfa”.

Eligió el, al igual que su hermana eligió los “Futbolísimos”. Porque parte de la magia de la lectura está en que sean ellos los que tengan capacidad de elección en muchos momentos. Muchas veces la elección no será de nuestro agrado, pero ahí estaremos nosotros para equilibrar la balanza y ofrecerles otro tipo de lecturas con las que se enriquezcan aún más.

norton-y-alfa3

Pero retomo la recomendación de “Norton y Alfa“. Ha sido un acierto por muchas cosas. La principal es porque Norton es un robot y a mi hijo los “robossstss” le encantan. Difícil palabra para pronunciarla con cuatro años y medio e incluso con más de cuarenta, ojo!. Los robots, en general son un tema  de gran acogida entre los niños de esa edad e incluso mayores.

Los robots les dan la libertad de poder imaginarlos como ellos quieran, con las utilidades y capacidades que les parezca con la seguridad de que siempre serán geniales.

El otro acierto es su amigo: Alfa. Un pequeño perro-robot, un “proyecto” de Norton que resultó ser algo “PERFECTO”. Alfa sonríe, corre, juega y se convierte enseguida en el mejor amigo de Norton. Así la amistad florece en un mundo extraño, repleto de chatarra. Un mundo que vemos solo a lo lejos, en el horizonte, en el que solo se distingue la silueta de fábricas, tuberías, depósitos, nubes de humo, tierra gris y soledad.

norton-y-alfa2

En primer plano sólo vemos montones de chatarra: ruedas, engranajes, tuberías, muelles…

Norton es tierno a pesar de su cuerpo cilíndrico sin más adorno que un botón azul con dos flechas. Es expresivo a pesar de sus pequeños ojos negros y su larga y delgada nariz situada en el centro de una redonda cabeza.

Es precisamente su proyecto, Alfa, el que nos ayuda a ver esa faceta más tierna de Norton. Juegan juntos, salen al exterior en busca de cosas y cuando la lluvia o el calor les impide salir fuera de casa, se divierten y comparten el rato juntos.

Juntos han descubierto AQUELLO, una pequeña flor, algo que Norton nunca había visto antes. A pesar de todos sus esfuerzos por saber para qué servía AQUELLO, Norton llega a la conclusión de que no sirve para nada. Norton solo presta atención a cosas que sirven para algo, que tienen una utilidad.

Pero junto con Alfa descubrirán algo que, a pesar de ser inútil, les hace sentirse bien. Disfrutar de lo que es “inútil”, de lo que igual no sirve en principio para nada: contemplar una obra de arte, escuchar una pieza musical…Paul Auster, en su discurso cuando recibió el premio Príncipe de Asturias en 2006 hablaba de ello así y creo que sus palabras lo explican mejor que yo:

“En otras palabras, el arte es inútil, al menos comparado con, digamos, el trabajo de un fontanero, un médico o un maquinista. Pero ¿qué tiene de malo la inutilidad? ¿Acaso la falta de sentido práctico supone que los libros, los cuadros y los cuartetos de cuerda son una pura y simple pérdida de tiempo? Muchos lo creen. Pero yo sostengo que el valor del arte reside en su misma inutilidad; que la creación de una obra de arte es lo que nos distingue de las demás criaturas que pueblan este planeta, y lo que nos define, en lo esencial, como seres humanos. Hacer algo por puro placer, por la gracia de hacerlo. Piénsese en el esfuerzo que supone, en las largas horas de práctica y disciplina que se necesitan para ser un consumado pianista o bailarín. Todo ese trabajo y sufrimiento, los sacrificios realizados para lograr algo que es total y absolutamente inútil.”

No es arte lo que descubren Norton y Alfa pero creo que el sentido último que la autora busca con esta historia está en sintonía con esta idea de que lo que nos diferencia del resto de las criaturas es nuestra capacidad de disfrutar de cosas inútiles y nuestra capacidad para crearlas. Norton se vuelve un poco menos robot (en el sentido extenso de la palabra) con este descubrimiento y la historia deja un resquicio de esperanza para aquel mundo gris.

Una hermosa historia recomendada por gente que sabe mucho de esto de los libros. Gracias amigos de la Feria del Libro de Madrid!.

Datos bibliográficos

Título: Norton y Alfa

Autor: Kristyna Litten

Edición: Blume, Barcelona, 2017

Edad: + 4 años

 

Anuncios

Mi amigo Libro

mi-amigo-libro

Portada de “Mi amigo Libro” de Kristen Hall y Dasha Tolstikova, editado por Blackie Little Books

Libro era un libro. Era fuerte y resistente y su historia era divertida. El problema era que no se sentía tan especial como otros libros compañeros suyos en la librería. El no destacaba del resto como hacían los otros. Pero Libro no perdía la esperanza de que un día un niño llegara a la librería y quisiera ser su amigo. Un buen día una niña se fijó en el y allí comenzó una bella historia de amistad.

Mi opinión

¿Qué pasaría si la historia de un libro saliera de sus páginas y se convirtiera en realidad?. La literatura tiene mucho de magia y con “Mi amigo Libro” esa magia va a llegar a nuestras casas. Libro, nuestro protagonista de hoy, es el propio libro que tenemos en las manos, con sus ojos, su sonrisa y su camisa nueva.

Una preciosa metáfora sobre el amor a los libros, sobre esa frase tan familiar de que el mejor amigo del hombre es un buen libro. Son los libros nuestros amigos pacientes y silenciosos, esos que siempre nos esperan y que agradecen infinitamente que los cuidemos y mimemos. Les gusta sentirse especiales, igual que le ocurre a Libro. Pero Libro tiene que compartir la amista de la niña con Natillas, su perro. Y es que, no olvidemos que la misma frase de antes también se les aplica a los perros: son los mejores amigos del hombre.

mi-amigo-libro3.jpg

La niña disfruta de ambos a partes iguales, aunque Natillas es un problema engorroso para Libro.

La ilustración de Dasha Tolstikova nos mete de lleno en el mundo de Libro. A través de un dibujo desenfadado pero sin olvidar los detalles, muy colorido y sencillo, basado en parte en el garabato, llegamos a sentir como esta Libro en cada momento, nos divertimos con Natillas y nos dejamos llevar por esta maravillosa niña. Los tres personajes tienen una gran expresividad, se mueven por el libro y nosotros, de su mano, vamos con ellos a través de sus páginas.

mi-amigo-libro4.jpg

Hay una ilustración en especial que me parece que resume a la perfección toda la esencia de la historia. Es el clímax del cuento, cuando la niña despierta y sonríe porque ha descubierto como solucionar el problema que tiene Libro. A doble página vemos a los dos, a la niña y a libro, iguales, sonriendo, unidos. Ha surgido un vínculo entre ellos dos, niña y libro, que ya nada podrá romper.

La autora tuvo la idea de este libro a partir de que su hijo le preguntara por qué los libros llevaban “la camisa” (The jacket en inglés, título original del libro) o sobrecubierta. Además de crear una historia en torno a esta idea, las autoras nos proponen una manualidad al final del libro para poder hacer nuestra propia camisa para nuestro amigo libro. Metaliteratura para niños divertida y ocurrente.

Es muy hermoso como las autoras se han entendido y como han sabido contarnos esta preciosa historia. El niño que tenga a Libro entre las manos sentirá que allí está, que tiene vida y esta entre en sus manos y que a partir de ahí pueden seguir imaginando maneras de jugar con Libro.

 Una sencilla y romántica historia de amor y amistad entre una niña y un libro.

Gracias desde aquí a Boolino por darnos la oportunidad de conocer este precioso libro y a Blackie Books por editar historias tan bellas como esta.

Datos bibliográficos

Título: Mi amigo Libro

Autor: Kristen Hall

Ilustración: Dasha Tolstikova

Traducción: Victoria Simó

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2016. 48 págs.

Edad: + 3 años

El rey de la casa

Portada de “El rey de la casa” de Marta Altés, editado por Blackie Books

La vida de un gato se verá alterada con la llegada a su hogar, sin que nadie le consultara, de un nuevo compañero. Este gato, el rey de la casa, centro de toda la atención y de todos los mimos, tendrá que compartir hogar y cariño con un perro. Pero él, que es “TAN buen rey”, intentará explicar a su nuevo compañero sus reglas. ¿Conseguirá que el perro siga las reglas establecidas por el gato, el rey de la casa? ¿Como llevará nuestro amigo el tener que compartir el cariño?

La autora

Marta Altés ya ha pasado por nuestro blog cuando hablamos de su gran éxito “Soy un artista“. Esta barcelonesa afincada en Londres no para de publicar un éxito tras otro. Desde que comenzó en 2011 con su primer libro “¡No!” no ha dejado de publicar obras, algunas sólo como ilustradora y otras muchas como autora.

Sus historias, divertidas y con un enfoque muy atractivo para los niños, no dejan de sorprendernos. Además, cada vez son más los premios que lleva en su haber. En 2015 ha ganado el Premio Fundación Cuatrogatos y el Premio Dragón Ilustrado 2014 concedido por la prestigiosa librería madrileña El Dragón Lector.

Mi opinión

Si alguien pensó que, después de arrasar con “Soy un artista“, Marta Altés tendría dificultades para igualar el éxito que había conseguido, estaba muy equivocado. “Mi nueva casa” no se quedo atrás y, como no podía ser de otra manera, Marta nos vuelve a sorprender con este maravilloso “El rey de la casa“.

Esta historia atrapa desde que tienes el libro entre tus manos y es que, ya desde las guardas empieza a contarnos la historia del reinado de este gato.

Aquí me vais a permitir un pequeño inciso: estoy encantada con la creciente utilización por parte de los ilustradores de las guardas como parte de la historia. Un recurso que consigue que la “cosa libro”, el objeto en su conjunto, se convierta en algo aún más preciado y precioso, además de introducirte aún más en la historia que viene, desde antes incluso de que esa historia comience propiamente. Las hay de todo tipo: desde las que proponen juegos, las que empiezan a contarnos la historia o los que nos dan un segundo final de la historia, hasta los que muestran bocetos del autor previos al dibujo final. Pequeñas obras de arte dentro de otra obra de arte, dignas de prestarle atención y hasta de hacerles un estudio. Fin del inciso.

Captura-de-pantalla-2014-12-06-a-las-12.34.14_434Una de las cosas que más me gusta de esta autora es su capacidad de hacer las historias ágiles, alternando a la perfección texto e ilustración en una misma página. Páginas en las que no sobra ni falta nada, que tienen el ritmo adecuado para la historia. Sabe marcar los momentos de suspense, haciendo que el pasar a la siguiente página se convierta en una nueva sorpresa por descubrir.

Encontramos en el libro varias páginas en las que se mezclan texto e ilustración dándole un cierto aire de cómic, como cuando el gato nos cuenta qué cosas hace durante el día y la noche, o cuando nos dice, sin ningún tipo de pudor, entre poses zalameras y ojitos grandes y cariñosos, que ” encima, soy, ¡UNA MONADA!“.

Ilustración de Marta Altés  para

Ilustración de Marta Altés para “El rey de la casa”

Y en contraste con estas pequeñas ilustraciones que nos hacen avanzar en la historia, las grandes ilustraciones a página completa con escaso texto, apenas una o dos palabras, pero cargadas de significado, rotundidad y humor. Un magnifico trabajo de acompañamiento texto-imagen.

Son esos contrastes, esos gags cómicos, esos efectos lo que hacen que esta historia sea tan divertida y tan entrañable a la vez.

marta-altes-king-cat_417Todo cobra vida en este libro, tal es la agilidad que ha conseguido la autora. La mirada va de un sitio a otro, va recorriendo las ilustraciones, va viendo como la cola del perro se mueve, como los pelos del gato se erizan. Vemos los movimientos del gato a lo largo de ese salón, de la mesa del comedor, del sofá, el suelo. Todo es movimiento y vida dentro de las páginas de este cuento.

Y todo para contarnos una sencilla y divertida historia sobre príncipes (reyes en realidad) destronados que no saben cómo actuar ante el usurpador del trono.

Una historia que, al que más y al que menos, nos hará recordar momentos en los que nos hemos sentido un poco reyes de la casa, destronados por alguien que no tenía la menor intención de ofender, ni de romper reglas, pero que al final lo hizo. Lo importante es saber sobreponerse a los cambios de la mejor manera posible y saber aceptar que las cosas no siempre van a permanecer igual. En eso consiste, al fin y al cabo, crecer.

Datos bibliográficos

Título: El rey de la casa

Autor e ilustrador: Marta Altés

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2015. 32 pags.

Edad: 3 a 6 años