Llegó Navidad

christmas-1047647_640

Ya está aquí de nuevo la Navidad. Los niños ya han comenzado sus vacaciones y algunos adultos también tendrán la suerte de poder disfrutar de unos días de descanso en los que poder disfrutar de alguna actividad cultural en familia. Aunque a veces, entre compras y reuniones familiares o con amigos, nos queda poco tiempo para hacer nada más.

Tengo la suerte de vivir en una ciudad, Madrid, donde la oferta de actividades es enorme. Pero acercarse al centro es una tarea complicada y, en ocasiones, poco apetecible por la cantidad de gente que podemos encontrar. Y la verdad es que no tenemos que irnos muy lejos para poder disfrutar en familia de actividades culturales de ocio con las que pasar un rato agradable y disfrutar de cosas realmente hermosas.

Un ejemplo de ello lo pude disfrutar junto con mis hijos el pasado miércoles en la biblioteca de mi barrio, Carabanchel. La Biblioteca Pública Luis Rosales, de la que ya os he hablado en otra ocasión, organizó algo que yo, hasta la fecha, no había visto nunca en una biblioteca.

the-nutcracker-9781481458290_hr

Portada del cuento “The Nutcraker” (El Cascanueces) ilustrado por Valeria Docampo

Con motivo de las fiestas Navideñas la biblioteca organizó la narración-representación de “El Cascanueces”. Con la colaboración con la Escuela de Danza Duque de Madrid, los bibliotecarios prepararon una representación de la historia de “El Cascanueces” en la que mezclaron la lectura en directo por parte del subdirector de la biblioteca del famoso cuento de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, la música del ballet compuesta por Piotr Ilich Tchaikovsky, piezas de danza interpretadas por los alumnos de la escuela de danza y algunas grabaciones de las partes del ballet más representativas.

Un esfuerzo así merece que se hable de él y se valore como lo merece. Porque fue una representación maravillosa, preparada con todo lujo de detalle y con mucho gusto, que mantuvo al público de todas las edades atento durante la hora que duró la representación. Una apuesta valiente por parte del personal de la biblioteca sobre todo realizándolo en un miércoles, con los niños aún sin vacaciones, que hacía poner en riesgo la asistencia.

Pero allí estábamos. Con la misma afluencia que puede tener el cuentacuentos mensual de los sábados, un centenar de personas llenamos todas las butacas del salón de actos de la biblioteca. Y disfrutamos de un espectáculo estupendo realizado con escaso o nulo presupuesto, como nos dijo el subdirector, pero hecho con mucho cariño, profesionalidad y, a buen seguro, altas dosis de entusiasmo.

nutcrackersNiños de todas las edades pudieron disfrutar de la representación de un cuento que no se suele ver habitualmente entre el repertorio infantil en la actualidad.

Y allí estuvieron todos, atentos, inmersos en la historia. Una historia que cuenta que una noche de Nochebuena en casa de la familia Stahlbaum, los niños Clara y Fritz recibirán unos preciosos regalos de parte de su padrino Drosselmeyer. Este le hará un regalo muy especial a Clara: un precioso cascanueces con forma de soldado, una figura típica de la tradición alemana.

Aquella noche la niña, que se queda dormida en el sillón del salón, se despertará y verá como se hará muy pequeña, tan pequeña como su preciosa figura del Cascanueces. En el gran salón de la casa familiar Clara será partícipe de la gran batalla entre los soldaditos de plomo y el ejercito de ratones, capitaneado por el Rey de los Ratones. El Cascanueces dirige el ejercito de soldados de plomo y conseguirán acabar con los ratones. Una vez que los ratones huyen del salón, el Cascanueces se convierte en príncipe e invitará a los niños a visitar el Reino de los dulces. Allí disfrutarán de las preciosas danzas española, china, rusa, árabe o la danza del Polichinella, algunas de las partes más bellas del ballet de Tchaikovsky.

Un ballet que en realidad está basado en la adaptación que hizo del cuento de Hoffmann el escritor Alejandro Dumas (padre). La representación del ballet El Cascanueces se convirtió casi en una tradición por estas fechas en muchos países. Un cuento de hadas con todos los elementos que se espera encontrar ellos: magia, un héroe, un malvado, un mago (el padrino Drosselmeyer) y un país maravilloso, el Reino de los dulces, príncipes, princesas y dos niños, los hermanos Stahlbaum, que van a vivir una Nochebuena repleta de aventuras fantásticas.

Por si todo esto no fuera suficiente, al finalizar el espectáculo el personal de la biblioteca junto con los bailarines y bailarinas de la Escuela de Danza, repartieron entre todos los niños que habían asistido, un regalo: un libro, acorde a su edad, junto con un dulce navideño. Verdaderamente emociona ver el esfuerzo realizado y por eso hoy no podía dejar de hablar de ellos.

Como bien dijo el subdirector de la biblioteca cuando finalizó la representación, y como quedo demostrado con ella, la biblioteca no es sólo un sitio donde hay libros. Son centros de cultura, centros públicos donde la sociedad puede encontrar una gran cantidad de actividades de ocio, actividades formativas o de emprendimiento, información, un espacio al servicio de la sociedad donde poder dar a conocer proyectos… Un centro, en definitiva, de barrio para el barrio.

Mi más sincera enhorabuena a la Biblioteca y a su personal por haber acercado a los niños y los adultos un espectáculo tan hermoso.

Sólo me queda por decir que desde Cuentos para Matilda os deseamos una muy Feliz Navidad que esperamos paséis en compañía de vuestros seres queridos.

Mi felicitación navideña, como no podía ser de otra forma, va acompañada en esta ocasión por un fragmento del magnífico ballet “El Cascanueces”. En concreto de la Danza del Hada de Azucar, interpretada por la bailarina Nina Kaptsova en el Teatro Bolshoi de Moscú. Espero que lo disfrutéis y si podéis, veáis con vuestros hijos este ballet tan hermoso ambientado en la noche de Nochebuena.

 
Si queréis disfrutar de toda la obra os recomiendo esta versión completa que creo que a los niños les puede gustar.

¡Feliz Navidad!

Anuncios

Herman y Rosie

hermanyrosie.jpg

Portada de “Herman y Rosie” de Gus Gordon, Editado por Corimbo

Verano en Nueva York. Herman vive en un pequeño apartamento en una calle llena de gente de una ciudad llena de gente. Muy cerca, en otro pequeño apartamento vive Rosie. A ambos les gusta vivir en la ciudad, con sus ruidos, las bocinas de los coches y las calles repletas de gente que viene y va. Aunque a veces esa misma ciudad puede resultar muy solitaria. Herman y Rosie no se conocen. Tienen trabajos distintos y vidas distintas pero comparten más de lo que creen: a ambos les gusta la música, los tejados de la ciudad, pasear y las películas sobre el mar. Sus vidas van, sin saberlo, entrecruzándose una y otra vez. Pero el amor, que nunca se sabe detrás de qué esquina o encima de qué tejado lo podrás encontrar, tiene reservado algo especial para ellos dos. Una historia que bien podría servir de guión cinematográfico para una hermosa película sobre Nueva York, el amor y la música de jazz.

Mi opinión

Un recuerdo de infancia me ha venido a la memoria al leer el cuento de hoy. Es domingo por la mañana. Mi padre se acerca al tocadiscos para poner algo de música. La aguja del tocadiscos baja lentamente y unos ligeros chasquidos salen de los altavoces. Entonces una trompeta empieza a sonar e inunda todos los rincones de nuestra pequeña casa. Suena “Summertime” de la opera de George Gershwin “Porgy and Bess”. Canta Ella Fiztgerald acompañada por Louis Amstrong:

Para poder hablar del libro de hoy he tenido que acompañar mi mañana con jazz. La música, el jazz y el amor son sus verdaderos protagonistas. Una combinación que hace que este álbum esté en un puesto destacado dentro de mis álbumes favoritos.

Algo especial sabes que va a pasar al tomar este álbum entre tus manos. La portada y contraportada del libro se nos presentan con la forma y el aspecto de un disco de vinilo guardado en su funda y cuya portada no es otra que la imagen de Herman y Rosie, el tocando el oboe y ella cantando. Estamos ante su propio disco en el que se guarda su canción.

Parece como si según fueras avanzando por las páginas estuviéramos escuchando distintas melodías. El disco, por tanto, comienza con una pequeña obertura en la que se nos presenta a la ciudad: Nueva York, repleta de gente pero donde puedes sentirte terriblemente solo.

herman-playing-oboe-on-rooftopA continuación dos melodías nos presentarán a nuestros protagonistas: una para Herman y otra para Rosie. Imagino para Herman una melodía rápida, llena de energía y fantasía, como es él, un comercial que debe vender cosas pero al que lo que más le gusta es tocar el oboe y hablar con la gente. Para Rosie creo que sería una pieza más romántica y pausada, pensada para una contante de jazz como ella.

Llega entonces el tema central del disco, esa melodía que los une y les ayuda a que sus caminos se vayan entrelazando hasta al final juntarse. Una melodía suave, pensada para ser escuchada en noches de luna llena encima de los tejados de la ciudad.

Las siguientes piezas componen un repertorio divertido en el que podemos conocer un poco más de la vida diaria de Herman y Rosie, de sus rutinas y sus gustos. Músicas desenfadadas de esas que te animan el espíritu y te sacan sonrisas y tarareos.

Pero como en todo buen repertorio tenemos que tener alguna pieza más triste. Como en toda buen historia de amor hay momentos trágicos que hacen que los personajes necesiten recogerse en sí mismos, metidos en casa comiendo tortitas y  galletas y viendo la colección completa de vídeos del mundo submarino de Jacques Cousteau.

Pero la tristeza no puede durar siempre y para todos en algún momento sale el sol. Herman y Rosie se recuperarán de su tristeza y decidirán salir a disfrutar de una preciosa mañana de verano en Nueva York. Como en toda buena banda sonora una versión del tema central nos  va dando pistas de que aquí la historia va a dar un giro y el amor por fin va a dar la cara.

Nuestros protagonistas se encontrarán por fin gracias a la música y con ella encontrarán sentido a sus vidas en aquella repleta y a la vez solitaria ciudad.

rosie-on-brooklyn-bridge-full+600

Como ya he dicho en el resumen la historia de Herman y Rosie podría ser el argumento para una película de romántica típica americana, de esas en las que chico conoce a chica y el final siempre es feliz.

the-mangy-hound“Herman y Rosie” es la única obra de Gus Gordon que ha llegado a España. Ilustrador de más de 70 obras, nacido en Australia, Gus Gordon ha creado una obra cargada de sensaciones. Mezclar sentimientos como la soledad, la búsqueda de tu lugar en el mundo y el amor y conseguir que la propia historia desprenda una propia banda sonora no es tarea fácil.

La ilustración es un claro protagonista y en ella el autor mezcla el collage con la acuarela y utiliza trazos rápidos simulando garabatos para crear sillas, balcones, escaleras de incendios y todo un mundo de detalles.

Crea amplios espacios cargados de detalles acompañados de otros pequeños momentos mostrados como si fueran postales o fotografías antiguas.

El álbum posee una estructura cinematográfica con planos generales alternados con primeros planos tanto de la ciudad como de los personajes de manera que su vida se convierte para nosotros en una verdadera película, con banda sonora incluida.

¿Es un álbum para niños? Os preguntaréis a estas alturas. Porque más parece una película de Meg Ryan que un cuento infantil. Claro que lo es, y además es maravilloso. Un libro con el que acercarnos todos a una ciudad, con la que percibir unos sentimientos como son el amor o la soledad y con el que poder descubrir la música de jazz u otra que nos sugieran estas páginas.

Una tarde de lluvia como la de hoy se puede convertir de repente en un momento perfecto para hacer unas galletas o unas tortitas, poner música de jazz bajito y sentarnos en el sofá muy juntitos para leer la historia de Herman y Rosie. A mi es lo que ahora más me apetece ¿y a ti?.

Datos bibliográficos

Título: Herman y Rosie

Autor: Gus Gordon

Edición: Barcelona: Corimbo, 2014. 32 págs.

Edad: + 5 años

¡Este niño está en la luna!

esteninoestaenlaluna0

Portada de “¡Este niño está en la Luna!” De Martina Escoda, Ilustraciones de Muntsa Vicente y música de Marta Canellas. Editorial Bellaterra Musica

Esta es la historia de Lucas, un niño como cualquier otro que tiene muchos juguetes y cosas con las que jugar pero a pesar de ello se aburre. Pero un buen día descubrirá cómo se pueden conocer mundos lejanos, planetas extraños y divertidos y llegar hasta la luna solo con nuestra imaginación. Un libro con CD en el que se junta la poesía, la música y la ilustración y todo en un pequeño libro de 17 cm. Una pequeña joya para estas Navidades.

Mi opinión

El protagonista del libro de hoy me recuerda poderosamente a otro que también quiso viajar y recorrer el mar hasta llegar a otro mundo, a otro lugar, al lugar donde viven los monstruos. Igual que Max, este niño pelirrojo, se disfraza de astronauta y decide ir a buscar planetas desconocidos. Y cae en el Planeta del Mar Charlatán, en el Planeta de las Nubes Risueñas o el de los Cuentos Dormilones.

Hace poco que he descubierto a esta editorial y su trabajo me parece fantástico. La Editorial Bellaterra surgió en el año 2002 y tiene como principal objetivo el de editar material de calidad relacionado con la música y la danza y destinado a la enseñanza.

Este pequeño libro-disco forma parte de la colección Música y Valores y recoge en su pequeño formato dos de las grandes cosas que a los niños les fascinan y que a los mayores nos cuesta tanto transmitir: la música y la poesía.

Los poemas de la autora catalana Martina Escola son divertidos y llenos de imaginación. Uno tras otro, unidos por el hilo conductor del viaje por los diferentes planetas, nos muestran mundos imposibles y divertidos mientras jugamos con las palabras. Todo esto, unido a la versión con música de cada uno de ellos que se incluye en el CD, hacen de este libro CD un hermoso regalo.

El CD incluye el cuento contado y 18 canciones sobre los Planetas, cada una con un estilo diferente, movidas unas, tranquilas otras, aunque una de mis preferidas es la del Planeta de las Nubes Risueñas, una delicia. ¿Lo escuchamos?.

El disco contiene, además  dos fragmentos del Arabesque nº  1 de Debussy. Algunos que, como yo, eran niños allá en la década de los 80, recordarán el programa de televisión infantil que emitía Televisión Española “Planeta Imaginario”. Pues bien, la cabecera de ese programa era una versión de este Arabesque de Debussy y esa música se ha quedado grabada en la memoria de todos los que pasamos nuestras tardes viendo aquel curioso e irrepetible programa.

Escuchar esta pieza es volver a aquel planeta en el que ocurrían cosas increíbles, en una época en la que todo era posible. Desconozco si la intención de Bellaterra era recordarnos a los adultos aquel momento de la infancia o simplemente es que esta pieza de Debussy evoca como ninguna otra esa sensación de volar, de viajar por el espacio y recorrer mundos extraños.

Sea como fuere incluir el Arabesque nº1  entre el repertorio del disco ha sido un gran acierto.

Todo el conjunto de la obra es realmente fantástico. Y todo en un pequeño libro de 17 centímetros de alto y ancho. Una cuidada edición con unas ilustraciones atractivas, llenas de colorido en el que el dibujo del niño tiene tanta personalidad, con ese gran flequillo pelirrojo, que se hace difícil borrarlo de la memoria.

esteninoestaenlaluna1

Por si todo esto fuera poco el libro incluye varios dibujos de los personajes para poderlos colorear.

Como he dicho antes el Planeta de las Nubes Risueñas es mi favorito, seguramente porque estar en las nubes es uno de mis pasatiempos favoritos y lo puedo practicar poco. Por eso os dejo el poema de este planeta, como ejemplo de lo hermoso que es todo este libro:

Ríe, ríe,
nubecita
en el cielo.
Diversión
de algodón,
vuela, vuela,
subida
a un avión.
Tus amigos
de allá arriba
que se ríen
sin parar.
Espejitos
en el mar,
nubecitas
de la juegar
sois un mundo
de sonrisas
de papel
para soñar
Datos Bibliográficos

Título: Este niño está en la luna

Autora de los poemas: Martina Escoda

Ilustraciones: Muntsa Vicente

Música: Marta Canellas

Edición: Bellaterra Música, Barcelona, 2015. 32 pags.

Edad: 2 a 5 años