Camuñas

CAMUNIASespportada

Portada de “Camuñas” de Margarita del Mazo con ilustraciones de Charlotte Pardi, OQO Editores

En una casucha vieja, al otro lado del bosque vivía un brujo llamado Camuñas que nunca se cortaba las uñas. Era un brujo normal que hacía brujerías normales y que en las noches de luna llena se dedicaba a lo que suelen hacer los brujos: comerse a los niños. Pero una noche entró en la casa de una astuta niña llamada Blanca. Blanca conseguirá, con grandes dosis de inteligencia, que Camuñas no se la lleve  y le hará dudar hasta de si mismo.

Mi opinión

Este año la Feria del Libro de Madrid me ha dado para mucho. Entre los tesoros incautados está “Camuñas” de Margarita del Mazo, firmado y dedicado por ella misma. ¿Qué queréis que os diga?: un lujazo.

Margarita del Mazo, cuentacuentos y escritora, escribió “Camuñas” en 2012 y sigue cosechando éxitos. Margarita cuenta que la inspiración le vino de las historias de “El Tío Camuñas” que se cuentan por tierras de Toledo. Una especie de “Hombre del Saco” que se llevaba a los niños que no hacían caso a sus padres. El personaje en realidad era Francisco Sánchez Fernandez, un famoso guerrillero en la Guerra de la Independencia Española y sus acciones eran en contra del ejercito francés y no contra los niños. Pero las leyendas se transforman con el tiempo y de aquel héroe terminó surgiendo el Tío Camuñas.

En el libro de Margarita nos vamos a encontrar con un brujo que en realidad no da nada decamunias miedo. Desaliñado, feo pero que inspira una cierta ternura, este Camuñas asusta poco pero hace que lo pasemos muy bien mientras leemos su historia con la niña Blanca.

El texto tiene un regusto a tradición oral, con algunas rimas, frases enlazadas que parece que no tienen fin (“Había una vez un brujo que vivía en una casucha vieja que estaba al otro lado del bosque que había al otro lado de la montaña que se alzaba al otro lado del río…”) y la repetición de cierto esquema hasta llegar a la resolución final.

La historia comienza como si fuera a ser una historia de miedo, con Camuñas subiendo y bajando la montaña en una noche de luna llena en busca de niños que llenen su despensa. Pero la tensión se rompe con un toque escatológico que a los niños les hace partirse de risa y la historia se convierte en desternillante.

camunias2Aparece aquí el otro protagonista de la historia: Blanca. Una niña muy despierta y lista, con cierto aire de “marisabidillas”, que gracias a su ingenio conseguirá no sólo que Camuñas no la coma sino que le hará dudar hasta de sí mismo.

Historias así son las que perduran y las que los niños piden que cuentes una y otra vez. Son esas historias sencillas, tremendamente divertidas, sin moralinas ni aleccionamientos, con personajes muy bien definidos que hacen que contar sea fácil y que los niños no paren de reír mientras escuchan. Las historias de Margarita son para ser contadas en voz alta, como no, pero en Camuñas también tenemos una ilustración cargada de detalles con la que poder disfrutar de lo lindo. Camuñas ya será para siempre este brujo verde y peludo, desarrapado y con moscas revoloteando por su cabeza. Casi se podría decir que no podía ser de otra manera.

Me encanta la habitación de Blanca, con sus peluches desperdigados por todas partes, con esos grandes ojos inertes mirando al infinito. Parecen espectadores silenciosos asustados ante la presencia de Camuñas, esperando a ver por dónde sale la niña para sacarles de aquel embrollo.

Un libro redondo de los que tener siempre cerca para contarlo en cuanto se te junten un poco los niños o se pongan en semicírculo y digan aquello de “¡queremos un cuento!”. Gracias Margarita por hacer cosas tan mágicas.

Datos bibliográficos

Título: Camuñas

Autor: Margarita del Mazo

Ilustrador: Charlotte Pardi

Edición: OQO Ediciones, Pontevedra, 2012

Edad: +3 años

Carlota no dice ni pío

Portada de "Carlota no dice ni pío" de José Carlos Andrés y Emilio Urberuaga, editorial NubeOcho

Portada de “Carlota no dice ni pío” de José Carlos Andrés y Emilio Urberuaga, editorial NubeOcho

Carlota tiene un extraño poder: no habla nunca. Vosotros diréis que cómo va a ser eso un poder, pero lo importante de Carlota es que ella no habla porque no lo necesita: ¡todo el mundo la entiende!. Carlota sólo necesita utilizar gestos y miradas y la gente ya sabe lo que quiere decir. Pero un día Carlota, mientras jugaba con su amigo Tom el ratón, se queda encerrada en la despensa….¡sola!. ¿Cómo se las apañará Carlota para salir de allí?.

Autor

José Carlos Andrés estudió magisterio pero no ha llegado a ejercer como profesor. El teatro se cruzó pronto en su camino y desde entonces vive allí subido. Escritor, cuentacuentos y clown, se formó en diversas materias relacionadas con la profesión y, como dice en su web “aprendió a reír”.

Ha trabajado como actor, cuentacuentos, dramaturgo y director en varias compañías. En 2007 montó su propia compañía llamada “El clan del clown“.

En 2006 publica su primer libro, “El último clown” al que le han seguido “Cuarto de juegos“, “Mi papá es un payaso” y probablemente el más conocido “El pirata pata de pata” en el que conocemos al pirata Desalmau, el pirata más malo de los mares del Norte, del Sur, del Este y del Oeste. “Daba tanto miedo que no se afeitaba para no tener que mirarse en el espejo”.

Ilustrador

De Emilio Urberuaga poco más puedo decir de lo ya dicho cuando hablamos de “Una cosa negra“. Uno de los mejores ilustradores que tenemos en este país, galardonado con el Premio Nacional de Ilustración, autor de “Una cosa negra“, “Coco y la luna” o “¿Qué hace un cocodrilo por la noche?” e ilustrador en tantas otras como “Un bicho raro” de Paz Rodero, la saga de Manolito Gafotas escrita por Elvira Lindo, “Este monstruo me suena” de Gabriela Keselman, o “Discurso del oso”, escrito por Julio Cortázar y publicado por Libros del Zorro Rojo.

Sus ilustraciones no pasan desapercibidas allá donde estén. Son personajes con gran personalidad y expresividad en la mirada. Ilustraciones en las que predomina el color, los rojos, los amarillos, los verdes. Colores planos y brillantes que se quedan grabados en nuestra memoria pasando a formar parte ya de nuestra memoria “ilustrada” para no borrarse más.

Mi opinión

A todos, grandes y pequeños, nos gusta que nos cuenten historias. Pero, cuando uno se hace “mayor” parece que se ve obligado a renunciar a ese placer de que le cuenten un cuento. Te olvidas de ello y parece que no pasa nada, que se puede seguir sin que te cuenten cuentos. Hasta que te encuentras con alguien que te cuenta una historia bien contada, como se deben contar las historias, como las cuenta gente como Jose Carlos Andrés, y entonces piensas que te gustaría seguir siendo niño para poder seguir escuchando a gente que te cuente historias.

Las pasadas Navidades he intentado, sin éxito y para mi pesar y el de mis niños, escuchar a Jose Carlos Andrés contar esta “Carlota no dice ni Pío” hasta en 3 ocasiones. Pero en Navidad hasta al más pintado le llenan la agenda de comidas, encuentros, quedadas con amigos, familia, y algún que otro día necesitas descansar, claro. El caso es que nos quedamos sin escuchar a Carlota, aunque no me resisto a perdérmelo y lo seguiré intentando.

Carlota es una niña muy inteligente, que es capaz de salir de cualquier situación sin tener que hablar. Ese es su superpoder y lo utiliza a las mil maravillas. Urberuaga ha creado a una Carlota encantadora, pequeña y despierta a la que tomas cariño enseguida. Con ella siempre, a su lado, está su amigo Tom el ratón, al que no debemos perder de vista en ninguna de las páginas de esta historia.

"...había una niña que tenía un extraño poder..."

“…había una niña que tenía un extraño poder…”

Hay autores que no pueden ni quieren remediar ser narradores y creo que Jose Carlos Andrés es uno de ellos. Creo además que hace muy bien en no renunciar a ello porque una de las cosas que hace especial esta historia es precisamente eso.

El resultado del esfuerzo y saber hacer del autor, el ilustrador y el editor es que podamos disfrutar de un álbum en el que podemos sentir lo que el autor nos quiere decir con cada frase, cada suspense, cada silencio incluso.

La magia de esta historia es cómo está contada y es que realmente esta muy bien contada. Casi sin conocer nada de ella he disfrutado muchísimo con su lectura y me ha enganchado desde la primera página.

carlota2El autor habla con nosotros directamente, nos hace preguntas, detiene la narración para avisarnos, para prepararnos porque va a pasar algo que da mucho pero que mucho miedo, consiguiendo así el efecto contrario, la risa, la diversión, que es en definitiva lo que busca con toda la obra.

Y allí tenemos a Carlota, encerrada en la despensa. Una situación que le daría miedo a cualquier niño. Aquí el cuento podría convertirse en una historia de miedo, pero claro, si Carlota utiliza su poder con un bote de tomate y le mira con cara de tengo miedo porque estoy encerrada en la despensa sola pero el bote de tomate no contesta, el miedo se rompe en mil pedazos dejando paso a la risa.

Carlota va a demostrarnos a todos que es aún más lista de lo que parecía, y además de eso es muy valiente. Porque no hay nadie más valiente que el que es capaz de superar solo sus propios miedos ni más inteligente que el que usa sus propios recursos para lograrlo.

No os voy a contar el final, claro, pero si os diré que es otra de las cosas que más me han gustado. Hace de toda la obra una delicia. Al igual que el resto de la obra, este final también gana gracias a la manera en la que se cuenta, al poder “escuchar” lo que el autor nos está contando. No es sólo el qué, es el cómo.

Es en definitiva un libro delicioso, para devorarlo y no dejar bocado. Y lo bueno que tienen los libros es que aunque los devores siempre te los puedes volver a poner en el menú el día que quieras.

Datos Bibliográficos

Título: Carlota no dice ni pío

Autor: José Carlos Andrés

Ilustrador: Emilio Urberuaga

Edición: NubeOcho Ediciones, Madrid, 2014. Colección “Somos 8”. 40 pags.

Edad: 5 a 8 años

En mitad de la noche

Portada de "En mitad de la noche" de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

Portada de “En mitad de la noche” de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

¿Alguna vez os habéis despertado con un tigre siberiano en la cama, dormido a vuestro lado? ¿Y un cocodrilo del Nilo? Por si acaso no os ha pasado nunca en este cuento vamos a descubrir cómo deshacernos de cualquier animal que se nos presente en mitad de la noche.

El Autor

Guido Van Genechten nació en Mol, un pueblo de la provincia de Amberes en Bélgica, en 1957.  Estudió dibujo, pintura, diseño y fotografía en la Academia de Artes Gráficas de su ciudad y desde 1995 escribe e ilustra libros para niños.

Ha publicado cerca de 80 libros. Suele utilizar como personajes principales en sus cuentos animales humanizados como elefantes, cerditos, osos, perros o conejos. En España hay publicada gran parte de la bibliografía de Guido Van Genechten. Entre los más conocidos están las historias de Lolo (Rikki en el original). Lolo es un conejito diferente, tiene una oreja un poco caída y eso hace que el resto de los conejos se rían de él. Una preciosa historia sobre la autoestima para los más pequeños.

Son muy recomendables sus los libros troquelados como El cerdito va a la playa“. Este cuento fue una recomendación de los dueños de la librería el Dragón Lector hace cerca de 3 años y desde entonces ha hecho las delicias de mi hija mayor y ahora las sigue haciendo con el pequeño. Es fácil de manejar, una historia acumulativa y sencilla con personajes fácilmente reconocibles para los pequeños que están aprendiendo a hablar y les gusta poder decir “el perro”, “el gato” o “el tren”.

Otra delicia de este autor son los cuentos de la colecciónVeo veo“: “Veo veo ¿A quién ves?”, “¿Un caracol?”, “¿Un gato?”, “¿Un ratón” y “¿Una rana?”. Todos son libros para jugar a veo veo o a lo que se nos ocurra porque pueden dar mucho juego. Son libros desplegables donde los animales se van convirtiendo en otros, haciendo que lo que creemos ver en realidad es otra cosa.

Para niños a partir de 4 años podemos leer las historias del payaso Tito o las historias de Osito

Mi opinión

Cuando un autor tiene una bibliografía tan extensa y tan llena de grandes títulos es difícil empezar a hablar de él por un cuento en concreto. Me he decidido por “En mitad de la noche” por ser el más recientemente publicado (Marzo de 2014), por un lado, y por ser, para mi, un poco diferente a los demás. Es una historia pensada para un lector algo más avanzado, para niños entre 5 y 8 años.

Este libro nos cuenta la historia de un niño que se despierta en mitad de la noche porque un tigre siberiano se ha metido a dormir en su cama. El niño tendrá que recorrer la ciudad para devolverlo a su sitio, el zoo. Una lectura que nos lleva a los sueños, a las pesadillas que todos hemos sufrido de pequeños en las que animales y seres insólitos aparecían en nuestro cuarto alterando nuestro sueño. El autor juega con los trazos para ayudarnos a adentrarnos en la atmósfera de sueño en el que ocurre la historia.

Este niño, valiente desde la primera página, está decidido a que este tigre siberiano no le perturbe el sueño. No duda un momento en llevárselo lejos de su cama y de su casa. El sabe lo que hay que hacer porque ya le ha pasado antes con otros animales, como un cocodrilo del Nilo.

Nuestro amigo tiene que hacer grandes esfuerzos para sacar a este molesto acompañante de su plácido sueño y poder así volver a dormir. Recorrerá la ciudad a pie, con un enorme tigre echado al hombro, arrastrándolo con un carro de la compra o tirando de su cola, hasta llegar de nuevo al zoo de donde se escapó.

Pero es que enfrentarse a nuestros miedos y conseguir superarlos es muy difícil y supone un gran esfuerzo por nuestra parte. Lo bueno es que, una vez que sabemos como vencerlos, seremos capaces de hacerlo una y mil veces y así poder volver a nuestro plácido sueño cuanto antes.

"De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano" De Guido Van Genechten

“De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano” De Guido Van Genechten

Así, de una manera natural, Van Genechten nos da la solución para esas pesadillas que a veces no sabemos controlar. Por eso me gustan sus cuentos, por esa naturalidad, por la capacidad que tiene para contar las historias desde el punto de vista de los niños, consiguiendo así que se reconozcan en ellas, aunque el protagonista del cuento sea un oso o un conejo.

Con este cuento Guido Van Genechten ha dado un salto hacia adelante. Ha conseguido un equilibrio perfecto entre lo que dice el texto y lo que nos muestra la imagen, complementándose ambos a la perfección. Con esta historia el autor nos hace pensar un poco más, fijarnos en lo que no se dice para así poder completar la historia.

Las escenas están llenas de detalles, como en la primera página donde vemos al niño y al tigre dormidos y encima de la cama, ¡oh casualidad!, un cuento en el que en la portada hay un tigre siberiano. También aquí vemos como un conejo que el niño tiene para dormir, es el primero en despertar al escuchar al tigre, convirtiéndose así en compañero de sueño. Hay una luna brillante, una escalera en la ventana, una ciudad repleta de detalles.

Un gran libro para llevarse a la cama y leer antes de dormir…plácidamente.

Datos Bibliográficos

Título: En mitad de la noche

Autos: Guido Van Genechten

Edición: Edelvives, Zaragoza, 2014. 26 pags.

Edad: 5 a 8 años