El niño que dibujaba sirenas

ulises

Portada de “El niño que dibujaba sirenas” de Javier Sobrino e ilustrado por Carole Hénaff, Ediciones  La Fragatina

En el puerto de Ítaca los barcos están amarrados por las tormentas. Los marineros aprovechan para hacer reparaciones en sus barcos y arreglar sus redes. Entre ellos está el padre de Ulises.

Ulises vive con su padre y sus abuelos en Ítaca, en una casa azul. A Ulises le encanta dibujar y siempre que puede dibuja, dibuja y dibuja.

Un día vuelve triste del colegio porque unos niños se han reído de él porque no tiene madre. “¿Dónde está mamá? ¿Por qué se fue?“, le pregunta Ulises a su padre. Pero este no sabe las razones de que se fuera, sólo sabe que cuando Ulises era un bebé su madre se marchó sin dejar rastro: como si se la hubiera tragado el mar.

Las tormentas cesan y los barcos salen de nuevo a faenar. Pero pasados unos días uno de los pesqueros naufraga: es el Odisea, el barco del padre de Ulises.

Mi opinión

Como en las relaciones personales, hay veces que cuando conoces un libro al principio no se produce un flechazo instantáneo. Eso es lo que me ha ocurrido con “El niño que dibujaba sirenas“. Hemos tenido que darnos tiempo para conocernos, para hacernos preguntas y para encontrar ese lugar común donde cimentar nuestra “amistad”.

Hay libros, historias, con las que merece la pena tener ese tiempo de reflexión y acercamiento lento, tranquilo y meditado.

En este libro la ilustración, lo reconozco, ha jugado una parte muy importante en la atracción inicial. Pero es que Carole Hénaff tiene una manera de transmitir muy especial, delicada y elegante. Ya en “Las tres princesas pálidas” me conquistó y reconozco que su trabajo me entusiasma.

Pero además de la ilustración había dos cosas que me atraían mucho de este libro: la referencia a Ulises y a Ítaca y las sirenas. Con ello ya teníamos varios argumentos sobre los que empezar a forjar una sólida amistad y ya sólo han hecho falta algunas lecturas en solitario más y compartir una lectura en voz alta, para terminar de darle forma.

ulises2.png

Y es que esta historia, que juega con los nombres y las referencias a la “Odisea” de Homero, es una bella mezcla entre fantasía, aventura y sentimientos que no puede dejarte indiferente.

Javier Sobrino nos cuenta, a través de un texto sencillo, claro y muy poético en varias ocasiones, la historia de Ulises: un niño que vive con sus abuelos y su padre marinero nada menos que en Ítaca. A Ulises le encanta dibujar; dibuja todo aquello que se le pasa por la mente pero, sobre todo, dibuja el mar y todos los seres que lo habitan.

Ulises empieza a notar con más fuerza la ausencia de su madre a la que no recuerda. Se hace preguntas y se las hace a su padre, pero nunca obtiene respuestas.

Carole Hénaff  es la encargada de hacer presente a otro personaje importante de esta historia: el mar. La ilustradora nos mete de lleno en ese mar desde las guardas del libro. Colores planos pero intensos: azul, verde agua, rosa, rojo…Ilustraciones a sangre que nos inundan la mirada en cada nueva página. Y así nos adentramos en Ítaca junto a Ulises y su familia, y nos perdemos, como el pesquero Odisea, en un mar tormentoso.

ulises3

La historia tiene la dosis justa de sentimiento, intensidad y fantasía. Una historia de regresos, como en la de “Odisea” de Homero, de reencuentros impulsados por el amor filial.

Un amor a la familia que está constantemente presente en la historia: amor a sus abuelos, a los que Ulises se abraza con desesperación cuando cree que su padre se ha ahogado en el mar, y amor a sus padres.

Los sueños se entremezclan en la historia y nos van ayudando a introducirnos en la fantasía y el asombro. Una mezcla, la de los hechos fantásticos con los reales, que recuerda al género épico del que procede la “Odisea”.

Esa parte fantástica es lo que hace que la historia sea redonda y pueda llegar a un final cerrado, feliz y sereno. Texto e ilustración la convierten en una historia inolvidable.

Datos bibliográficos

Título: El niño que dibujaba sirenas

Autor: Javier Sobrino

Ilustrador: Carole Hénaff

Edición: La Fragatina, Fraga (Huesca), 2015. 36 pags. Colección Lo Mullarero.

Edad: + 5 años

A mares

portada amares.fh11

Portada de “A mares” de María Jesús Jabato, ilustraciones de Rocío Martínez, Editorial Kalandraka

Tímidamente me adentro en el mundo de la poesía. Poco a poco y sin descanso voy conociendo autores y poemarios y los traigo a casa para uso y disfrute familiar. Y me sorprendo gratamente al ver lo bien acogidos que son todos ellos por los oidos despiertos de mis dos hijos.

Poco a poco por los rincones de mi casa van desfilando libros de Mar Benegas, de Raúl Vacas, de Carlos Reviejo, de Antonio Rubio, de Beatriz Giménez de Ory , recopilatorios como la colección de SM “Versos de…” que tanto nos gustan.

Pero hacía demasiado tiempo que no os hablaba de ninguno en concreto en el blog y por eso hoy os traigo “A mares”, de María Jesús Jabato.

Esta escritora burgalesa tiene el mérito de haber ganado 3 de los premios más importantes de poesía de nuestro país: el Premio Internacional de Poesía para niños Orihuela 2013, convocado por el ayuntamiento de Orihuela y la editorial Kalandraka, por su obra “Gorigori”el Premio Luna de Aire 2014 otorgado por CEPLI de la Universidad de Castilla-La Mancha, por “Campo de Lilaila”Premio Príncipe Preguntón 2008, convocado por la Diputación de Granada, por su poemario “Domingo de Pipiringo”.

En “A mares”, libro publicado por la Editorial Kalandraka en 2014 en la colección Orihuela, vamos a encontrar 30 poemas sobre el mar y todo lo que en él habita, real o imaginario, muy bien acompañado por las ilustraciones de Rocío Martínez, ilustradora, entre otros muchos, de “Escarabajo en compañía” de Pep Bruno o de la magnifica edición de “Del maravilloso libro de Calila y Dimna” publicada por la editorial Thule en 2015.

a-mares-12-13-red-22-ene14

“A mares” es una dulzura de principio a fin. Las acuarelas que ha creado Rocío Martínez nos ayudan a adentrarnos desde la portada en un mar en calma en el que encontraremos un sin fin de habitantes distintos. Poemas que nos hablan de las olas, unas con hache y otras sin ellas, de peces limón, de tiburones ligones y de sirenas, de naúfragos y pescadores y hasta de barquitos de papel.

Hay adivinanzas, pequeños cuentos y fábulas. Poemas para distintas ocasiones, para leerlos sin prisa, unas veces con hambre de versos y otras, a lo mejor, en pequeñas dosis, en días que simplemente queramos leer algo que nos recuerde ese mar que tanto nos gusta y al que tenemos ganas de volver.

Con poemas como los que encontramos en “A mares” se puede hacer de la poesía algo cotidiano. Son poemas asequibles a los que poder llegar en cualquier momento. Una conversación cualquiera nos puede llevar a la lectura de un poema. Si recordamos, por ejemplo, las mañanas de playa recogiendo conchas, podemos leer este poema que nos habla de La Caracola:

No dice la caracola,

no dice nada,

no suena a mares lejanos,

no huele a algas,

no canta la caracola

canciones de agua,

¿qué tienes, caracolita,

por qué te callas?

Si estamos jugando a contar podemos proponerles jugar al Cuentaolas:

Una y dos,

tres y cuatro,

olas blancas

van llegando,

cinco olas

y una, seis,

siete, ocho,

nueve, diez,

sigo contando las olas

que desmayan a mis pies,

ya van quince,

dieciséis,

si no para el oleaje,

¿cuántas olas contaré?,

diecisiete,

dieciocho,

diecinueve,

¡yo no sé!

Y así hasta 30 posibilidades. No será que no nos dan facilidades para acercarnos, para acercarles a la poesía. La hora del cuento de antes de dormir, antes de cenar, durante el baño, en lugar de una canción o a propósito de ella. La poesía cabe en cualquier sitio, a cualquier hora, en cualquier parte. Si la llevamos en el bolsillo y la tenemos a mano, con libros como “A mares”, como “A lo bestia”, como “Los versos del libro tonto”, como “Niños raros”, o como “Versonajes” o tantos otros, el verso hará su nido en el corazón de los niños y ya nunca querrá dejarlos. ¿Les vamos a privar de ese placer?.

Datos bibliográficos

Título: A mares

Autor: María Jesús Jabato

Ilustración: Rocío Martínez

Edición: Kalandraka Editora, Pontevedra, 2014. 48 págs.

Edad: + 5 años

Caracola

caracola

“Caracola” de Alex Nogués Otero e ilustrado por Silvia Cabestani, Editorial Tres Tigres Tristes

Yo, como muchos, cuando era pequeña escuché el mar en el interior de una caracola. En mi casa había varias porque mi padre adoraba el mar y necesitaba tener a su alrededor algo que se lo recordara durante los 11 meses del año que pasaba lejos de sus costas. Había, y hay, una enorme caracola en una estantería del pasillo en la que podíamos escuchar el mar, cerrar los ojos e imaginarnos sentados en la arena de la playa, sintiendo el sol y la brisa a nuestro alrededor. También teníamos varios nautilos, de los que ya sólo el nombre me parecía maravilloso. Había uno cerrado y otro abierto por la mitad para poder ver las cámaras interiores de su concha. Eran objetos delicados, bellos y misteriosos que atraían poderosamente mi atención sin saber muy bien por qué.

Al leer el libro de hoy, “Caracola”, he recordado, inevitablemente, esos días en los que con extremo cuidado cogía la caracola entre mis manos y la acercaba a la oreja. He podido escuchar, como entonces, ese sonido suave y continuo que escuchaba dentro de aquella caracola y que me hacía imaginar el mar.

“Caracola” es un hermoso libro acordeón sobre un viaje dentro de una de esas caracolas. Una niña, el mar y una caracola son los ingredientes para conseguir una historia de piratas con sirenas, pescadores y naúfragos, rodeados de sal, medusas y peces de todos los tamaños.

caracol2a

Ilustración de Silvia Cabestany para “Caracola”

El texto es breve pero muy descriptivo y nos permite ver y sentir lo que Pema, la niña de la playa, imagina y siente al escuchar dentro de la caracola.

El tandem con Silvia Cabestany, ilustradora con la que habitualmente trabaja Alex Nogués, es fantástico y el resultado es un libro hermoso del que no te casas de pasar las páginas para acá y para allá, de extenderlo y mirarlo, por un lado y por otro, de ir a la playa y volver a la pequeña oreja de Pema.

Libros con los que disfrutar del mar, ese que tanto echamos de menos, ese al que estamos deseando llegar. Historias que me recuerdan mi infancia y a aquel a quien tanto y tanto echo de menos y que me enseñó a escuchar el mar dentro de una caracola.

Datos bibliográficos

Título: Caracola

Autor: Alex Nogués

Edición: Tres Tristes Tigres, Sevilla, 2016

Edad: +3 años

Versos del mar

Portada de "Versos del mar" de Carlos Reviejo y Javier Ruiz Taboada, Ilustraciones de Paz Rodero

Portada de “Versos del mar” de Carlos Reviejo y Javier Ruiz Taboada, Ilustraciones de Paz Rodero

 

Dentro de la colección “Versos de…” de la Editorial SMS, “Versos del mar” es un poemario lleno de sirenas y piratas, de estrellas de mar y mares de estrellas, de lunas y soles, de ballenas, de peces de colores y cangrejos ermitaños. Un precioso libro con el que reír, soñar con mares y peces y disfrutar de unas maravillosas ilustraciones.

Los autores

Carlos Reviejo nació El Tiemblo (Ávila) en 1942. Estudió peritaje en Béjar pero desde muy joven su verdadera vocación era la de maestro. Se trasladó a Madrid, donde por fin consiguió hacerse maestro de enseñanza primaria. Trabajó en varias ciudades españolas y después de unos años volvió a Ávila, donde, además de maestro de primaria, colabora con escuelas, bibliotecas y escuelas de adultos con charlas y recitales.

Se le han otorgado varios premios y menciones, como el Premio White Raven de la Biblioteca de Munich por “Dragonalia” en 1990. Con “Canto y cuento” fue Premio Nacional al Libro Mejor Editado en 1997 en la categoría infantil y juvenil, y en el año 2000 logró la misma distinción con “Déjame que te cuente”. En 2005 consiguió una mención especial de la Feria del Libro Infantil de Bolonia por su libro “Pictogramas en la Historia de Don Quijote de la Mancha”.

Dentro de la colección “Versos de…” son suyos los libros Versos del Bosque”, “Versos de colores” y “Versos para contar”Tiene publicados más de 50 libros de poesía infantil, entre ellos algunos tan conocidos como Abezoo“. 

Javier Ruíz Taboada (Toledo, 1962), es periodista, locutor de radio, escritor, fotógrafo y pintor. Su primera obra fue para adultos “Ropa interior”, publicada en 2009. Tiene publicados, además de “Versos del mar”, “Versos del tiempo”, ilustrado por Emilio Urberuaga dentro de la colección “Versos de…”

 La ilustradora

Paz Rodero (Salamanca, 1957) es ilustradora, animadora y escritora. Licenciada en Derecho, ha recibido formación en ilustración, cuentacuentos y animación e imparte cursos de animación en centros culturales, bibliotecas, colegios y librerías.

Ha ilustrado más de cien libros para las principales editoriales españolas y algunas de Europa, Asia y América. Además ha escrito varios cuentos como “Dodó (Un bicho raro)”, editado por Bohem Press (Zurich). Como ilustradora quiero destacar  “Amigos de verdad“, de José Moran. Este cuento nos llegó a casa gracias a la biblioteca de aula del colegio. Cuenta la historia de la amistad entre un cangrejo ermitaño y una anémona. Es una tierna y divertida historia pensada para primeros lectores y los dibujos de Paz Rodero son el complemento perfecto. He reconocido a este cangrejo entre estas páginas de las que hoy hablo y me ha hecho ilusión el reencuentro.

Mi opinión

Son 30 los poemas que nos esperan en este álbum.  Quizá uno de los que más me gustan es “De mar y de cielo”, aunque entre tantos es dificil elegir sólo uno.

De mar y de cielo

Al mástil de un barco hundido

sobre un fondo de coral,

una estrella se ha subido,

para el cielo contemplar.

Le han contado que allá arriba

no son de mar las estrellas:

son de cielo, y en él brillan

cuando la luna les deja.

Estos 30 poemas dan para mucho. En ellos podemos encontrar historias de piratas, una adivinanza, la historia de una sirenita que no quería nadar o cómo una estrella de mar va a casarse con una estrella del cielo en la Vía Lactea.

"Esto es un atraque" poema de "Versos del Mar"

“Esto es un atraque” poema de “Versos del Mar”

Esta escrito en letra minúscula ligada, pensada para los primeros lectores que están empezando a leer solos. Son poemas llenos de sonoridad, de historias un poco locas, de esas que a veces aparecen en los poemas y que nos hacen reír por su locura. Como la historia del pulpo que les cuenta a sus hijos cómo de joven fue cocinero, pintor de brocha gorda y trabajó en una oficina.

Igual que nos pasa a los mayores, los poemas para niños tienen su momento y necesitan de una atención y de un ambiente un poco especial. Mi hija el otro día quería que le leyera un cuento y me pidió este, una de las novedades que había traído de la biblioteca. Ella quería una historia de piratas y aquí la hay, claro, pero no era el momento de “esta” historia de piratas y el resultado fue un sonoro “¿ya?”.

Los niños son todo lo naturales y espontáneos que nosotros no nos atrevemos a ser a diario. Ese “¿ya?” a mi me llegó al alma porque llegaba con ilusión de la biblioteca a enseñarle los nuevos descubrimientos, que además eran de poesía, sobre el mar y encima salía nuestro amigo el cangrejo ermitaño. Pero aunque fuera mi momento, no era el suyo. Ahora espero paciente a que siga ojeando el libro, a que lo vea por la mesa mientras yo trabajo en él, a que sienta curiosidad por sentarse a leerlo conmigo y por fin descubra a esos piratas.

Ya he dicho otras veces todo lo que estoy aprendiendo cada día gracias al blog y las reseñas y a todo lo que ellas me acercan. Pero donde más aprendo, sin lugar a dudas, es dejando que sean los niños los que me den su opinión, los que me digan el por qué éste no (a su manera de 5 años, claro), el por qué éste le hace tanta gracia, y por qué aquel hay que releerlo y releerlo.

Nosotros somos mediadores, claro está. Tenemos que intentar brindarles un abanico de posibilidades dignas de su talento como lectores, lecturas que les diviertan, que estimulen su imaginación y les ayuden a crear sus propias historias, que les despierten la curiosidad por leer más, por mirar más. Les debemos acercar esas lecturas que les toman en serio, que apelan a su inteligencia y a su sensibilidad. Pero dentro de ahí, los jueces finales son ellos. Y eso es lo grande de todo eso, que poco a poco van creando sus gustos y preferencias.

Se (juego con ventaja porque es de mi hija de quien hablo) que este libro le gustará. Mañana o dentro de 3 días nos sentaremos tranquilas en el sofá a leerlo, uno de esos días en los que tenemos ganas de mimos y de risas pequeñas. Y la magia aparecerá y los poemas se sucederán uno tras otro ante la mirada atenta y encantada de las dos.

Que no os asuste la poesía, dadle una oportunidad. Yo lo estoy intentando y cada día la encuentro más atractiva. Dedicadle un momento, su momento, y veréis como algo mágico sucede. Sólo es cuestión de tiempo y de ganas.

Datos Bibliográficos

Título: Versos del Mar

Autores: Carlos Reviejo y Javier Ruíz Taboada

Ilustradora: Paz Rodero

Edición: SM, Madrid, 2013. 72 pags.

Edad: de 0 a 5 años