Un avestruz con mucha luz

Cub_MariluzLATdef

Portada de “Un avestruz con mucha luz” de José Carlos Andrés con ilustraciones de Bea Enríquez, editorial Nubeocho.

La avestruz Mariluz esta paseando por la sabana cuando ve una flor: la mira, la huele y se la come “¡ÑAM!”. Otra avestruz pasea junto a Mariluz por la sabana cuando encuentran dos flores: las miran, las huelen y se las comen: “¡ÑAM! ¡ÑAM!”. Una avestruz más se une al paseo y ven tres flores: “¡ÑAM! ¡ÑAM! ¡ÑAM!”. Pero entonces lo que aparece es ¡un león!. Un león, avestruces y la sabana son señales de que algo gordo va a pasar pero ¿será lo que todos pensamos?.

Mi opinión

A estas alturas de curso los ánimos están para el arrastre. Lo único que queremos es jugar, ir al parque, jugar, ver dibujos, jugar, dormir hasta tarde, jugar….pues eso.

El estado de ánimo que provoca la astenia primaveral también influye en los libros que nos apetece leer. Queremos y necesitamos lecturas que nos animen, que nos hagan reír a carcajadas, lecturas juego, porque ya digo, lo único que nos cabe en el cuerpo ahora mismo son las ganas de jugar.

Por eso Un avestruz con mucha luz es una lectura ideal, porque nos vamos a reír y con ganas. Gracias a Boolino y su programa Boolino Friends para blogueros, hemos podido disfrutar de una de las últimas novedades de José Carlos Andrés, escritor, cuentacuentos, actor y clown del que ya os hablamos con Carlota no dice ni pío.

Este libro es una aventura muy loca de un avestruz, Mariluz, que se pone el mundo por montera con tal de que no toquen a su pequeño huevo. Bea Enríquez ha creado una sabana brillante, colorida, extensa, con una ilustración a sangre que cubre todo el libro y nos permite disfrutar a lo grande de sus locos personajes.  Unos personajes divertidísimos, con grandes y expresivos ojos, de trazo sencillo pero a los que nos les falta detalle.

José Carlos Andrés ha recurrido a la enumeración y la repetición como base para montar esta historia. Uno, dos, tres avestruces; uno, dos y tres leones. Una enumeración que supone la mera presentación de los personajes y el planteamiento inicial de la situación: tres leones, tres avestruces, y todos pensando: ¡ÑAM, ÑAM, ÑAM!.

AvestruzMariluz2

A partir de ahí empieza la locura, que es lo que suele pasar cuando un bebe, de la especie que sea, se cruza en nuestras vidas. Un juego de frases repetidas que, según quién y cómo las diga cambia totalmente el sentido, una carcajada maléfica la de Mariluz con su “ja, je, ji, jo, ju“, a lo malo de película de dibujos, pero que aquí sirve para crear la otra parte necesaria y traída de los cuentos de siempre: los pareados divertidos que poder recordar y repetir.

La locura continua con otra vuelta de tuerca aún más divertida que la anterior para pasar al, digamos, tercer acto de la obra. Y para terminar, un final redondo (y nunca mejor dicho), un final que hasta se nos escapa del libro intentando huir por la cubierta posterior. Un recurso de la ilustradora  este último, original y divertido a partes iguales.

La historia de Mariluz, sus amigas avestruces y los leones es, en definitiva, un gran libro para ser contando y leído en voz alta y reír a carcajadas con el. Gracias por imaginar historias con las que hacernos reír.

Por último recordaos que hoy por fin llega a Madrid la Feria del Libro de Madrid 2017 y puede que, contra pronóstico, hoy no comience con un chaparrón inicial como tiene por costumbre. Tenemos dos espléndidas semanas ante nosotros para disfrutar de charlas, presentaciones de libros, firmas de autores, cuentacuentos, actuaciones varias, y toda la oferta editorial que podáis imaginar. Un lujo y un disfrute en uno de los mejores lugares de Madrid, el Parque del Retiro. Con Portugal como país invitado, con actividades diarias para todos los gustos y edades, ¿a qué esperáis para daros un paseo por allí?.

Feliz Feria, felices lecturas y nos os olvidéis de sonreír.

Datos Bibliográficos

Título: Un avestruz con mucha luz

Autor: José Carlos Andrés

Ilustrador: Bea Enríquez

Edición: Nubeocho , Madrid, 2017. Colección Somos Ocho. 40 págs.

Edad: + 2 años

Contar leones

contar-leones-portada-es

Portada de “Contar leones” de Katie Cotton con ilustraciones de Stephen Walton, Editorial Flamboyant

“Un león se tumba y vigila el ir y venir de su manada. Mientras admira la sabana dorada, algo le llama la atención….la hierva se ha movido. ¿Se acercará un aspirante al trono?. Tensa los músculos, echa hacia atrás la enorme cabeza y se dispone a rugir…, pero no es más que una leona, que vuelve con una presa. 

Se tumba de nuevo a contemplar la inmensidad. ¿Quién sabe lo que ha visto?. Un rey. Un león.”

Con este sugerente y evocador relato comienza el álbum “Contar leones” en el que se nos muestran, en una cuenta del 1 al 10, animales que están en peligro de extinción o amenazados en el planeta. Así disfrutaremos de un instante en la vida de leones, gorilas, pingüinos emperador, cebras, jirafas o guacamayos. Son, como dice su subtítulo, “retratos de animales en libertad”.

Mi opinión

“Contar leones” es muchas cosas a la vez:  es un libro informativo, es un alegato en defensa del reino animal, es una sucesión de relatos sobre un instante de la vida de determinados animales, es una maravilla estética gracias a las ilustraciones de Stephen Walton…es, en definitiva, un regalo para los sentidos.

Si os estáis preguntando si ese león que veis en la foto de cabecera de verdad es un dibujo, una ilustración, os diré que si. ¿Impresionante, verdad?. Pues cuando tienes entre tus manos este álbum la impresión se multiplica por mil.

Pero no podemos dejar todo el mérito de “Contar leones” sólo a la ilustración. Los textos de Katie Cotton van más allá de una simple descripción de determinados animales en peligro de extinción.  La autora inglesa nos muestra un instante en la vida de estos animales. En el texto del león que os ponía al comienzo se puede apreciar a qué me refiero con eso del “instante”: nos describe la actitud del león, vemos su melena en movimiento cuando se dispone a rugir, sentimos su imponente presencia.

Como si de una fotografía se tratara, tanto en lo que se refiere al texto como a la ilustración, los autores han conseguido capturar un instante y lo ponen a nuestro alcance para que todos lo podamos disfrutar de alguna manera.

contar-leones2.jpgSegún avanza la cuenta (un león, dos gorilas, tres jirafas…), nos vamos adentrando en la vida animal, en sus sentimientos, en sus miedos, en sus costumbres. El momento de esos dos gorilas, madre e hijo, es enternecedor. La ilustración lo dice todo, pero el texto termina de ayudarnos a hacer nuestro propio dibujo imaginario de la situación.

Se trata de un álbum, si. Ya hemos dicho muchas veces en el blog a qué nos referimos con la denominación de “álbum”: libro ilustrado en el que texto e imagen se complementan. “Contar leones” para mi es álbum ya que esas imponentes ilustraciones a carboncillo son un complemento indiscutible al texto, y el texto no diría lo mismo sin la imagen que le acompaña. Os pongo un ejemplo: Diez cebras, de las que se dice que tienen sed y se acercan a una balsa a beber pero con los oídos y los ojos bien abiertos; mientras, en la ilustración, vemos esas orejas tiesas escuchando, esos ojos mirando de reojo, quizá a nosotros mismos que las observamos. Un auténtico retrato a través de la escritura y de la ilustración.

Para satisfacer la necesidad de información de todo tipo de lectores, al final del álbum los autores nos dan información más detallada sobre cada uno de los animales presentados: su categoría de protección, en qué parte del planeta habitan, sus costumbres y alimentación, el número de ejemplares que existen en la actualidad, etc.

Pero aún hay más porque además nos ofrecen la posibilidad de aprender más sobre estos animales acudiendo a distintas páginas web como la de National Geographic, WWF o Animal Diversity.

contar-leones3.jpgY si todo esto no fuera suficiente, el álbum cuenta con un magnífico prólogo de Virginia McKenna, conocida por su faceta de actriz (protagonizó, entre otras, la película “Nacida libre” junto a su marido Bill Travers) y que en la actualidad sus esfuerzos están volcados en la protección y defensa de los animales y de su vida en libertad. En 1991 fundó la Born Free Fundation dedicada a la protección y defensa de los animales en todo el mundo.

En este prólogo McKenna cuenta leones literalmente. Cuenta los que llegó a haber en el pasado y los que quedan. Y cuenta elefantes, y tigres. Nos cuenta que somos los seres humanos los que estamos consiguiendo que esas cuentas no salgan y que cada vez existan menos especies en el planeta. Ella habla de estas criaturas así: “Todas son hermosas y todas desempeñan un papel esencial en la creación y la protección del mundo natural. Cada una de ellas es un regalo de valor incalculable. No hay que menospreciar a ninguna“.

En nuestras manos está la posibilidad de concienciar de ese valor a las siguientes generaciones y libros como estos ayudan en esa labor.

Un libro para disfrutarlo con calma, recreándonos en cada uno de los animales, en lo que nos cuentan de ellos, en cómo son y cómo los ha dibujado Stephen Walton. Un libro para reflexionar sobre lo que estamos haciendo con ellos y lo que podemos hacer para frenarlo.

Datos Bibliográficos

Título: Contar leones

Autor: Katie Cotton

Ilustraciones: Stephen Walton

Prólogo: Virginia McKenna

Traductor: Carlos Mayor

Edición: Editorial Flamboyant, Barcelona, 2016. 36 págs.

Edad: + 4