Llegó Navidad

christmas-1047647_640

Ya está aquí de nuevo la Navidad. Los niños ya han comenzado sus vacaciones y algunos adultos también tendrán la suerte de poder disfrutar de unos días de descanso en los que poder disfrutar de alguna actividad cultural en familia. Aunque a veces, entre compras y reuniones familiares o con amigos, nos queda poco tiempo para hacer nada más.

Tengo la suerte de vivir en una ciudad, Madrid, donde la oferta de actividades es enorme. Pero acercarse al centro es una tarea complicada y, en ocasiones, poco apetecible por la cantidad de gente que podemos encontrar. Y la verdad es que no tenemos que irnos muy lejos para poder disfrutar en familia de actividades culturales de ocio con las que pasar un rato agradable y disfrutar de cosas realmente hermosas.

Un ejemplo de ello lo pude disfrutar junto con mis hijos el pasado miércoles en la biblioteca de mi barrio, Carabanchel. La Biblioteca Pública Luis Rosales, de la que ya os he hablado en otra ocasión, organizó algo que yo, hasta la fecha, no había visto nunca en una biblioteca.

the-nutcracker-9781481458290_hr

Portada del cuento “The Nutcraker” (El Cascanueces) ilustrado por Valeria Docampo

Con motivo de las fiestas Navideñas la biblioteca organizó la narración-representación de “El Cascanueces”. Con la colaboración con la Escuela de Danza Duque de Madrid, los bibliotecarios prepararon una representación de la historia de “El Cascanueces” en la que mezclaron la lectura en directo por parte del subdirector de la biblioteca del famoso cuento de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, la música del ballet compuesta por Piotr Ilich Tchaikovsky, piezas de danza interpretadas por los alumnos de la escuela de danza y algunas grabaciones de las partes del ballet más representativas.

Un esfuerzo así merece que se hable de él y se valore como lo merece. Porque fue una representación maravillosa, preparada con todo lujo de detalle y con mucho gusto, que mantuvo al público de todas las edades atento durante la hora que duró la representación. Una apuesta valiente por parte del personal de la biblioteca sobre todo realizándolo en un miércoles, con los niños aún sin vacaciones, que hacía poner en riesgo la asistencia.

Pero allí estábamos. Con la misma afluencia que puede tener el cuentacuentos mensual de los sábados, un centenar de personas llenamos todas las butacas del salón de actos de la biblioteca. Y disfrutamos de un espectáculo estupendo realizado con escaso o nulo presupuesto, como nos dijo el subdirector, pero hecho con mucho cariño, profesionalidad y, a buen seguro, altas dosis de entusiasmo.

nutcrackersNiños de todas las edades pudieron disfrutar de la representación de un cuento que no se suele ver habitualmente entre el repertorio infantil en la actualidad.

Y allí estuvieron todos, atentos, inmersos en la historia. Una historia que cuenta que una noche de Nochebuena en casa de la familia Stahlbaum, los niños Clara y Fritz recibirán unos preciosos regalos de parte de su padrino Drosselmeyer. Este le hará un regalo muy especial a Clara: un precioso cascanueces con forma de soldado, una figura típica de la tradición alemana.

Aquella noche la niña, que se queda dormida en el sillón del salón, se despertará y verá como se hará muy pequeña, tan pequeña como su preciosa figura del Cascanueces. En el gran salón de la casa familiar Clara será partícipe de la gran batalla entre los soldaditos de plomo y el ejercito de ratones, capitaneado por el Rey de los Ratones. El Cascanueces dirige el ejercito de soldados de plomo y conseguirán acabar con los ratones. Una vez que los ratones huyen del salón, el Cascanueces se convierte en príncipe e invitará a los niños a visitar el Reino de los dulces. Allí disfrutarán de las preciosas danzas española, china, rusa, árabe o la danza del Polichinella, algunas de las partes más bellas del ballet de Tchaikovsky.

Un ballet que en realidad está basado en la adaptación que hizo del cuento de Hoffmann el escritor Alejandro Dumas (padre). La representación del ballet El Cascanueces se convirtió casi en una tradición por estas fechas en muchos países. Un cuento de hadas con todos los elementos que se espera encontrar ellos: magia, un héroe, un malvado, un mago (el padrino Drosselmeyer) y un país maravilloso, el Reino de los dulces, príncipes, princesas y dos niños, los hermanos Stahlbaum, que van a vivir una Nochebuena repleta de aventuras fantásticas.

Por si todo esto no fuera suficiente, al finalizar el espectáculo el personal de la biblioteca junto con los bailarines y bailarinas de la Escuela de Danza, repartieron entre todos los niños que habían asistido, un regalo: un libro, acorde a su edad, junto con un dulce navideño. Verdaderamente emociona ver el esfuerzo realizado y por eso hoy no podía dejar de hablar de ellos.

Como bien dijo el subdirector de la biblioteca cuando finalizó la representación, y como quedo demostrado con ella, la biblioteca no es sólo un sitio donde hay libros. Son centros de cultura, centros públicos donde la sociedad puede encontrar una gran cantidad de actividades de ocio, actividades formativas o de emprendimiento, información, un espacio al servicio de la sociedad donde poder dar a conocer proyectos… Un centro, en definitiva, de barrio para el barrio.

Mi más sincera enhorabuena a la Biblioteca y a su personal por haber acercado a los niños y los adultos un espectáculo tan hermoso.

Sólo me queda por decir que desde Cuentos para Matilda os deseamos una muy Feliz Navidad que esperamos paséis en compañía de vuestros seres queridos.

Mi felicitación navideña, como no podía ser de otra forma, va acompañada en esta ocasión por un fragmento del magnífico ballet “El Cascanueces”. En concreto de la Danza del Hada de Azucar, interpretada por la bailarina Nina Kaptsova en el Teatro Bolshoi de Moscú. Espero que lo disfrutéis y si podéis, veáis con vuestros hijos este ballet tan hermoso ambientado en la noche de Nochebuena.

 
Si queréis disfrutar de toda la obra os recomiendo esta versión completa que creo que a los niños les puede gustar.

¡Feliz Navidad!

Anuncios