Blancanieves ilustrada

100135_Cub_Blancanieves.indd

Portada de “Blancanieves” de Jacob y Wilhelm Grimm ilustrado por Benjamin Lacombe para la Editorial Edelvives

Siempre resulta curioso ver como los cuentos tradicionales se van adaptando a los tiempos, tanto en lo que se refiere la historia en sí, como a la imagen que nos sugiere.

Uno de los clásicos más conocidos es Blancanieves y con el paso de los años es difícil, incluso para las nuevas generaciones, separar la imagen que Disney creó de la niña Blancanieves. Pero la ilustración asociada a la literatura infantil está adquiriendo una importancia cada vez mayor y con ello nuestro imaginario de personajes se va modificando. Aun sin conseguir que no asociemos la imagen de Blancanieves con la de Disney, al menos tenemos a nuestro alcance nuevas opciones a las que recurrir, y todas ellas con una alta calidad artística.

Hoy queríamos fijarnos concretamente en dos versiones de Blancanieves con dos ilustraciones muy diferentes pero que nos han llamado la atención por esa calidad artística de la que hablamos.

La primera de ellas es la versión de Benjamin Lacombe. El texto reproduce la versión del clásico de Jacob y Wilhelm Grimm. En esta versión, editada por Edelvives,  la malvada madrastra intenta asesinar a Blancanieves en tres ocasiones distintas: con un corsé, con un peine y, finalmente, con una manzana.

blanca_lacombe1La obra del ilustrador francés Benjamin Lacombe es muy reconocible. Se caracteriza por un aire casi caricaturesco de sus personajes, envueltos por un ambiente difuminado que le da un aire romántico y de ensoñación. Los ojos: grandes, rasgados, expresivos.

Destacan aquí los de la madrastra, que transmiten toda la frialdad que guarda su corazón. En una de las primeras ilustraciones podemos ver a la madrastra contemplándose en el espejo. Lacombe no muestra ese espejo, solo a la madrastra enfrentada consigo misma, con una especie de collar de serpientes que le envuelve, y esa fría mirada clavada en su propio reflejo.

blanca_lacombe3Blancanieves, sin embargo, es dulce, con un aura de tristeza casi constante, con el pelo “negro como el ébano” y los labios “rojos como la sangre”. Ese color rojo invade cada ilustración del álbum, ya sea en la propia Blanca como en los gorros de los enanos, en el pico de los pájaros y en la mortal manzana.

A través de la ilustración podemos apreciar detalles de la historia como la protección que brindan los animales del bosque a Blancanieves, que Lacombe resume en una ilustración en la que todos los animales se enroscan alrededor del cuerpo de la niña.

Otra de las insinuaciones de Lacombe es la idea de la muerte, que el representa a través de un cuervo que aparece en una ilustración magnífica en la que el corsé de Blancanieves, ese con el que la madrastra la quiere asfixiar, es una jaula con un cuervo en su interior. Sólo vemos la mirada de terror de Blanca y las manos que atan el corsé, pero con eso es más que suficiente.

Alterna con algunas ilustraciones en blanco y negro, realizadas a tinta. Una de las que más me gustan es en la que se ve a Blancanieves barriendo , y con su escoba barre y desbarata aquello que los enanitos le decían para protegerla: “Sobre todo, ¡no dejes entrar a nadie!”. Sus palabras, por desgracia, se barren también de la mente de la niña, que confiada e ingenua, caerá por tres veces en la trampa de la malvada madrastra.

Todo lo que acompaña al texto de los hermanos Grimm en esta versión engrandece la historia. El tamaño del álbum, las magníficas ilustraciones nacidas del genio de Lacombe, el papel incluso, de alto gramaje, hacen de esta obra una joya que atesorar, más enfocada a un público de mayor edad, entre adolescente y adulto, para apreciar todos estos recursos artísticos.

Pero aun así, no hay que privar a los niños de esta maravilla y su contemplación porque ayudan a crear otros imaginarios para Blancanieves, lejos de esos colores primarios (rojo, azul, amarillo) y del brillo de la imagen clásica de Disney.

La segunda versión es la que realizaron la autora inglesa Josephine Poole y la ilustradora Angela Barret en 1991 y que nos llegó a España gracias a Kókinos en el 2007. Las dos autoras han colaborado hasta en tres ocasiones, con las obras Juana de Arco y El Diario de Ana Frank además de esta Blancanieves, y en todas han conseguido crear obras maravillosas con una gran sensibilidad, tanto en el texto como en la ilustración.

blanca_angelabarret

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves, de Josephine Poole, Editorial Kókinos

Josephine Poole ha adaptado la versión de los hermanos Grimm para darnos algunos detalles de la vida de la niña a lo largo de la historia.

Pero centrémonos en la ilustración, tema al que hoy queremos dar relevancia. En este caso, Angela Barret nos presenta una ilustración muy clásica en la que Blancanieves no parece tanto una niña como una joven adolescente. Sus dibujos están plagados de detalles que hacen de algunas escenas, como el cuarto de la niña que se nos presenta en las primeras páginas, lugares acogedores.

blanca_angela-barrett-008

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves

Son todas las ilustraciones de gran tamaño, ocupando gran parte de la doble página, envolviendo el texto, o en ocasiones, a doble página completa, cediendo todo el protagonismo a la ilustración.

Los tonos utilizados por la ilustradora son, en general, muy oscuros. Sólo en esta escena del baile con su profesor en las habitaciones de la niña vemos una escena con más luminosidad. Y no volveremos a ver esta luz hasta el final en el que un cielo azul acompaña la boda de Blancanieves y su principe.

Pero no os engañéis, porque la oscuridad no está reñida con la belleza. Y el resto de las ilustraciones, de esos pequeños cuadros que recuerdan ligeramente a la pintura del romanticismo y a los paisajes ingleses.

blanca_barrett_large

Ilustración de Angela Barret para Blancanieves

Y a pesar de esa oscuridad Angela Barret siempre deja un pequeño foco de luz que ilumine el rosto de Blancanieves. Ella resalta siempre sobre todo lo demás en las ilustraciones. Y tanto la resalta que la malvada madrastra queda como en un segundo plano. Aparece de muchas maneras, orgullosa y prepotente frente a su espejo, oculta bajo una gran capa junto al cazador cuando le manda asesinar a la niña en el bosque, disfrazada de bruja alejandose después de intentar asfixiar a Blanca con una cinta, o de anciana vendedora de abalorios. Pero en casi todas las escenas aparece en un segundo plano, cediendo todo el protagonismo a la niña Blanca.

Aun así es maravillosa la manera y riqueza de vestuarios, peinados y maneras de aparecer que le da a la madrastra, en contraste con la sencillez de Blancanieves que siempre se nos muestra con el pelo negro suelto y largo y un sencillo vestido blanco.

Detalles todos relevantes para apreciar el trabajo que hay detrás de trabajos como este. De nuevo se nos presenta otra imagen de esta niña, otra manera de entender el cuento y de valorar su importancia en la tradición literaria de la humanidad.

Un cuento que podemos contar a niños a partir de 6 o 7 años (por su extensión han de tener esta edad para mantener la atención) porque la historia la conocen pero les faltan detalles y momentos y porque leer en voz alta siempre es un lujo que los niños no deben perder. Y con obras como estas además, les mostramos obras de arte con las que alimentar su imaginación, su sensibilidad frente a las expresiones artísticas, sean de la clase que sean.

Datos Bibliográficos

Título: Blancanieves

Autor: Jacob y Wilhelm Grimm

Ilustrador: Benjamin Lacombe

Edición: Edelvives, Madrid, 2011


Título: Blancanieves

Autor: Josehine Poole

Ilustador: Angela Barret

Edición: Kókinos, Madrid, 2007

Anuncios

Vamos a leer, vamos a jugar

Portada de "La casa", un desplegable editado por Patio Editorial

Portada de “La casa”, un desplegable editado por Patio Editorial

¿Os apetece jugar? Pues hoy os vamos a proponer varias alternativas de libros para jugar y disfrutar. Si en una cosa estamos de acuerdo adultos y niños es en lo mucho que nos gustan los libros troquelados y los desplegables. Nadie puede remediar que un “ohhhhhhhhhhh” grande y sonoro salga de lo más profundo de nosotros al pasar una página de un libro y que, como por arte de magia, se nos despliegue el mismísimo Palacio donde vivió Scherezade, o después de haber acompañado a una Pequeña Oruga Glotona a través de peras y manzanas no nos llene de felicidad ver como se puede convertir en una preciosa mariposa que casi sale volando de las propias páginas del libro.

Los libros que os presentamos hoy no pretenden ser una muestra del panorama editorial de este sector en concreto. Hay muchos y entre ellos hay verdaderas obras de arte. Estos de hoy son algunos de los libros que tenemos en casa y que nos gustan por el juego que dan, por lo preciosos que son y lo mucho que nos divierte jugar con ellos.

La casa desplegable

El primero de ellos y que encabeza nuestra entrada ha llegado a nosotros gracias a la colaboración de Boolino y su Club de Lectura para blogueros. “La casa desplegable” es un original libro que ha hecho las delicias de mi hijo pequeño en cuanto llegó. Al abrir el libro nos proponen una serie de objetos que tendremos que localizar en cada estancia de la casa. De esta manera tan sencilla y original estamos a la vez jugando, aprendiendo palabras y ejercitando la atención y la concentración, así como el saber localizar objetos en el espacio. Las habitaciones que nos presentan son el salón, la cocina, el baño y el dormitorio de los niños.

casadesplegable4

Una vez localizado todo podemos desplegar la casa y jugar con nuestros propios muñecos como si fuera una casa de muñecas. De pequeño tamaño, ideal para pequeñas manitas que quieren empezar a manejar sus cuentos de forma independiente. Una preciosidad al alcance de todos.

descubre_mas_150 Si te gusta este libro te animo a que visites la página de Boolino para ampliar información sobre él y poder adquirirlo a través de su web.

La Casa de Tomasa

lacasadetomasa

Debemos ser muy buenos porque nuestros amigos nos hacen regalos realmente geniales. Hace poco ha sido el cumpleaños de mi hijo pequeño y unos grandes amigos nos han regalado “La casa de Tomasa”, de Phyllis Root y Delphine Durand, editado por Edelvives.  Esta maravilla es un libro de solapas y desplegables que nos presenta “la casa que se hizo Tomasa: pequeña y sencilla. La hizo en un rato para ella y su gato”. A partir de ahí van llegando personajes y cada uno quiere una parte nueva en la casa: Juanito Glotón quiere una tarta y quiere un rincón, los tres osos quieren comida y lechos hermosos.

lacasadetomasa2

Y así la casa va creciendo y con ella van apareciendo pequeñas ventanas y puertas que se abren y nos descubren sorpresas. Un cuento acumulativo, contado en verso y con unas preciosas y divertidas ilustraciones con el que se pueden pasar horas descubriendo las más de 70 puertecitas que guardan cada vez una cosa distinta. Una suerte poder disfrutarlo y tener amigos tan buenos que nos conocen tan bien.

Las mil y una noches

lasmilyunanoches

Seguimos hablando de regalos pero es que cualquiera que nos conozca sabe que en esta casa hay muchos cuentos y no nos cansamos de que vengan más y más. Esta preciosa edición de Combel de la historia de “Las mil y una noches”, escrita por Lluis Farré, traducida por Carmen Gil y con ilustraciones de Mercé Canals, nos transporta desde la primera página a un mundo maravilloso. Es uno de esos libros que de verdad da miedo sacar por lo hermoso que es. Uno de los problemas de los libros pop-up es que son frágiles y los niños no controlan la fuerza con el que los tratan, sufriendo pequeños y grandes destrozos. Pero la expresión de sus ojos al abrirlo y descubrir un hermoso palacio, a Aladino y al genio de la lámpara o a Simbad, de verdad que bien merece la pena. Además parte del aprendizaje y del acercamiento a los libros es el concienciar a los niños de que los libros son bellos objetos que tenemos que aprender a cuidar, y a los troquelados con mayor motivo. Una preciosa edición para disfrutarla en familia.

“10 Viajes y un sueño” y “10 ciudades y un sueño”

10ciudades

Si sois seguidores del blog sabréis mi pasión por las bibliotecas y mi constante batalla por concienciar de su necesidad y por animar a que se visiten regularmente. Se puede visitar la biblioteca de muchas maneras pero yo invito a que, sobretodo en la sección infantil, preguntemos y pidamos consejo a los bibliotecarios. Su trabajo es el de conocer el fondo bibliotecario y sacar de sus estanterías lo mejor de lo mejor. Fue en una de esas constantes visitas a la biblioteca de mi barrio cuando la bibliotecaria me recomendó “10 viajes de sueño” y su continuación “10 ciudades de sueño”,  con textos de Meritxell Martí traducidos al castellano de nuevo por Carmen Gil y con ilustraciones en tres dimensiones de Xavier Salomó, editado, igual que el anterior, por Combel.

10ciudades2

Ambos libros tienen un mismo planteamiento: junto a dos niños vamos recorriendo el mundo, en el primero en distintos medios de transporte y en el segundo visitando algunas de las ciudades más hermosas del mundo. Una verdadera obra maestra en la que con muy poco texto y grandes dosis de imaginación han conseguido recrear un pequeño mundo en cada una de las páginas. En todas hay alguna solapa que podemos mover, en todas hay algo curioso y divertido que encontrar, en todas podemos inventar historias. Un libro-juego que ha hecho las delicias de mis hijos y del que nunca se cansan y me piden que lo vuelva a sacar de la biblioteca una y otra vez.

Os invito a que si algún día veis en la librería un cuento desplegable, pop-up, de solapas o como lo queráis llamar y teníais pensado comprar un cuento os animéis a cogerlo. Hay veces que pensamos en su delicadeza y en la pena que da que los niños lo destrocen pero también en nuestras casas hay cosas muy valiosas a las que les hemos enseñado a tratar con cuidado. Los libros no han de ser distintos y el efecto que un pop-up produce en un niño vale su peso en oro.

Datos bibliográficos

Título: La casa desplegable

Autor: Lucie Brunelliere

Edición: Patio Editorial, 2015

Edad: 0 a 3 años


Título: La casa de Tomasa

Autor: Phyllis Root

Ilustrador: Delphine Durand

Edición: Edelvives, 2005

Edad: + de 3 años


Título: Las mil y una noches

Autor: Lluís Farré

Ilustrador: Mercé Canals

Adaptación: Carmen Gil

Edición: Combel Editorial, Barcelona, 2011

Edad: + de 5 años


Título: 10 viajes y un sueño

Autor: Meritxel Martí

Ilustrador: Xavier Salomó

Adaptación: Carmen Gil

Edición: Combel Editorial, Barcelona, 2011

Edad: + de 3 años


Título: 10 ciudades  y un sueño

Autor: Meritxel Martí

Ilustrador: Xavier Salomó

Adaptación: Carmen Gil

Edición: Combel Editorial, Barcelona, 2012

Edad: + de 3 años


Abecé diario

Portada de "Abecé diario"de Raúl Vacas, Ilustraciones de Elena Queralt, editado por Edelvives, colección Ala Delta.

Portada de “Abecé diario”de Raúl Vacas, Ilustraciones de Elena Queralt, editado por Edelvives, colección Ala Delta.

Abecé diario” recoge 29 poemas, uno por cada letra del abecedario desde la A a la Z. En ellos encontraremos desde trabalenguas y juegos de palabras a pequeñas historias sobre personajes conocidos como el Señor Don Gato, y otros por conocer como el Pirata Mal de Ojo.

El Autor

Raúl Vacas nació en Salamanca en 1971. Es Licenciado en Ciencias de la Información y Diplomado en Educación Social. Escritor, gestor cultural, ha realizado labores de edición, y es colaborador en revistas literarias. Ha publicado poemas y relatos en revistas como “Atril“, entre otras.

Coordina e imparte talleres de creación y animación a la lectura en colaboración con editoriales, centros de profesores, bibliotecas, colegios e institutos. También participa en varios programas de fomento de la lectura del Ministerio de Educación.

Dirige con su compañera Isabel Castaño, la  Escuela de Escritura Creativa “de Vacas y Castaño”, un proyecto didáctico y cultural que pretende fomentar el gusto por la literatura y la vida en el campo. Dicho proyecto cuenta con varios talleres de creación y formación on-line y una amplia oferta de cursos en una casa de pueblo llamada “La Querida”, en Rodasviejas.

Algunas de sus obras son “Esto y ESO” (Edelvives), “Señal” (Mundanalrüido), con ilustraciones de Sara Morante y “Niños raros” (SM Ediciones), con ilustraciones de Tomás Hijo.

Mi opinión

Hay veces que no se muy bien cómo llego a los libros de los que os hablo cada semana. Generalmente son libros de los que me han hablado previamente, libros que recuerdo con cariño y otras veces son novedades que han atraído mi atención.

Pero hay ocasiones en que son los libros los que se interponen en mi camino. Hoy mi intención no era hablar de poesía y al final así va a ser. No pensaba hablar de un abecedario pero aquí esta. Y el caso es que no se cómo he pasado de un álbum de un autor americano al “Abecezoo” de Carlos Reviejo, de ahí al “Abecedario de Don Hilario” de Gloria Fuertes hasta llegar al “Abecé diario” de Raúl Vacas. Ha sido cómo si poco a poco fueran dándome pistas para terminar llegando a donde tenía que llegar.

No quiero decir con esto que éste abecedario sea mejor que otros, que hay muchos, ni en concreto mejor a los dos citados, que desde aquí aprovecho para recomendar fervientemente. Pero el caso es que éste abecedario ha salido a mi encuentro, se me ha cruzado en el camino y ha decidido que hoy será él, y sólo él, el protagonista de esta reseña.

He leído una entrevista que le hicieron a finales del año pasado a Raúl Vacas, el autor, y en ella dice que lleva ya varios años trabajando para “devolver a los colegios y a los institutos la poesía, por tratar de ayudar a niños, jóvenes y adultos a recuperar la pasión y el amor por las palabras y por la poesía, a desechar prejuicios, a trabajar porque la poesía no sea concebida, tal y como señaló Gabriel Celaya en “un lujo cultural”, a poner en estrecha armonía la poesía y la vida“.

Leyendo su entrevista realmente crees, como lo cree él, que esto es posible. Porque en realidad ese es el camino: creérnoslo. Si realmente creemos que leyendo poesía con los niños y para los niños podemos sembrar un germen de amor por las palabras y por la literatura y dejamos de creer que la poesía es difícil de entender y que a los niños no les atrae, entonces sucederá.

IMG_20150226_215632

Abecé diario” es una buena manera de intentarlo y, seguramente, de conseguirlo. En él podemos encontrar juegos, canciones, historias, personajes nuevos y personajes conocidos, trabalenguas, palabras divertidas, palabras nuevas y palabras que no parecen ni palabras.

A propósito de las palabrasRaúl Vacas ha dicho:

Las palabras son extraños insectos que hacen sus madrigueras en los libros, los diccionarios y las personas y que, al igual que las abejas, acostumbran a pasearse por las flores y las cosas para aprender su sabor y endulzarnos la vida. Muchas de esas palabras las hemos visto crecer y han vivido tanto tiempo dentro de nosotros que ya las consideramos nuestras. Otras, en cambio, las descubrimos a diario en medio de una conversación, al fondo de la tele o tumbadas en el césped de los encerados. Las palabras son tan necesarias como el pan o la leche que tomamos en el desayuno. Y aunque en ocasiones nos persigan para clavarnos su aguijón, la mayoría de las veces revolotean cerca de nosotros con ganas de jugar y de contarnos cosas. Las palabras sirven para todo, incluso para abrir una lata de sardinas con guantes de boxeo o tocar el clarinete debajo del agua.

IMG_20150226_215838En este poemario vamos a poder encontrar muchas de esas palabras que revolotean y que quieren jugar. Este libro es un bonito juego en el que desde la A a la Z recorremos un camino repleto de sorpresas. Podemos encontrarnos a Don Gato, que una vez repuesto de su caída del tejado, ha invitado a una gatita blanca y a su tío, el gato pardo a una fiesta. Hay historias de amor como la del Conde Helado y una tarta Comtessa, un poema a Mamá que se fue a la mar y otro a la Luna que baja del firmamento y cada noche me cuenta un cuento.

Son muchas, ya he dicho, 29 nada menos, acompañadas de unas ilustraciones intensas, divertidas, sugerentes. Cada letra se convierte en una historia diferente según pasamos las páginas.

Veo con alegría que son muchos los colegios que tienen este abecedario como libro de lectura en el aula. Para niños a partir  de 5 años, justo cuando en la escuela están descubriendo todas estas hermosas letras, para darles la oportunidad de ver que con esas letras y esos sonidos que están descubriendo se puede jugar. Un momento clave, creo yo, para engancharles a la lectura y que vean lo divertido que puede llegar a ser.

Pero la mejor manera de ilustrar todo esto que hemos dicho es que vosotros mismos lo leáis. Aquí os dejo algunos poemas pero buscad este libro y leedlo porque no os va a defraudar:

L de Luna

La luna baja del firmamento

y cada noche me cuenta

un cuento.

En una cama

de los ositos

duerme la niña

de los ricitos.

Sobre la rueca,

profundamente,

duerme cien años

Bella Durmiente.

Junto a la alcoba

de la abuelita

sueña con lobos

Caperucita.

Ni en cien colchones

sobre un guisante

una princesa

durmió un instante.

La luna baja del firmamento

y cada noche me cuenta un cuento.

M de Mamá

Mi mamá se fue a la mar

en un barco de vapor;

con tinta de calamar

me escribe cartas de amor.

Mi mamá se fue al amor

en un barco calamar

y con tinta de vapor

me escribe cartas de mar.

Mi mamá se fue al vapor

en un barco de la mar;

con la tinta del amor

me escribe en un calamar.

R de Recuerdo

Los recuerdos son ratones

que roen los corazones.

Si te he visto, no me acuerdo:

me han roído este recuerdo.

Datos Bibliográficos

Título: Abecé diario

Autor: Raúl Vacas

Edición: Edelvives, Zaragoza, 2012. 63 pags.

Edad: + 5 años.

En mitad de la noche

Portada de "En mitad de la noche" de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

Portada de “En mitad de la noche” de Guido Van Genechten, editorial Edelvives

¿Alguna vez os habéis despertado con un tigre siberiano en la cama, dormido a vuestro lado? ¿Y un cocodrilo del Nilo? Por si acaso no os ha pasado nunca en este cuento vamos a descubrir cómo deshacernos de cualquier animal que se nos presente en mitad de la noche.

El Autor

Guido Van Genechten nació en Mol, un pueblo de la provincia de Amberes en Bélgica, en 1957.  Estudió dibujo, pintura, diseño y fotografía en la Academia de Artes Gráficas de su ciudad y desde 1995 escribe e ilustra libros para niños.

Ha publicado cerca de 80 libros. Suele utilizar como personajes principales en sus cuentos animales humanizados como elefantes, cerditos, osos, perros o conejos. En España hay publicada gran parte de la bibliografía de Guido Van Genechten. Entre los más conocidos están las historias de Lolo (Rikki en el original). Lolo es un conejito diferente, tiene una oreja un poco caída y eso hace que el resto de los conejos se rían de él. Una preciosa historia sobre la autoestima para los más pequeños.

Son muy recomendables sus los libros troquelados como El cerdito va a la playa“. Este cuento fue una recomendación de los dueños de la librería el Dragón Lector hace cerca de 3 años y desde entonces ha hecho las delicias de mi hija mayor y ahora las sigue haciendo con el pequeño. Es fácil de manejar, una historia acumulativa y sencilla con personajes fácilmente reconocibles para los pequeños que están aprendiendo a hablar y les gusta poder decir “el perro”, “el gato” o “el tren”.

Otra delicia de este autor son los cuentos de la colecciónVeo veo“: “Veo veo ¿A quién ves?”, “¿Un caracol?”, “¿Un gato?”, “¿Un ratón” y “¿Una rana?”. Todos son libros para jugar a veo veo o a lo que se nos ocurra porque pueden dar mucho juego. Son libros desplegables donde los animales se van convirtiendo en otros, haciendo que lo que creemos ver en realidad es otra cosa.

Para niños a partir de 4 años podemos leer las historias del payaso Tito o las historias de Osito

Mi opinión

Cuando un autor tiene una bibliografía tan extensa y tan llena de grandes títulos es difícil empezar a hablar de él por un cuento en concreto. Me he decidido por “En mitad de la noche” por ser el más recientemente publicado (Marzo de 2014), por un lado, y por ser, para mi, un poco diferente a los demás. Es una historia pensada para un lector algo más avanzado, para niños entre 5 y 8 años.

Este libro nos cuenta la historia de un niño que se despierta en mitad de la noche porque un tigre siberiano se ha metido a dormir en su cama. El niño tendrá que recorrer la ciudad para devolverlo a su sitio, el zoo. Una lectura que nos lleva a los sueños, a las pesadillas que todos hemos sufrido de pequeños en las que animales y seres insólitos aparecían en nuestro cuarto alterando nuestro sueño. El autor juega con los trazos para ayudarnos a adentrarnos en la atmósfera de sueño en el que ocurre la historia.

Este niño, valiente desde la primera página, está decidido a que este tigre siberiano no le perturbe el sueño. No duda un momento en llevárselo lejos de su cama y de su casa. El sabe lo que hay que hacer porque ya le ha pasado antes con otros animales, como un cocodrilo del Nilo.

Nuestro amigo tiene que hacer grandes esfuerzos para sacar a este molesto acompañante de su plácido sueño y poder así volver a dormir. Recorrerá la ciudad a pie, con un enorme tigre echado al hombro, arrastrándolo con un carro de la compra o tirando de su cola, hasta llegar de nuevo al zoo de donde se escapó.

Pero es que enfrentarse a nuestros miedos y conseguir superarlos es muy difícil y supone un gran esfuerzo por nuestra parte. Lo bueno es que, una vez que sabemos como vencerlos, seremos capaces de hacerlo una y mil veces y así poder volver a nuestro plácido sueño cuanto antes.

"De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano" De Guido Van Genechten

“De repente, en mitad de la noche, noto en mi nuca el aliento de un tigre siberiano” De Guido Van Genechten

Así, de una manera natural, Van Genechten nos da la solución para esas pesadillas que a veces no sabemos controlar. Por eso me gustan sus cuentos, por esa naturalidad, por la capacidad que tiene para contar las historias desde el punto de vista de los niños, consiguiendo así que se reconozcan en ellas, aunque el protagonista del cuento sea un oso o un conejo.

Con este cuento Guido Van Genechten ha dado un salto hacia adelante. Ha conseguido un equilibrio perfecto entre lo que dice el texto y lo que nos muestra la imagen, complementándose ambos a la perfección. Con esta historia el autor nos hace pensar un poco más, fijarnos en lo que no se dice para así poder completar la historia.

Las escenas están llenas de detalles, como en la primera página donde vemos al niño y al tigre dormidos y encima de la cama, ¡oh casualidad!, un cuento en el que en la portada hay un tigre siberiano. También aquí vemos como un conejo que el niño tiene para dormir, es el primero en despertar al escuchar al tigre, convirtiéndose así en compañero de sueño. Hay una luna brillante, una escalera en la ventana, una ciudad repleta de detalles.

Un gran libro para llevarse a la cama y leer antes de dormir…plácidamente.

Datos Bibliográficos

Título: En mitad de la noche

Autos: Guido Van Genechten

Edición: Edelvives, Zaragoza, 2014. 26 pags.

Edad: 5 a 8 años