Las tres princesas pálidas

Portada de

Portada de “Las tres princesas pálidas” de MariA JOsé Martín Francés (AJO), ilustrado por Carole Hénaff, editado por Kalandraka

Esta historia comienza con un “Había una vez…”, como las buenas historias, las de siempre. Y cuenta que había una vez un rey que al ver que cada vez se sentía más viejo y cansado quería decidir cual de sus tres preciosas hijas sería la sucesora del reinado. Pero no sabía a cual de ellas elegir por lo que decidió que fuera el pueblo quien la eligiera. Pero las princesas eran tan pálidas que el pueblo dijo no querer a ninguna porque creían que estaban enfermas de aburrimiento.

Cada una de las tres hermanas buscará una solución distinta a este problema. Una lo buscará en la noche, la otra en el campo y los verdes prados. Pero será la más pequeña la única que llore porque no quiere que su padre deje de reinar.

Mi opinión

Me siento, por fin, después de dos semanas alejada del blog, delante del ordenador para hablaros de este hermoso cuento, traído de la tradición oral. No puedo evitar ponerme de fondo la música de Nikolai Rimsky-Korsakov “Scheherazade”. “Las tres princesas pálidas” es una historia que bien podría haber salido de la boca de la misma  Scheherezade en las “Mil y una noches“. Una historia que nos lleva al lejano oriente, a cuentos que comienzan con “Había una vez…” y terminan con “colorín colorado”.

La autora de este cuento es Ajo Martín Francés, educadora en el C.E.I.P. Palomeras Bajas de Vallecas, Madrid. Y ambos, colegio y profesora, tienen relación con algo que me ha sucedido el pasado fin de semana.

IMG_20150607_123737El fin de semana pasado tuve la inmensa suerte de poder asistir al XI Encuentro de Animadores a la Lectura, organizado por la Asociación PizpirigañaEste encuentro, que se realiza cada año en Arenas de San Pedro, en el bosque, rodeados de naturaleza y de un ambiente de fiesta y de amor por la Literatura, es un lugar de encuentro de profesores, escritores, ilustradores, críticos, animadores a la lectura, bibliotecarios y todo aquel amante de la literatura infantil, donde se reflexiona sobre literatura infantil y sobre técnicas y herramientas para hacer llegar el amor por los libros a los niños.

Un programa en el que ponentes de inmensa categoría nos han dado, con increíble generosidad, sus conocimiento sobre la literatura infantil y han compartido ese amor tan grande que sienten por los libros. Una experiencia increíble que recomiendo encarecidamente.

IMG_20150607_123652En este encuentro, la Asociación Pizpirigaña concede el premio Pep Sempere como reconocimiento a la labor en animación a la lectura. Este año este premio ha sido concedido ex aequo a la Biblioteca Gonzalo Torrente Ballester de Salamanca y al C.E.I.P. Palomeras Bajas de Vallecas de Madrid. Y es precisamente en este colegio donde Ajo Martín desempeña su trabajo como educadora, además de impartir formación continua a profesores a través de la Asociación de Acción Educativa.

El Colegio Palomeras Bajas desarrolló un taller en el XI Encuentro de Arenas de San Pedro donde nos contaron cómo funcionaba la biblioteca del colegio. Un proyecto que ya lleva muchos años, en el que una comisión de padres y profesores trabajan codo a codo para hacer llegar a los niños el amor por los libros. A través de gran diversidad de actividades lúdicas, padres y profesores se involucran en la vida escolar de los niños y hacen que la literatura, los cuentos, la poesía, los cuentacuentos, el día del libro, ferias del libro y un motón de actividades más pueblen el día a día de este colegio. Un ejemplo con mayúsculas de lo que realmente es la Animación a la Lectura.

Ir a Arenas de San Pedro me hace ver con optimismo el futuro porque se que hay gente muy implicada y dedicada, que pone su tiempo y su esfuerzo en que la literatura llegue a los niños. Ahora contamos con más recursos, más conocimiento y podemos, si queremos, hacer muchas cosas y llegar a muchos sitios. Y sólo se trata de poner un poco de nuestra parte.

IMG_20150612_104629Ajo Martín contaba “Las tres princesas pálidas” a sus alumnos de Palomeras Bajas con una botella, tres vasos de cristal y un poquito de magia. Después de varios años alguien la animo a escribirlo y la Editorial Kalandraka lo publicó en 2014 acompañado de unas maravillosas ilustraciones de la ilustradora francesa Carole Hénaff.

Cuando alguien siente amor por la literatura infantil y por los niños se nota en sus libros. Libros en los que la manera de mirar el mundo de los niños está presente, historias que llegan por su sencillez y su manera de ser contadas. Un cuento con una preciosa enseñanza pero sin adoctrinamiento. Una historia como las de antes, las de siempre, que nos ayuda a imaginar lugares fantásticos e historias alegres con finales felices. IMG_20150612_104741

Con un lenguaje sencillo pero rico en el vocabulario que utiliza, el cuento introduce además pequeñas rimas. Estos versos son la respuesta del pueblo ante las princesas y ponen el punto de comicidad que la historia necesita.

Se crea así un equilibrio perfecto entre lo poético de la historia, en la que, por ejemplo, una de las princesas se bebe de un solo trago el jugo de siete estrellas, el zumo de tres luceros y un trozo de cielo entero, y el versos que el pueblo le dedica y que te devuelve a la realidad y lo cotidiano: “¡Esta ni reina ni nada!, ¡Tiene la cara azulada!”.

A través de las tres hijas descubrimos que el secreto no estará en querer abarcar la noche, en querer recoger toda la belleza del firmamento ni toda la hermosura del paisaje. El secreto verdadero que hay detrás de cada cosa que hacemos está en el amor. Será el amor el que haga que se ilumine la cara de la hermana pequeña. El amor al padre y todo lo que él encierra.

IMG_20150612_104648Las ilustraciones guardan todo el colorido, todo el azul de la noche, el verde de los prados y la luminosidad del sol. Toda la edición de este cuento está hecho con un gusto y una delicadeza exquisita. Pero al leer el cuento lo que nos pide es que lo contemos, es que nos lo cuenten. Leerlo en alto y vivirlo, gritar con el pueblo que no queremos esas princesas verdes ni azules. Narrar la historia de aquel rey y transportarnos a un mundo lejano en el que todo es posible.

Leo “Las tres princesas pálidas” y vuelvo al bosque en Arenas de San Pedro, donde también se contaron cuentos e historias, se recitaron poemas y se escucharon canciones. Hubo títeres y se dejó volar la imaginación, y nos contaron historias tan reales como la del colegio de Palomeras Bajas, donde los niños, sus padres y sus profesores luchan por que el mundo se llene de cuentos. Y colorín colorado…

Datos bibliográficos

Título: Las tres princesas pálidas

Autor: Maria José Martín Francés

Ilustrador: Carole Hénaff

Edición: Kalandraka Ediciones, Sevilla, 2014. 36 pags.

Edad: A partir de 5 años

Corazón para regalar

Portada de "Corazón para regalar" de Ole Könnecke, editado por Lóguez

Portada de “Corazón para regalar” de Ole Könnecke, editado por Lóguez

Matilda ha perdido su corazón pero  Gary sabe lo que tiene que hacer para que ella lo recupere. Nada lo detendrá y, aunque el camino sea difícil, el hará lo que tiene que hacer. Pero para Matilda la espera es difícil y no sabe si podrá resistir a los encantos de Clark, que es amable y todo un caballero. ¿Llegara Gary a tiempo para devolverle su corazón a Matilda?

Autor

Ole Könnecke nace en Gotinga, Alemania, en 1961. Creció en Suecia y pasados unos años se fue a Hamburgo a estudiar Filología Alemana. Pronto comenzó como ilustrador y en 1990 publica su primer libro como autor e ilustrador: “Lola y los Piratas”.

En la actualidad vive en Hamburgo, donde trabaja como ilustrador independiente. Sus obras más conocidas en España son los tres libros del pájaro Burt del que ya hablamos en el blog hace un tiempo. Otra saga conocida del autor es la de Antón, entre los que están Antón y las hojas y “Antón y las niñas”.

Mi opinión

En esta “semana de San Valentín”, porque con un día sólo no tenemos suficiente, no podía faltar que habláramos en nuestro blog de un libro sobre el amor. Me apetecía hablar de este precisamente por lo sencillo y pequeño que es. Como dice el dicho popular “las mejores esencias se guardan en frascos pequeños“. Para mi este libro es eso, una esencia maravillosa guardada en un pequeño recipiente donde, lejos de perder aroma, gana en intensidad.

Los libros de Ole Könnecke son generalmente de pequeño tamaño, con ilustraciones sencillas, fondos blancos y el texto justo para acompañarnos a lo largo de una historia más bien gráfica. Claro ejemplo de ello son las tres historias de Burt el pájaro, al que conocimos en “Buena suerte” o “Que te mejores“. En esta historia de hoy, el autor consigue con tan solo 3 colores y el fondo blanco, montar una tierna y divertida historia de amor.

wpid-wp-1423833815620.jpeg“Corazón para regalar” es una típica historia de amor: Matilda ha perdido su corazón y Gary quiere recuperarlo para ella. Y para ello cargará literalmente con un enorme corazón por medio mundo. Gary, nuestro héroe protagonista, no se detiene ante nada porque hay mucho en juego. Matilda odia esperar y más si se trata de algo tan importante. Ante ella está la duda de si seguir esperando a Gary o irse con Clark, el tercero en discordia, y que aunque no tiene su corazón, es amable y atento con ella, todo un caballero que está ante su puerta con flores y bombones.

Tenemos pues, todos los elementos necesarios para la historia de amor: un triángulo amoroso, unos obstáculos necesarios para demostrar el amor verdadero, la duda, y el final feliz. Todo ilustrado de la manera más sencilla, con guiños al lector adulto, como suele hacer Ole Könnecke, lo que hace que el álbum deje de tener edad recomendada ya que cada lector sacará unas conclusiones acorde con la edad que tenga.

wpid-wp-1423833805033.jpegCierto es que habrá algún gag que escape a la mirada del niño de 5 años, pero de esa ilustración sacará otra lectura, que puede que le ayude a aclarar a su manera el recorrido de la historia.

Una sencilla historia de amor contada de una manera muy divertida, con un trasfondo que llegará al lector que le deba llegar pero que, para un lector menos avanzado, dejará de igual manera un buen sabor de boca.

Datos bibliográficos

Título: Corazón para regalar

Autor: Ole Könnecke

Edición: Lóguez Ediciones, Salamanca, 2012. 16 pags.

Edad: 5 a 9 años

Las ciudades de colores

Portada de "Las ciudades de colores" de María Bautista y Raquel Blázquez. Editado por Cuento a la Vista

Portada de “Las ciudades de colores” de María Bautista y Raquel Blázquez. Editado por Cuento a la Vista

Iris es una niña de colores. Vive en una ciudad gris y  sólo ella es de colores. La gente la señala con el dedo porque es distinta y por eso Iris se siente triste, se siente gris. Un día decide irse en busca de la ciudad de colores y, en su camino, conocerá a otros niños de colores con los que irá descubriendo ciudades amarillas, azules, rojas…¿Queréis iros con ella en busca de la Ciudad de Colores?, pues ¡vamos!.

Autoras

María Bautista y Raquel Blázquez son las autoras, respectivamente, del texto y las ilustraciones de este hermoso cuento. De ellas ya hablamos hace ya y curiosamente, casi un año, cuando os hablamos del libro “Cuentos diferentes para niños diferentes“, una recopilación de cuentos que ambas autoras habían ido presentando en su plataforma web y que un buen día decidieron publicar con la ayuda de muchos colaboradores a través de una iniciativa de crowfunding (micromecenazgo).

La iniciativa fué tan bien que consiguieron sacar una segunda edición de aquellos cuentos y continuaron con la edición de este cuento que os presentamos hoy “Las ciudades de colores“, donde hacen gala de dos de las cosas que más me gustan de estas autoras, su colorido y su sencillez.

Su página web  Cuento a la vista es, y cada día lo es más, un lugar donde encontrar cuentos, recursos de animación a la lectura, consejos para padres a la hora de enfrentarse con las lecturas más adecuadas para sus hijos, ilustraciones maravillosas, audiocuentos, trabalenguas, adivinanzas…un universo de cuentos que, como el de las estrellas, lejos de agotarse, se expande.

Recientemente han publicado un nuevo cuento, “Cuentos para leer con los abuelos (y las abuelas)” que esperamos poder leer en breve y que sin duda os traeremos a este rincón de lecturas compartidas.

Mi opinión

Cuando uno está intentando pensar en cuentos para contar a niños en voz alta y realizar actividades con ellos es de agradecer que aparezcan libros como “Las ciudades de colores” porque, mientras leía este cuento, me parecía como si me estuvieran dando la mano enseñándome todo lo que se puede hacer antes de leer este cuento, mientras se lee el cuento y después de haberlo leído.

Hay libros que parece que te hablan, y te van contando cómo puedes jugar con ellos. Este a mi me ha dicho muchas cosas. Me ha dicho que los niños pueden hacer ciudades de colores con recortes de periódicos y después colorearlas para que dejen de ser grises.

Me ha dicho que podemos entre todos dibujar a Iris y a sus colores, y cambiarle el gorro de color o ponerle una bufanda naranja.

Me ha dicho que podemos buscar entre las ciudades que ha dibujado Raquel Blázquez detalles y secretos escondidos dentro de sus ventanas, de sus jardines, de sus palmeras, de sus puertas.

Me ha contado historias de gatos escondidos, de un collage colorido y gigante, de niños de colores y de historias dentro de historias.

Y también me ha hablado de contar nuestras diferencias, desde el corte de pelo, o si es liso o rizado, si mi piel es blanca o negra, si soy más delgado o más gordo, si soy alto o si tengo los ojos marrones.

"Bienvenidos a la ciudad azul". Ilustración de Raquel Blázquez

“Bienvenidos a la ciudad azul”. Ilustración de Raquel Blázquez

En este cuento acumulativo Iris, nuestra colorida protagonista, va pasando por las ciudades de un solo color, como la suya. Una es amarilla, otra azul, otra verde, otra roja y otra blanca. En cada una de ellas va conociendo a un nuevo amigo, de un solo color también y que también está cansado de que todo sea igual, monocolor.

Los nombres de los niños de colores están asociados de alguna manera con su color: Lorenzo es amarillo, Marina es azul, Esmeralda es verde, Rufo es rojo, Nieves es blanca.

Me gusta esta idea porque puede llevar a un dialogo posterior a leer el cuento, o porque los niños pregunten o porque les preguntemos nosotros: ¿qué os parecen los nombres de los niños? ¿Por qué creéis que Iris se llama así? ¿Y Esmeralda?. Juegos que nos pueden llevar a otros juegos.

Y así podrán aprender que rufo es el nombre que se le da a la pigmentación entre roja y naranja de los animales que tienen el pelo rojo y al color de pelo de los pelirrojos, o que Lorenzo es el nombre que en España le damos al sol en verano.

Y cómo no, este cuento también nos  habla de viajes, de todas las cosas distintas que se pueden encontrar cuando viajamos. Podemos conocer a personas con costumbres muy diferentes a nosotros pero que tal vez sean más parecidas a nosotros de lo que pensamos. A lo mejor en estos viajes encontramos amigos para siempre que darán un nuevo matiz a nuestra propia vida. Y así, uno a uno, amigo a amigo, irán pintándola de variados y bonitos colores.

Las ciudades de colores” es una preciosa historia sobre la diversidad, sobre la búsqueda de la identidad de cada uno y el respeto a la de los demás, sean como sean.

Historias como estas no se terminan cuando se cierra el cuento y siguen viviendo nuevas vidas en la mente de cada niño. Y cada vez que vuelven al cuento hay un nuevo secreto escondido en cada ilustración. Son historias que nos permiten jugar, que nos dan alas para hacer volar nuestra imaginación y la de los niños. Historias de las que no cansan y que nos volverán a pedir una y otra vez porque nos llenan la cara de sonrisas y de colores.

Datos Bibliográficos

Título: Las ciudades de colores

Autor: María Bautista

Ilustración: Raquel Blázquez

Edición: Cuento a la vista, Madrid, 2013. 23 pags.

El rebaño

Portada de "El rebaño" de Margarita del Mazo y Guridi, ediciones La Fragatina

Portada de “El rebaño” de Margarita del Mazo y Guridi, ediciones La Fragatina

Ser oveja es fácil, siempre y cuando hagas lo que hacen las ovejas y no te preocupes de nada más: pasear, comer, dormir y ayudar a dormir. Igual no lo sabéis, pero cada uno tenemos asignado nuestro rebaño de ovejas particular para poder contar las ovejas y así dormir bien por las noches. En este cuento conoceremos al rebaño de Miguel y sabremos qué pasó el día que la oveja número Cuatro decidió que no quería hacer lo mismo que todas las demás ovejas y se negó a saltar la valla.

Autor

El 15 de octubre pasado el Gremio de Libreros de Madrid concedía a “El rebaño” el premio al mejor Álbum Ilustrado 2014. De él dicen en el comunicado en el que se anunciaban los premios: “Texto e ilustración van de la mano en este álbum que da una vuelta de tuerca a conceptos tan traídos y llevados como contar ovejas para dormir o ser la oveja negra de la familia. Unir ambos conceptos, batirlos hasta alcanzar el punto exacto de humor y transformarlo en entrañable es la tarea que han llevado a cabo Margarita del Mazo y Guridi […]” .

Margarita del Mazo ha conseguido una historia llena de imaginación, con la cantidad justa de humor y de ternura. Sólo esperamos que este maravilloso cuento siga recabando premios porque se los merece.

Ilustrador

Guridi pasa desde hoy a ser el ilustrador más nombrado en Cuentos para Matilda ya que con esta de hoy son cuatro (como la oveja) las reseñas en las que es el ilustrador: “Las gafas de ver“, “A lo bestia” con Mar Benegas, “Ruido” con Pablo Albo y “El rebaño“. Y ¡qué cuatro libros!, ¡qué cuatro joyas!. Siento debilidad por este ilustrador (ya ya, se que se me nota) porque sabe mezclar como nadie el humor y la ternura en el mismo dibujo. Láminas sencillas, con un trazo limpio, con los justos elementos para acompañar y completar al texto, sin faltar ni sobrar nada.

Lo mejor de todo es que recientemente he visto en redes sociales que esta colaboración tan perfecta sigue adelante y que en breve tendremos un nuevo álbum con el que disfrutar. Lo esperamos impacientes.

Mi opinión
Ilustración de "El rebaño" por Guridi

Ilustración de “El rebaño” por Guridi

No podía ser de otra manera: Guridi y Margarita del Mazo tenían que volver a editar un álbum juntos porque estaba claro desde “Las gafas de ver” que este binomio funciona. Y los que nos enamoramos de Carlitos y sus gafas de ver las cosas que a veces nos pasan desapercibidas, ahora nos vamos a encariñar aún más de esta ovejita número Cuatro que se niega a seguir las normas, que no quiere ser como las demás.

Cuatro es una oveja rebelde, descarriada como la llaman algunas de sus compañeras de rebaño: la oveja negra. Está cansada de hacer todos los días lo mismo, sin preguntar, sin pensar, sin plantearse si puede haber algo más en la vida a parte de su rebaño, la fila, la valla, el salto. El resto de las ovejas no pueden comprender la actitud, no está en su manual de comportamiento. No entienden que una oveja piense en algo que no sea hacer lo que les toca hacer: saltar la valla.

Miguel llama a las ovejas antes de dormir. Margarita del Mazo y Guridi

Miguel llama a las ovejas antes de dormir.

La ilustración es, de nuevo, parte de la historia, no sólo un complemento: no existe una sin la otra. Los dibujos de Guridi, siempre divertidos, son sencillos pero llenos de expresividad y significado. Me gustan las páginas en las que vemos a Miguel medio a oscuras, con su pequeña valla en la cabeza esperando a que sus ovejas salten en orden, primero una, luego dos, luego tres…

Otro personaje genial es el cartero, con sus grandes bigotes, muy característicos de las ilustraciones de Guridi, su pajarita de lunares rojos y su expresión seria propia de alguien que tiene una misión importante que cumplir.

Es estupendo que existan estas uniones mágicas entre autores e ilustradores. Esa magia llega hasta nosotros y se puede sentir en cada una de las páginas.

Sólo me queda recomendaros con todas mis fuerzas que busquéis este libro y lo leáis. Nos encantan estas historias optimistas, con personajes que se salen de las normas y consiguen hacer cosas maravillosas e inesperadas. Una historia muy sencilla y llena de imaginación con la que romper con los tópicos de antaño y desbaratarlos con un simple y rotundo ¡no!.

Datos Bibliográficos

Título: El rebaño

Autor: Margarita del Mazo

Ilustrador: Guridi

Edición: Ediciones La Fragatina, Fraga, 2014. 40 pags.

Edad: 5 a 8 años

La cebra Camila

Portada de "La cebra Camila" de Marisa Nuñez con ilustraciones de  Oscar Villán, editado por Kalandraka

Portada de “La cebra Camila” de Marisa Nuñez con ilustraciones de Oscar Villán, editado por Kalandraka

“Allá donde se acaba el mundo, en el país donde da la vuelta el viento, vivía una pequeña cebra llamada Camila”. Así comienza este precioso cuento sobre la cebra Camila que, por culpa del viento bandido, perdió las rayas de su vestido. Pero gracias a la ayuda de muchos personajes que fue encontrando en su camino, esta pequeña cebra recuperó sus rayas y perdió la pena.

La autora

Marisa Núñez nació en Sarriá, Lugo, en 1961. Es profesora de Educación Infantil, escritora y editora dentro de la Editorial OQO. Especialista en literatura infantil, ha escrito versiones de cuentos tradicionales y ha publicado cuentos propios, como este que hoy traemos de la Editorial Kalandraka.

Algunos de sus cuentos más conocidos son La princesa de Trujillo“, “Mister cuervo(bajo el seudónimo de Luisa Morandeira) yCocorico. Con la Editorial OQO publicó Chocolata, que fue premiada con el Premio Internacional de Literatura Intantil en 2007 de la Fundación Espace Enfants de Suiza.

El Ilustrador

Óscar Villán, del que ya hablamos hace tiempo al hablar de “El pequeño conejo blanco”, nació en Orense en 1972. Licenciado en Bellas Artes, su primer libro como ilustrador fue precisamente “El pequeño conejo blanco”. Asiduo colaborador en la Editorial Kalandraka, ha publicado obras como las de la colección para niños de 0 a 3 años”De la cuna a la luna“, junto a Antonio Rubio. Esta colección, que ya cuenta con 8 títulos, incluye libros como “Cocodrilo”, “Pajarita de papel” o “Luna”. Todos ellos son cuentos para ser recitados o cantados. Son pequeños poemas acumulativos en los que los niños aprenden los números o los colores y disfrutan de las ilustraciones sencillas y divertidas que les van mostrando. Son libros de pequeño tamaño, muy manejables por ellos y que ayudan a padres y educadores a encontrar un rato para el juego, la música y la lectura compartida.

Mi opinión

Es posible que alguno de vosotros ya conozca este cuento ya que son 15 años los que tiene ya a sus espaldas. Pero Camila sigue siendo tan tierna como entonces y todos nos seguimos encariñando de ella después de pasar, de sus 7 lágrimas de pena, al tierno abrazo de su mamá.

Ilustración de Óscar Villán en" La cebra Camila", editorial Kalandraka

“Tejeré para ti una puntilla de tul y tu traje será más elegante”

Este es uno de esos cuentos que dan mucho juego a los educadores y a los mediadores. Es una historia acumulativa en la que Camila va recuperando sus rayas perdidas a medida que va encontrando personajes por el camino. Cada uno le da una raya para su vestido con lo que tiene y puede: la serpiente le dió un anillo, el caracol una rayita de plata, el arcoiris un lindo remiendo azul, la araña una puntilla de tul y así hasta quedarse con una sola lágrima de pena.

Las 7 lágrimas de pena, junto a las rayas para el vestido, le dan un toque poético, convirtiéndose ambos en una especie de juego a lo largo de la historia. Vamos disminuyendo del 7 al 1 por cada personaje encontrado y cada rayita del vestido recuperada. Un recurso estupendo para aprender a contar hacia atrás del 7 al 1 y, además, una manera de que los niños sepan que el desenlace de la historia cada vez está más cerca. Crea así una especie de emoción por saber qué pasará al final cuando ya sólo tenga una lágrima de pena.

Y, al contrario de las lágrimas, la estrofa con las rayas del vestido va aumentando, siendo cada vez más sonora, más redonda, más grande, más hermosa. Al igual que Camila, que con cada raya que recupera se la ve más bonita y además más contenta.

La musicalidad de la estrofa y las sucesivas repeticiones hace que los niños la vayan aprendiendo sobre la marcha y fomenta la participación en la narración, siendo así más divertida.

Una historia que habla de la solidaridad y de saber compartir con los demás para hacerles más felices, sin esperar nada a cambio. Ninguno de sus compañeros de viaje quería ver a Camila llorar y por eso la ayudan con lo que pueden. También nos habla de que hay que hacer caso a nuestros padres y de que ellos siempre, siempre, nos recibirán con los brazos abiertos y una cinta en el pelo para hacernos sentir mejor.

Como os decía este cuento da mucho juego. Como ejemplo os dejo este vídeo de Teresa Corchete, grabado para LecturaLab, el Laboratorio de la Lectura de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez y El canal lector donde podemos disfrutar de una maravillosa recreación del cuento hecha con fieltro. No dejéis de verlo porque es una maravilla.

 

Datos Bibliográficos

Título: La cebra Camila

Autor: Marisa Núñez

Ilustrador: Óscar Villán

Edición: Kalandraka, Pontevedra, 2008, 3ª ed. 32 pags.

Edad: 0 a 5 años