Don Romualdo

donromualdo1

Portada de “Don Romualdo” de Margarita del Mazo, ilustrado por Natascha Rosenberg. Editorial Tres Tigres Tristes

Don Romualdo tiene una cita muy importante aquella noche pero aún tiene que pasar el día. Las horas de trabajo en la biblioteca pasan lentas a pesar de lo mucho que le gusta su trabajo. Acompañaremos a Don Romualdo por este día a través de la ciudad, sus calles, sus coches, sus parques. Un paseo en el que nos recrearemos con un sin fin de personajes y detalles. ¿Os venís a pasar el día con Don Romualdo?

Mi opinión

Una de las cosas que más me gusta de este auge de la literatura infantil y del libro ilustrado es la cantidad de alternativas creativas que se han puesto a nuestro alcance. Los autores e ilustradores, aliados inseparables, han dado rienda suelta a su creatividad y son capaces de sorprendernos una y otra vez. Y nosotros, cada vez más felices de que así sea.

En este caso la idea vino, como cuenta la propia Margarita en este artículo, en un taller de ilustración impartido por Guridi, autor con el que Margarita ha trabajado en varias ocasiones. Ambos autores son una de mis debilidades y si es trabajando juntos, más.

De aquel taller salió una gran idea que, junto a la ilustradora Natascha Rosenberg y el trabajo editorial de Tres Tigres Tristes se ha convertido en un libro redondo.

Notaréis que no quiero hablar mucho de la historia en sí y lo hago totalmente adrede: lo mejor que puedo deciros de “Don Romualdo” es no deciros nada. Creo que si he disfrutado tanto de esta obra ha sido precisamente porque no sabía mucho o casi nada sobre ella. Fue así como desde el principio me dejé atrapar por la ciudad, por los detalles, por los edificios y los habitantes. Me fui junto a Don Romualdo de paseo y ya solo eso merecía mucho la pena.

El trabajo de ilustración de Natascha Rosenbreg me ha parecido sorprendente, tierno y perfecto para esa idea de Margarita. Una ciudad que parece ser Nueva York por los edificios que se adivinan, poblada por animales humanizados mezclados, de manera natural, con personas. Un mundo en armonía, de colores pastel, en el que podemos recrearnos a través de la gran cantidad de detalles esparcidos por aquí y por allí.

Nada está puesto al azar aunque lo parezca, de ahí su magia. Esos guiños con el lector al que invita a jugar desde el primer momento, son en gran parte los responsables de que este libro me guste tanto.

donromualdo2

Se nota el cuidado trabajo que lleva detrás y me gusta imaginar como han tenido que trabajar cada una de esas páginas, escenarios del día de Don Romualdo a lo largo de la ciudad. El autobús, la biblioteca (¡oh! me ha robado el corazón que sea una biblioteca), el parque…Todos son pequeños cuadros, pequeños juegos individuales que juntos forman un todo fantástico.

Tiene que ser maravilloso crear todos esos personajes y dotarles de un algo peculiar a cada uno: unas gafas, una mancha, unas trenzas, un vestuario. Y todo enmarcado en una linda y tierna historia.

Es fantástico que los autores busquen nuevo retos con los que sorprendernos. “Don Romualdo” es una invitación a jugar y a pasar no solo un rato divertido sino muchos, porque el libro no termina en el fin. Un libro en el que podremos pasar un montón de momentos disfrutando de todo lo que en él pasa, sin prisas porque al fin y al cabo, tenemos todo un día por delante.

Datos bibliográficos

Título: Don Romualdo

Autor: Margarita del Mazo

Ilustrador: Natascha Rosenberg

Edición: Tres Tigres Tristes, Sevilla, 2017. 36 pags.

Edad: + 4 años

 

 

Anuncios

Herman y Rosie

hermanyrosie.jpg

Portada de “Herman y Rosie” de Gus Gordon, Editado por Corimbo

Verano en Nueva York. Herman vive en un pequeño apartamento en una calle llena de gente de una ciudad llena de gente. Muy cerca, en otro pequeño apartamento vive Rosie. A ambos les gusta vivir en la ciudad, con sus ruidos, las bocinas de los coches y las calles repletas de gente que viene y va. Aunque a veces esa misma ciudad puede resultar muy solitaria. Herman y Rosie no se conocen. Tienen trabajos distintos y vidas distintas pero comparten más de lo que creen: a ambos les gusta la música, los tejados de la ciudad, pasear y las películas sobre el mar. Sus vidas van, sin saberlo, entrecruzándose una y otra vez. Pero el amor, que nunca se sabe detrás de qué esquina o encima de qué tejado lo podrás encontrar, tiene reservado algo especial para ellos dos. Una historia que bien podría servir de guión cinematográfico para una hermosa película sobre Nueva York, el amor y la música de jazz.

Mi opinión

Un recuerdo de infancia me ha venido a la memoria al leer el cuento de hoy. Es domingo por la mañana. Mi padre se acerca al tocadiscos para poner algo de música. La aguja del tocadiscos baja lentamente y unos ligeros chasquidos salen de los altavoces. Entonces una trompeta empieza a sonar e inunda todos los rincones de nuestra pequeña casa. Suena “Summertime” de la opera de George Gershwin “Porgy and Bess”. Canta Ella Fiztgerald acompañada por Louis Amstrong:

Para poder hablar del libro de hoy he tenido que acompañar mi mañana con jazz. La música, el jazz y el amor son sus verdaderos protagonistas. Una combinación que hace que este álbum esté en un puesto destacado dentro de mis álbumes favoritos.

Algo especial sabes que va a pasar al tomar este álbum entre tus manos. La portada y contraportada del libro se nos presentan con la forma y el aspecto de un disco de vinilo guardado en su funda y cuya portada no es otra que la imagen de Herman y Rosie, el tocando el oboe y ella cantando. Estamos ante su propio disco en el que se guarda su canción.

Parece como si según fueras avanzando por las páginas estuviéramos escuchando distintas melodías. El disco, por tanto, comienza con una pequeña obertura en la que se nos presenta a la ciudad: Nueva York, repleta de gente pero donde puedes sentirte terriblemente solo.

herman-playing-oboe-on-rooftopA continuación dos melodías nos presentarán a nuestros protagonistas: una para Herman y otra para Rosie. Imagino para Herman una melodía rápida, llena de energía y fantasía, como es él, un comercial que debe vender cosas pero al que lo que más le gusta es tocar el oboe y hablar con la gente. Para Rosie creo que sería una pieza más romántica y pausada, pensada para una contante de jazz como ella.

Llega entonces el tema central del disco, esa melodía que los une y les ayuda a que sus caminos se vayan entrelazando hasta al final juntarse. Una melodía suave, pensada para ser escuchada en noches de luna llena encima de los tejados de la ciudad.

Las siguientes piezas componen un repertorio divertido en el que podemos conocer un poco más de la vida diaria de Herman y Rosie, de sus rutinas y sus gustos. Músicas desenfadadas de esas que te animan el espíritu y te sacan sonrisas y tarareos.

Pero como en todo buen repertorio tenemos que tener alguna pieza más triste. Como en toda buen historia de amor hay momentos trágicos que hacen que los personajes necesiten recogerse en sí mismos, metidos en casa comiendo tortitas y  galletas y viendo la colección completa de vídeos del mundo submarino de Jacques Cousteau.

Pero la tristeza no puede durar siempre y para todos en algún momento sale el sol. Herman y Rosie se recuperarán de su tristeza y decidirán salir a disfrutar de una preciosa mañana de verano en Nueva York. Como en toda buena banda sonora una versión del tema central nos  va dando pistas de que aquí la historia va a dar un giro y el amor por fin va a dar la cara.

Nuestros protagonistas se encontrarán por fin gracias a la música y con ella encontrarán sentido a sus vidas en aquella repleta y a la vez solitaria ciudad.

rosie-on-brooklyn-bridge-full+600

Como ya he dicho en el resumen la historia de Herman y Rosie podría ser el argumento para una película de romántica típica americana, de esas en las que chico conoce a chica y el final siempre es feliz.

the-mangy-hound“Herman y Rosie” es la única obra de Gus Gordon que ha llegado a España. Ilustrador de más de 70 obras, nacido en Australia, Gus Gordon ha creado una obra cargada de sensaciones. Mezclar sentimientos como la soledad, la búsqueda de tu lugar en el mundo y el amor y conseguir que la propia historia desprenda una propia banda sonora no es tarea fácil.

La ilustración es un claro protagonista y en ella el autor mezcla el collage con la acuarela y utiliza trazos rápidos simulando garabatos para crear sillas, balcones, escaleras de incendios y todo un mundo de detalles.

Crea amplios espacios cargados de detalles acompañados de otros pequeños momentos mostrados como si fueran postales o fotografías antiguas.

El álbum posee una estructura cinematográfica con planos generales alternados con primeros planos tanto de la ciudad como de los personajes de manera que su vida se convierte para nosotros en una verdadera película, con banda sonora incluida.

¿Es un álbum para niños? Os preguntaréis a estas alturas. Porque más parece una película de Meg Ryan que un cuento infantil. Claro que lo es, y además es maravilloso. Un libro con el que acercarnos todos a una ciudad, con la que percibir unos sentimientos como son el amor o la soledad y con el que poder descubrir la música de jazz u otra que nos sugieran estas páginas.

Una tarde de lluvia como la de hoy se puede convertir de repente en un momento perfecto para hacer unas galletas o unas tortitas, poner música de jazz bajito y sentarnos en el sofá muy juntitos para leer la historia de Herman y Rosie. A mi es lo que ahora más me apetece ¿y a ti?.

Datos bibliográficos

Título: Herman y Rosie

Autor: Gus Gordon

Edición: Barcelona: Corimbo, 2014. 32 págs.

Edad: + 5 años