Pequeña en la jungla

pequenaenlajungla

Portada de “Pequeña en la jungla” de Marta Altés editado por Blackie Books

Pequeña vive en la jungla y es muy feliz por ello. En la jungla hay tantas cosas que hacer…pero a veces las cosas no salen del todo bien. Ser pequeña a veces hace que te pierdas cosas porque no llegas a verlas. Otras porque el resto te ve tan pequeña que cree que no serás capaz de hacer lo mismo que los demás. Pequeña estaba harta de perdérselo todo por ser pequeña y un día decidió demostrarle a todo el mundo que la jungla no era demasiado grande para ella y que podría trepar al árbol más alto. Vente con Pequeña a descubrir que si te lo propones puedes conseguir cualquier cosa.

Mi opinión

Constantemente la vida nos pone obstáculos en nuestro camino. Tenemos que ser inteligentes y creativos para sortearlos en muchas ocasiones. En otras requiere algo más de audacia. Lo que está claro es que para conseguir nuestros objetivos tenemos que poner todas las ganas que tengamos y nunca mirar atrás.

Así es Pequeña: decidida, incansable, con ansias de conocer y de llegar, de saber, de estar y de conseguir.

¿Pero cómo conseguir superar una JUNGLA?: lianas inmensas, árboles gigantes, profundos lagos y peligrosos animales detrás de cualquier esquina. Lo consigue gracias a la enorme convicción de que ELLA PUEDE.

Su sonrisa y su postura desafiante nos lo dicen. Nos lo dice su capacidad para observar y descubrir las alternativas que la vida la propone a pesar de que ella es mucho más pequeña que el resto de compañeros de su grupo.

pequenaenlajungla4No se limita a decir “ese bosque es muy frondoso y grande para mi”: Pequeña busca una alternativa de acuerdo a sus capacidades y siempre la encuentra.

Una jungla es un lugar que puede sobrepasar a cualquiera pero Pequeña no va a consentir que eso la asuste. Porque en aquella jungla hay animales pequeños como ella e incluso más pequeños y ¡todos hacían cosas realmente increíbles!

Serán precisamente esos pequeños animales los que le darán ideas para poder superar los obstáculos y, lo que es aún más importante, viéndolos se da cuenta de que es ella ahora la que va a conseguir algo realmente importante.

pequenaenlajungla2Marta Altés siempre crea obras con un alto contenido de sentido del humor. En el caso de “Pequeña en la jungla” como ya ocurría en “Soy un artista”, por ejemplo, es la mezcla de lo que dice el texto con lo que vemos en la imagen lo que nos choca y nos resulta tan divertido.

En “Pequeña en la jungla” la autora nos va contando todo este proceso de superación por el que atraviesa Pequeña a través del texto. Mientras,  en la ilustración nosotros vemos ese proceso y mucho más. Y ahí, en la conjunción, sale la sonrisa y la sorpresa, ahí está la tensión en algunos momentos y la satisfacción en otros. Ese juego entre ilustración y texto, ya un clásico en la manera de crear de Marta Altés, es lo que me engancha con la historia y lo que me hace pasármelo tan rematadamente bien cada  vez que lo leo.

Una ilustración colorida y en la línea de la autora, combinando páginas en las que encontramos la ilustración a página completa con otras con ilustraciones en secuencia, dándole agilidad a la narración. Personajes muy expresivos que nos van contando cosas a la vez que el texto. Y, por supuesto, la espesura de la selva por todos lados.

Esta monita tan decidida cautiva. Leyendo “Pequeña en la jungla” te dan ganas de comerte el mundo. Porque la selva no es lo suficientemente grande para nadie y porque todos somos capaces de conseguir lo que nos propongamos. Solo tenemos que observar, aprender y decidirnos. Yo ya estoy en ello ¿y vosotros?

Datos Bibliográficos

Título: Pequeña en la jungla

Autor e ilustrador: Marta Altés

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2017. 32 pags.

Edad: + 4 años

 

Anuncios

Mil hogares

milhogares_1

Portada de “Mil hogres” de Carson Ellis, editado por Alfaguara

¿Dónde está tu hogar? Asociamos hogar a casa, y casa a edificio en la ciudad, a construcción de cuatro paredes y un tejado, pero…¿y si tu hogar y tu casa fueran un zapato? ¿y un barco? ¿y si fuera una taza?. Un mundo entero repleto de hogares distintos pero con una cosa en común: el hogar, tu hogar, está allí donde estas tu.

Mi opinión

Hace un tiempo me hicieron un hermoso regalo de cumpleaños: el álbum de cromos “Mis casitas y sus habitantes”, álbum que mi hermano y yo hicimos cuando yo debía tener unos 5 años y él unos 9. Contenía y contiene 77 casas tradicionales del mundo con sus correspondientes habitantes, vestidos con los trajes típicos del lugar: España, Europa, Asia, África, Oceanía, América del Norte y América del Sur. Los cromos eran troqueles que primero tenías que sacar cuidadosamente de un cartón y después pegar por una solapa que hacían que quedaran en relieve.

CollageMaker_20180126_113247839Se podría decir por tanto que yo de pequeña tenía mi propia y preciosa versión de “Mil hogares”.

Puede que por eso me atraiga tanto el libro del que hablamos hoy. Puede que imaginar las casas, los hogares, de gente que no conocía, de lugares que no sabía ni siquiera pronunciar ni mucho menos situar en el mapa, fuera una de mis aficiones y que se ha quedado ahí, adormecida, esperando volver a despertar con un álbum como este de Carson Ellis.

Sea como sea, este álbum de la autora canadiense me ha cautivado desde la primera vez que cayó en mis manos. Sus dibujos a acuarela, que a mi me recuerdan a la estética de la ilustración nórdica, cargados de tonos oscuros, terrosos, rojos, en continuo contraste con el blanco de fondo, me atraen poderosamente como si fueran un imán. Hay algo en ellos que te invita a contemplar, a recrearte en cada ilustración.

milhogares_2Pequeños textos nos van guiando en el camino: “El hogar es una casa en el campo. O un edificio en la ciudad”. Con un tipo de letra elegante y acorde con la estética del álbum, pero sin perder de vista que ha de ser un texto legible y entendible para los ojos infantiles.

A través de esos ojos infantiles nos convertimos desde la primera página en gaviota. Sobrevolando el cielo visitaremos mares a bordo de un barco, atracaremos en islas, exploraremos bosques y seremos capaces de llegar incluso al espacio.

En ese viaje visitaremos hogares distintos y curiosos que, según avanzamos en la lectura (en el vuelo), se complican y se vuelven cada vez más asombrosos.

milhogares_3Pero la autora va incluso más allá y nos interpela en el camino pidiendo nuestra opinión sobre algunas de esas casas, de esas hogares. ¿Quién puede vivir aquí?, o incluso ¿por qué alguien quiere vivir aquí?.

Cada casa es una historia, la historia de aquellos que convierten en un hogar esas pareces de piedra o de madera, con velas al viento o con cordones, rusas o japonesas, submarinas o espaciales.

La autora va acercando el zoom hasta llegar a un bosque, a una casa concreta: la de la propia autora. Completa así un círculo perfecto trazado por aquella gaviota que ha sobrevolado el mundo y nosotros con ella. Un viaje estupendo del que guardar miles de recuerdos. Ningún detalle está al azar y la autora ha puesto sumo cuidado en todo aquello que ha dejado plasmado en las páginas de este álbum.

Al igual que yo de pequeña soñaba despierta mientras montaba los cromos de ese hermoso álbum, “Mil hogares” te transporta a lugares, reales o imaginarios, donde la libertad y el calor del hogar hacen que te sientas como en casa.

Datos Bibliográficos

Título: Mil hogares

Autor e ilustrador: Carson Ellis

Edición: Alfaguara Grupo Editorial, Madrid, 2015. 40 págs.

Edad: + 4 años

 

Maravillosos vecinos

maravillososvecinos

Portada de “Maravillosos vecinos” de Hèléne Lasserre, ilustraciones de Gilles Bonotaux. Editado por BiraBiro

Todo comienza en un barrio cualquiera, una calle cualquiera, con un bloque de pisos similar al de cualquier otro barrio o calle. Sus vecinos: ovejas. Ordenados, distantes unos de otros, enfrascados cada uno en sus quehaceres diarios, en sus estrictas rutinas. Cualquier nota discordante es motivo de cotilleo, enfados o malas caras. La calle esta gris, como el cielo y como el semblante de los vecinos de aquella casa vecinal.

Pero un día la llegada de una familia de lobos altera el orden de aquella comunidad. No son bien vistos y algunos de los vecinos deciden incluso mudarse con tal de no compartir espacio. Pero los lobos no son más que los primeros: vacas, cerdos, cocodrilos, cigüeñas…Poco a poco la vecindad va siendo cada día más variada y cada nueva familia o vecino aportan algo nuevo que poner al servicio de la comunidad.

Mi opinión

 

Nuestro narrador es un joven oveja que vive en el tercer piso del edificio. Asomado a su ventana es la única sonrisa que vemos de entre todos los vecinos ovejas que hay en la vecindad. A nuestro joven amigo le gusta hacer muñecos de nieve en invierno, aunque el Señor Caralarga opine que no es propio de “una oveja de su edad”.

Es como si este joven quisiera darle un toque de color a aquel gris vecindario, remover algo por dentro de sus vecinos que les haga salir de su hermetismo.

La aparición de aquella familia de lobos es el detonante, el principio del cambio. Con el paso de las estaciones veremos evolucionar la vida de todos estos vecinos. Unos no son capaces de adaptarse al cambio y deciden irse. Los que quedan aprenderán a convivir con los nuevos, distintos en apariencia a ellos, pero con las mismas ganas de vivir en paz, tranquilidad y armonía.

maravillososvecinos2 (1)

Hay veces que los libros infantiles, en su afán por dejarnos ver los valores que pretenden transmitir, se quedan en eso, en una lista adornada de valores buenos y necesarios. Todos esos valores allí tan primorosamente puestos no entablan ningún dialogo con el lector, solo se nos muestran como queriendo decirnos “mira esto es lo que hay que hacer”, sin aportar nada más.

Por eso se agradecen libros como este en el que, efectivamente se perciben multitud de valores, desde el ecologismo a la diversidad cultural, pasando por la tolerancia, el respeto a los demás y la convivencia pacífica. Están ahí y de eso no hay duda, pero también hay un juego con el lector, hay una ilustración cuidada, que invita a mirar y a buscar: unas veces será la gorra del guardia, otras a esa hermosa oveja nueva en el barrio que va a llenar el corazón de nuestro protagonista.

Hay una intención de contarnos pequeñas historias que asoman de cada una de las ventanas: en qué se convertirá la obra que las cigüeñas hacen en el tejado, qué nuevo comercio va a abrirse en la antigua tienda de lanas, qué hay detrás de aquel triste muro que nos separa de aquel lejano árbol, qué están construyendo en el primer piso…

Una misma calle, con un mismo edificio que se va transformando y nos invita a descubrir en cada pagina las novedades.

maravillososvecinos4.jpg

Salvando las distancias (que son muchas, ¡ojo!) , leyendo “Maravillosos vecinos” me he acordado de mi infancia y de las desternillantes historias de “13, Rue del Percebe”. Con cada página te adentrabas en la vida de aquellos vecinos y sus locas historias. Aquí solo nos quedamos en la transformación global de la vida vecinal, pero ¡qué transformación!.

La ilustración de Gilles Bonotaux ayuda también a darle un aire de cómic que, unido al formato alargado del libro le convierte en un libro singular desde todos los puntos de vista.

Un soplo de aire fresco, una apuesta dirigida a un público a partir de 5 o 6 años, acostumbrado a “bucear” entre las ilustraciones, a jugar con los libros y a dejarse perder entre sus historias.

Me alegra ver libros frescos como este, que transmiten alegría, ganas de vivir, de compartir experiencias con los demás, optimismo, buenas vibraciones y una creencia absoluta en que la transformación esta en nuestras manos. Solo es cuestión de querer hacerlo.

Datos bibliográficos

Título: Maravillosos vecinos

Autora: Hèléne Lasserre

Ilustrador: Guilles Bonotaux

Edición: Birabiro Editorial, Barcelona, 2016. 32 págs.

Edad: +5 años

Míster Magnolia

magnolia klk COVER.indd

Portada de “Míster Magnoliga” de Quentin Blake editado por Kalandraka

¡Estamos de vuelta!. Feliz Año Nuevo y Felices nuevas lecturas. Esperamos de corazón que este 2018 sea un buen año para todos y que desde aquí podamos descubrir juntos grandes momentos de lectura.

Volvemos con energía y con sorpresas para este año que poco a poco iremos contando. De momento toca volver a retomar las reseñas semanales, a hablar de esos autores y libros que nos entusiasman y que estamos convencidos de que todos los niños deberían leer en algún momento.

Y queríamos volver por todo lo alto, con un libro de esos a los que se puede acudir siempre porque siempre son bien recibidos. Una apuesta segura que siempre va a funcionar y que se puede convertir en un compañero por muchos años para muchos niños.

De todas las posibilidades que hay hemos elegido al gran Quentin Blake (quien ilustró a nuestra querida Matilda de Roald Dhal) y su maravilloso  “Míster Magnolia”.

“A Míster Magnolia le falta una bota. Tiene una trompeta que siempre está rota, dos primas flautistas que dan bien la nota, pero…a Míster Magnolia le falta una bota”. 

Con un texto en verso y utilizando el recurso de la numeración, acompañamos a este curioso y divertido personaje junto a 1 trompeta, sus dos primas,  3 batracios, 4 cotorras, 5 lechuzas….y así hasta llegar a 10 y encontrar al fin una solución para la falta de calzado.

Mrmagnolia2En cada página vemos a un Míster Magnolia sonriente, que disfruta de cada instante de su vida. Junto a los animales, pequeños o gigantes, junto a la naturaleza, rodeado de música y, por su puesto y como nunca falta en los libros de Blake, junto a los niños: sus amigos con los que monta en un enorme patinete o le lanzan a la piscina para “saber qué tal flota”.

Nada le hace perder la sonrisa a Míster Magnolia, al igual que no se nos puede ir a nosotros de nuestra cara disfrutando de cada página.

lolapelillosEste personaje nos recuerda inevitablemente a Lola Pelillos, del libro “Los bolsillos de Lola” (Kalandraka, 2010). Lola Pelillos tiene un abrigo con muchos bolsillos de donde saca las cosas más curiosas y divertidas que un niño puede imaginar. ¡Hasta encuentra un elefante!. Al igual que Mr. Magnolia, Lola es extravagante y divertida, rodeada de niños, felices de su locura y encantados con sus ocurrencias.

Son personajes que parece que solo existen para hacer felices a los niños y que viven encantados dentro de su peculiaridad.

Todo eso hace de estos personajes de Blake (Lola Pelillos, Mr. Magnolia…) grandes aliados a la hora de buscar un cuento. Cualquiera de ellos tienen tal fuerza en su ilustración, es tan poderoso el embrujo de la rima de su historia, tan sorprendente cada una de las peripecias, que los niños no se cansan nunca de escuchar su historia.

Mrmagnolia3Gran trabajo el de Miguel Azaola, traductor de la edición en castellano, que ha sabido buscar la rima sin perder la esencia de la historia y la fuerza de la repetición de la estrofa sobre la bota de Mr. Magnolia.

La reconocible ilustración de Blake es colorida, llena de vida por todas partes. Sus personajes tienen vida dentro de las páginas, bailan, corren, vuelan, y transmiten una energía inmensa a quien se introduce en las páginas del libro.

Gran apuesta para disfrutar de la lectura en compañía o para dejar que los niños que están comenzando a leer se enganchen a ello. Letra grande, clara, acompañada de la numeración en cifra. Todo acompaña para que este libro se convierta en elegido para formar parte de las primeras bibliotecas infantiles.

Datos Bibliográficos

Título: Míster Magnolia

Autor e ilustrador: Quentin Blake

Traducción: Miguel Azaola

Edición: Kalandraka Editora, Pontevedra, 2016. 36 págs.

Edad: +3 años

Historias de Winny de Puh

winny

Portada de “Historias de Winny de Puh” de A.A. Milne con ilustraciones originales de E. H. Shepard, editado por Valdemar

Esta preciosa edición que la Editorial Valdemar publicó en el año 2000 y reeditó en 2009 recoge los dos libros que el escritor inglés Alan Alexander Milnes publicó entre los años 1926 y 1928: Winny de Puh y El Rincón de Puh. En ellos se recogen las aventuras del oso Winny de Puh y sus amigos en el Bosque de los Cien Acres.

Winny de Puh es un clásico de la literatura infantil, a la altura de los grandes como Peter Pan, Alicia en el País de las Maravillas o El viento en los sauces. Cierto es que sus historias han llegado a nuestros días gracias al enorme empuje de los dibujos de Disney. Pero no hay que olvidar que su origen está mucho tiempo atrás, en Inglaterra, en el seno de una familia, en los muñecos de peluche de un niño inglés. Hoy en el blog os cuento un poquito sobre la obra.

Mi opinión

Llevo ya varias semanas leyendo con mis hijos las “Historias de Winny de Puh”. Desde sus camas escuchan atentos las historias nacidas de la imaginación de A.A. Milne sobre los muñecos de peluche que su hijo, Christopher Robin, tenía.

Puh, Porquete (Pigle), Iíyoo (Ígor), Tigle (Tiger), Kanga (Cangu) y Baby Ruh (Rito), Búho y Conejo: cada uno de estos personajes están acompañándonos en el momento de irse a dormir y nos están haciendo pasar momentos inolvidables.

tedy.jpgLas historias que se recogen en estos libros cuentan las aventuras de un “Oso Edward“. Aquí en España esto nos suena lejano pero es un tipo de oso muy común en Inglaterra, similar al “Oso Teddy” de los EE.UU. Osos de peluche entre marrón y amarillo muy comunes entre los niños en los años 20.

Este Oso Eduardo fue bautizado como Winny por la Osa Winny que vivía en el Zoo de Londres y a la que Christopher Robin tenía un enorme cariño. El niño se llevaba especialmente bien con la osa hasta el punto de que los cuidadores le dejaban pasar a jugar con ella ya que era una osa muy pacífica que le gustaba la cercanía de las personas.

puh5

Pero Winny además se llama Puh, según cuenta el propio autor en la introducción del primer libro, por un cisne que se llamaba Puh al que Christopher Robin quería mucho. Cuando se despidieron del cisne, él y su padre se llevaron el nombre porque “pensamos que el cisne ya no lo iba a necesitar”.

Así este oso pasó a llamarse Winny de Puh. No importaba si “Winny” era el nombre de una Osa porque el oso se llamaba “Winny de Puh” y todos sabemos lo que eso significa. A partir de este oso Milne inventó las historias en las que su propio hijo, Christopher Robin, y sus muñecos de peluche iban a vivir un sinfín de aventuras.

 

Puh es un oso con poco cerebro, como el mismo dice, cantarín, que solo piensa en comer miel a todas horas y que quiere mucho a sus amigos.

puh4Winny de Puh es tan tierno como cualquiera puede recordar a su muñeco favorito. Es ese amigo de la infancia al que abrazábamos constantemente y con el que todo era más fácil de superar: la noche, el pasillo oscuro o un largo viaje.

Pero lo que nos está entusiasmando son los diálogos tan geniales y divertidos, tan llenos de sabiduría y a la vez tan locos y surrealistas. Nos reímos a carcajadas con las expresiones de Puh, con los miedos de Porquete, nos desesperamos con el enorme pesimismo y melancolía de Iíyoo y no podemos aguantar la risa con la supuesta sabiduría de Búho.

Son todas historias muy locas y que cuentan cosas tan sencillas como la celebración de un cumpleaños o tan sorprendentes como la búsqueda y captura de un Pelifante. Para Puh y sus amigos, y para nosotros mientras leemos, son todas aventuras maravillosas llenas de humor y ternura.

puh

Todos los personajes tienen una personalidad muy marcada pero que se complementa a la perfección con el grupo. Todos forman una familia perfecta en la que no sobra ni falta nadie.

Es estupendo poder leer en voz alta las historias de Puh, pensadas para eso,  nada más y nada menos. No tienen un objetivo moralizante, no pretenden adoctrinar sobre nada ni a nadie. Son pura fantasía centrada en el mundo conocido de un niño que abre la mente a infinidad de posibles aventuras igual de mágicas.

Disfrutar de ratos así, simplemente leyendo, simplemente escuchando, con el único adorno de las magníficas ilustraciones originales de E.H. Shepard, es una experiencia única que os recomiendo que hagáis.

Leer las “Historias de Winny de Puh” es viajar a un mundo feliz en el que ocurren cosas sencillamente divertidas. Es esa clase de lectura que, estoy convencida, crea lectores empedernidos. Siempre nos quedamos con ganas de un poco más, aunque ese día hayamos terminado el capítulo. Puh engancha y no podemos parar de leerlo aunque el sueño nos venza.

puh2Utiliza además un vocabulario rico, plagado de expresiones que posiblemente a veces se les escapen a los niños, pero que no impiden entender la historia. Ayudamos así a los niños a ir ampliando su léxico y a ir sembrando las semillas del que tendrán en el futuro.

Precisamente con el lenguaje es con lo que más juega Milne en las historias de Puh: lo descoloca, lo transforma en boca de Puh o de Búho, lo escribe mal a veces a la manera en que lo escribiría un niño. Pero también los convierte en los poemas y canciones que inventa constantemente Puh, ese oso sin cerebro:

Con nuestro pobre Tigle ¿qué podemos hacer?

Si nunca come nada, nunca podrá crecer.

Con la miel, piñas y cardos las cosas van muy mal

Porque le pinchan mucho o le saben fatal.

Y todos los manjares que a cualquiera le encantan

O bien le dan molestias o bien se le atragantan.

–  Es lo bastante grande, de todas formas – sentenció Porquete.

– No es realmente muy grande

– Bueno, lo parece.

Puh se quedó pensativo al oír esto, y luego murmuró para sí mismo:

Más por muchos chelines que pudiera pesar,

Siempre parece grande, pues brinca sin parar.

– Y este es todo el poema – dijo. ¿Te gusta Porquete?

– Todo excepto los chelines- dijo Porquete – No creo que vaya bien ahí.

– Querían colocarse después de muchos – explicó Puh – así que les dejé hacerlo. Es la mejor manera de escribir poesía, dejar que las cosas se coloquen.

– Ah, no lo sabía – dijo Porquete.

Disfruto como nadie de leer a mis hijos pero hay días y libros que son realmente especiales y “Las historias de Winny de Puh” es uno de ellos. Espero que estos ratos se queden grabados en su memoria como momentos felices igual que lo están siendo para mi.

Datos Bibliográficos

Título: Historias de Winny de Puh

Autor: A. A. Milne

Ilustrador: Ernest H. Shepard

Traducción: Isabel Gortázar y Juan Ramón Azaola

Edición: Valdemar, Colección Avatares (nº 40), Madrid, 2000. 351 pags.

Edad: + 5 años