Inicio » 3 a 6 años » El dragón que no era verde

El dragón que no era verde

eldragonquenoeraverde

Portada de “El dragón (Que no era verde)” de Paula Carbonell e ilustrado por Oliveiro Dumas, Ediciones La Fragatina.

Flavio es un dragón empeñado en decir que es azul, muy azul además. Pero la cosa es que su mejor amigo le intenta hacer ver la realidad: es un dragón verde. Flavio no da su brazo a torcer porque los dragones verdes son muy comunes y el quiere ser especial, quiere ser azul.

Su amigo no quiere enfadar a Flavio y no insiste demasiado pero según los distintos momentos del día el niño ve a Flavio de distintos colores: blanco al caer entre un mar de palomitas de maíz, rojo cuando está escondido entre un campo de amapolas, o naranja mientras ve una película al anochecer. Flavio no quiere ser corriente y su amigo lo respeta aunque no siempre está de acuerdo con él. Llega incluso a pensar si no será un camaleón y no un dragón. ¿Será posible que Flavio pueda cambiar de color?. No te pierdas este divertido libro de Paula Carbonell y lo descubrirás.

Mi opinión

Una de las cosas que más me gustan de leer a los niños los cuentos es dejarles hablar y que ellos te cuenten lo que ven en cada uno de ellos. Es muy sorprendente y enriquecedor escucharles y aprender de su mirada.

Con “El dragón (que no era verde)” he hecho la prueba porque tenía curiosidad por ver si los niños iban a fijarse más en los colores, en lo que siente el dragón, en su amistad con el niño o en qué. Para los míos al final la historia de Flavio se ha convertido en un “pequeño misterio” porque ellos quieren saber de qué color será de verdad el dragón…uno propuso que igual era blanco y por eso era tan fácil verle de colores distintos.

En el fondo a todos nos pasa igual: cada uno tiene una interpretación de lo que lee, seamos adultos o niños, y nos quedamos con aquello que más nos gusta o incluso con lo que no. En este caso es fácil dejarse llevar por la idea de los colores e incluso asociarla con los distintos estados de ánimo por los que pasa el dragón.

¿Con qué me he quedado yo entonces? Yo me quedo con el aprendizaje del niño. El niño está empeñado en hacerle ver a su amigo que en realidad es verde, muy verde. Pero la actitud de su amigo dragón le hace plantearse que es posible que no sea así, incluso que puede que sea un camaleón de la  cantidad de colores por los que le ve pasar.

El niño respeta la decisión de Flavio de considerarse azul. El es azul, muy azul. Pero con delicadeza intenta hacerle ver que en realidad el no le ve azul sino verde. Aunque si tanto insiste igual es por algo.

Cuando estás creciendo creo que una de las cosas más difíciles de conseguir es esa seguridad en uno mismo, y mucho más cuando eres pequeño y te dejas influenciar por lo que te digan a tu alrededor. Cuando además los que te lo dicen son los amigos…¿cómo mantener tus ideas a pesar de que todos crean que estás equivocado?.

En “El dragón (que no era verde)” lo que para mi destaca es ese respeto del niño hacia su amigo. No quiere ofenderle a pesar de que cree que se equivoca y es tal la determinación del dragón que incluso el niño llega a pensar que es posible que en realidad no sea verde. En el fondo es su decisión: el dragón ha decidido ser azul.

Creo que los autores han sabido plasmar la situación de una manera divertida y bonita, con una ilustración sencilla pero muy atractiva. El dragón es una delicia y me encanta que introduzca esos pequeños personajes silenciosos que le acompañan: un ratoncito blanco y un juguete de dragón verde. Casi se convierte en un pequeño juego buscarlos por el libro una vez terminado de leer.

Puede que mis hijos no vean todo eso que yo veo cuando les leo el cuento pero juntos pasamos un rato delicioso volando con este dragón con las ideas tan claras. Y tu ¿te animas a subirte a lomos de este dragón y descubrir cuál es su color?…tu decides.

Datos Bibliográficos

Título: El dragón (que no era verde)

Autor: Paula Carbonell

Ilustrador: Oliveiro Dumas

Edición: Ediciones La Fragatina, Fraga, 2015

Edad: +3 años

Anuncios

Un pensamiento en “El dragón que no era verde

  1. Pingback: Gato rojo, Gato azul |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s