Inicio » 3 a 6 años » Hilo sin fin

Hilo sin fin

hilosinfin

Portada de “Hilo sin fin” de Mac Barnett, ilustrado por Jon Klassen y editado por Editorial Juventud

Una tarde helada Anabel encontró una caja con hilos de lana de todos los colores. Su gris y triste pueblo se había cubierto de un manto blanco aquel invierno y Anabel, al ver aquella lana, decidió llevársela a casa y hacerse un suéter. Como le sobró hilo decidió entonces hacer otro suéter para su perro Nic…y aún le sobraba hilo. Decidió entonces salir a pasear con su caja bajo el brazo. Se encontraron a Marc que se rió de su suéter al verlos pero Anabel le dijo que se reía porque les tenía envidia. Entonces Anabel le tejió un suéter también a Marc, que en efecto, tenía envidia. También hizo uno para el perro de Marc…y aún así le sobraba hilo. Anabel siguió tejiendo suéteres para todo los vecinos del pueblo, incluso para los animales y las casas…y aún le sobraba hilo.

Mi opinión

“Hilo sin fin” nos traslada a un paisaje frío, cubierto de nieve y a un pueblo gris y triste. Pero esta historia guarda entre sus puntadas dulzura, magia, belleza, generosidad, humor y poesía.

Sus autores,  Mac Barnett y Jon Klassen, que también han colaborado en el conocido álbum  “Sam y Leo cavan un hoyo” (Editorial Juventud 2014), han sabido utilizar temas de la más pura tradición y darles un toque moderno.

“Hilo sin fin” nos cuenta un cuento de hadas: hay un objeto mágico, una niña valiente y decidida, un malvado que cree que el poder y el dinero todo lo pueden y que utiliza las malas artes para conseguir el objeto mágico. Y hay, por supuesto, un final feliz que nos deja esa sensación de paz y una mirada optimista frente al mundo.

hilosinfin4

La originalidad, por tanto, de este libro no está en tratar un tema original sino en darle un aire moderno a un tema de siempre: una niña encontrará un objeto mágico con el que poder transformar su triste pueblo gris y a sus grises y tristes habitantes. Pero en esta ocasión ese objeto mágico no es otra cosa que un hilo de colores que nunca se acaba.

Anabel es pues la heroína de esta historia. Ella, demostrando una enorme generosidad hacia los demás, no duda en hacer a cada vecino un suéter de colores que anime su existencia.

hilosinfin2Pero no sólo es generosidad lo que demuestra. Grandes dosis de optimismo y de confianza en si misma son las que acompañan a esta pequeña niña. En uno de los primeros momentos de la historia Anabel se enfrenta a su profesor que está enfadado porque con su colorido suéter distrae al resto de la clase. Lejos de asustarse u optar por quitárselo, Anabel se ofrece a hacer un jersey a cada uno. Pero su profesor le dice que eso es imposible, que no podrá. Anabel no se rinde y va tejiendo a su alrededor una enorme red de suéteres de colores que unen, uno tras otro, a todos los vecinos.

Y cuando ya ha cambiado a las personas decide cambiar a los animales, y después sus casas. Anabel transforma ella sola su entorno y hace que el gris desaparezca de sus vidas.

La ilustración juega aquí un papel fundamental. A través de unos dibujos sencillos pero cargados de simbolismo asistimos a la transformación de este pueblo y sus gentes.

El pueblo y sus vecinos son aún más grises puestos sobre ese fondo blanco. Ese manto de nieve que parece que no sólo está en el exterior sino también en el interior de las casas, de la escuela. Como si la tristeza cubriera todo y lo volviera frío y desapacible. Y poco a poco el hilo lo va cubriendo todo y sus vecinos, con caras entre la alegría y la incredulidad, se van quedando atrapados en esa enorme y preciosa red. Y el calor de la lana y de sus suéteres lo cubre todo.

hilosinfin6

El ilustrador ha sabido darle también un toque humorístico, sobre todo cuando Anabel hace suéteres para los animales, que miran al lector sorprendidos de verse de repente tan coloridos y abrigados.

No puedo evitar, al ver alguno de los animales, recordar al protagonista del divertidísimo primer libro de Jon Klassen como autor e ilustrador: “Yo quiero mi gorro”. En él un oso, muy parecido a uno de los que aparece en “Hilo sin fin”, busca su gorro rojo y le va preguntando a varios animales en el bosque. Aprovecho para recomendar su lectura porque pasaréis un rato muy divertido con su humor inteligente.

Pero cuando aparece en escena el malvado, un archiduque millonario enamorado de la ropa, el gris vuelve a inundar las páginas del álbum. Su sombra intenta cubrirlo todo. Es entonces cuando la magia tiene que hacer acto de presencia de nuevo. Esa magia de los cuentos de hadas es la que nos da la clave: el color, la alegría, solo se encuentra en el corazón de las buenas personas, las generosas, las valientes y desinteresadas, las que no dudan en ponerse manos a la obra para tejer un mundo mejor.

hilosinfin3Un cuento contado con las palabras justas, dejando que esa pequeña retahíla “todavía tenía hilo de sobra” vaya resonando una y otra vez, como los cuentos que vienen de la tradición oral y que buscan que el público participe. Un texto que en su sencillez busca la colaboración de la imagen y se apoya en ella para completar la historia. Intercala el diálogo en determinadas ocasiones creando movimiento y consigue que Anabel sea más real, más cercana. No es una chica cualquiera, es una Anabel que nos dice cosas, que se enfrenta al malvado y le contesta educada pero de forma tajante cuando le ofrece millones por su caja de hilos “No, gracias”.

Nos encontramos en definitiva ante una metáfora preciosa de la capacidad que todos tenemos de transformar el mundo si nos lo proponemos.

Datos bibliográficos

Título: Hilo sin fin

Autor: Mac Barnett

Ilustrador: Jon Klassen

Edición: Barcelona, Editorial Juventud, 2013. 40 pags.

Edad: + 4 años

Anuncios

2 pensamientos en “Hilo sin fin

  1. Este fue el álbum que nos tocó en el curso de Sara y Teresa. Después lo he vuelto a ver, pero tengo esa sensación de que necesita una nueva revisión/consulta. No sé, estoy convencida de que voy a encontrarme con mucho más de lo que hasta ahora he encontrado en él.
    Muchas gracias por esta selección/recordatorio.
    Un besito.

    • Yo sólo lo vi entonces y el otro día al verlo en la biblioteca lo recordé con cariño. En su día me pareció muy poético el que los vecinos quedaran unidos por el hilo. Y esta ilustrado por tu amigo el de Yo quiero mi gorro :-)!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s