Inicio » Literatura Infantil » Niños de cuento

Niños de cuento

ninosdecuento

A lo largo de los años y de las lecturas he ido creando mi propia colección mental de niños favoritos de los cuentos. Son, para mi, aquellos niños protagonistas de historias que me han dejado una huella imborrable en la mente y, por supuesto, en el corazón.

Hoy os traigo una pequeñísima muestra de esa lista personal de “héroes”. Pequeñas pinceladas de aquellos niños que sobresalen en la literatura por su valor, su carácter indómito y rebelde, su imaginación, su gran corazón o su espíritu de superación, entre otras muchísimas virtudes que estos pueden tener.

matildaMi lista, como no podía ser de otra manera debe comenzar y comienza por Matilda, porque probablemente este blog no existiría sin ella y porque es el alma de toda esta pequeña historia.

Matilda Wormwood es la protagonista de la novela de Roald Dahl que lleva su nombre. Es una niña con una inteligencia extraordinaria pero en un ambiente familiar del todo hostil. Sus padres no le hacen el menor caso y solo se preocupan de atesorar dinero su padre y de gastarlo su madre. Matilda sin embargo tiene un espíritu valiente que hace que nada la detenga cuando se propone algo. Aprendió a leer con tal sólo tres años, ella sola. Leyó todo lo que encontró en su casa pero no había muchos más libros que un recetario de cocina. Por eso Matilda se aventuró un día ella sola a la biblioteca pública y allí descubrió todo un mundo nuevo. Nuestra cita de cabecera así lo demuestra: “Los libros la transportaban a nuevos mundos y le mostraban personajes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes”.

Matilda es inteligente, valiente y decidida y además tiene un superpoder: es capaz de mover las cosas con la mente (telequinesis), lo que le va a servir de mucha ayuda para conseguir sus propósitos: vencer a los adultos que no le ofrecen el amor que debería y los que sólo saben usar la fuerza bruta con los niños. Matilda busca solo amor y cariño y que los niños como ella puedan vivir en paz y felicidad. Para mi es uno de los mejores ejemplos de héroe para los niños que ha creado la literatura.

max_soloPero sigamos avanzando en esta lista personal. El primer niño que aparece no es otro que Max y su viaje al lugar Donde viven los monstruos, escrito por Maurice Sendak. 

Puede que Max no sea el ejemplo de hijo que cualquier padre quisiera dar a sus hijos, jugando con un martillo más grande que él, haciendo rabiar al perro y contestando de mala manera a sus padres. No, definitivamente no es un ejemplo, pero tampoco hay que buscar en los libros que leemos buenos ejemplos a seguir. ¿Acaso los adultos seleccionamos nuestras lecturas en función de si los personajes son buenos ejemplos para seguir en nuestra vida real?. Lo que a mi me gusta de Max es, por un lado, que es un niño como cualquier otro, con sus momentos de rebeldía y sus miedos, y por otro su tremenda imaginación.

Max es capaz de crear un bosque, un océano con un barco particular para él y navegar, a través del día y de la noche, entrando y saliendo por las semanas, saltándose casi un año, hasta el lugar donde viven los monstruos. Y cuando llega allí no se asusta, ni siquiera se conforma con ser solo su amigo: Max se convierte en el Rey de todos los Monstruos. ¿quién no querría con 5, 6 o 7 años, ser el Rey de lo que fuera?. Max es aventurero, intrépido, valiente, divertido y sobre todo, niño. Con el se pueden identificar generación tras generación, todos los niños que tienen la suerte de acercarse a su mundo. Por eso está en la lista y de ella ya nunca se irá.

He de decir que en mi lista no hay orden. Eso sería como decir aquello de “¿a quién quieres más: a papá o a mamá?”. No, imposible, ¿cómo poner valor al amor que siento por estos personajes, como darles una “nota”, una prioridad en mis afectos?. Todos forman parte de mi historia lectora por igual y cada uno es importante por el momento en que le conocí o por lo que me hizo sentir entonces y ahora.

historiainterminable_Z.jpgUno de los personajes que más tiempo lleva en mi lista es Bastián Baltasar Bux. No estoy segura de la edad a la que leí La historia Interminable de Michael Ende, puede que con 10 años, puede que alguno más. Si se que comencé a leerla antes de la película, antes de la canción, antes de que el cine pudiera crear en mi mente una imagen de cómo era Bastián, Atreyu o Fújur.

Puede que otros niños se identificaran o les atrajera más Atreyu porque se acerca más a la figura del héroe aventurero, porque va montado a lomos del Dragón Blanco y es él quien tiene la misión de encontrar la cura para la Emperatriz Infantil. Yo, sin embargo, quería ser Bastián. Quería leer aquel libro desde aquel almacén del colegio, quería sentir como cada vez el mundo de Fantasía se iba intercalando más con mi propio mundo hasta ser definitivamente parte de él. Creo que La historia Interminable es uno de los libros con los que más he disfrutado en mi vida infantil y al que me da un poco de miedo volver por no estropear el precioso recuerdo que guardo de su lectura.

orejas-de-mariposa_3

Otra de las niñas de cuento que sobresale sobre muchos personajes y a la que incluí recientemente en mi lista es Mara, la protagonista de Orejas de Mariposa” de Luisa Aguilar, ilustrado por André Nevé.  De Mara me gusta su sonrisa clara, enfrentada a las risas perversas de los niños que se burlan de ella. Mara va forjando su autoestima página a página, creciendo cada vez más hasta que ha conseguido que todo lo que los demás digan de ella no le afecte de ningún mondo. Mara llega a sentirse tan bien que se siente capaz de abrazar la luna. Su madre con sus palabras y su afecto ha conseguido que Mara se sienta capaz de cualquier cosa. Y yo siento que ya no podré olvidar a esta preciosa niña.

diego_fabricapalabras.jpg

Si hablamos de niños capaces de hacer cualquier cosa he de hablar de Diego. Diego era un niño que no tenía mucho dinero para comprar palabras. Eso, en el país de La Fábrica de las Palabras era un verdadero problema (“La fabrica de las palabras” de Agnés Lestrade e ilustrado por Valeria Docampo). Las palabras eran caras y no todo el mundo podía hacerse con ellas. Los niños, de noche, salían con sus cazamariposas a buscar palabras que la gente había tirado a la basura o que había desperdiciado. Diego era uno de esos niños. Cuando encontraba algunas palabras las guardaba para poder decírselas a sus padres durante la cena. Pero tenía unas palabras especiales guardadas para una persona especial: Aura. Diego quería a Aura y quería decirle cosas bonitas pero solo tenía tres palabras especiales: cereza, polvo, silla. Una preciosa historia de amor llena de poesía dentro de un universo de imágenes maravillosas. Diego no tiene nada que ofrecer pero su amor es tan grande que decide vencer su miedo y su vergüenza y decirle lo que siente a su amor a través de lo poco que tiene. Tanto el como Aura, que ni siquiera tiene palabras para responder, son dos personajes a atesorar en la memoria de las cosas bonitas.

Resulta muy difícil elegir a los niños de los que os quiero hablar y dejar a los otros tantos sin nombrar. Me conformaré pensando que puede que haga una parte II de esta entrada en un futuro.

Vashti dejando su marca. "El punto" de Peter H. Reynolds

La última niña, por tanto, de esta posible primera entrega de niños de cuentos es Vashti. Es muy posible que no recordéis el nombre aunque si que conozcáis el cuento. Una de las razones por las que la nombro es posiblemente por esa. Hay veces que las historias y los títulos superan a sus personajes y sin poder evitarlo olvidamos los nombres de los protagonistas. Vashti es la niña que protagoniza el album “El punto”, de Peter H. Reynolds.

Vashti cree que no sabe dibujar nada y es algo que la enfurece. Tanto que cuando le piden hacer un dibujo lo único que hace es plantar un punto en medio de una hoja en blanco. Su profesora tratará su punto como una obra de arte y ese hecho hace que Vashti empiece a creer en su capacidad para crear algo. Y ese punto pasará a ser el primero de una larga lista de obras de arte. Pero lo que más me gusta de esta niña además de su capacidad de superación es que no se conforma con guardarse el secreto de su éxito para ella sola, sino que a la primera oportunidad decide compartirlo con alguien que, como ella, cree que no será capaz de hacerlo.

Vashti es una niña más de las muchas que pueblan las escuelas que solo necesitan que alguien reconozca su esfuerzo para sacar lo mejor de sí mismos y convencerse de que pueden hacer cualquier cosa.

Hasta aquí esta breve lista de personajes que adoro. Solo algunos de los muchos que pueblan la literatura infantil y que están deseando que los niños los conozcan. Mi lista sigue abierta para incluir a otros muchos que seguro están por llegar. ¿Y tu, cuáles son tus niños de cuento favoritos?

Anuncios

5 pensamientos en “Niños de cuento

  1. Bueno Susana, debo decir que Matilda es también una de mis “ídolas” de cuento, o tal vez mi ídolo es el creador de tan magnífico personaje, capaz de habernos dado personajes de ficción que una vez que los conocemos nos acompañan siempre.
    Otro personaje que me divirtió bastante en su día fue Nicolás, nuestro pequeño Nicolás de Goscinny, ese gamberrete entrañable del que probablemente hubiera huido en los recreos si hubiera ido al mismo cole que él, pero con el que he pasado unos ratos fantásticos.
    Me encanta esta posibilidad de compartir esta y otras pasiones contigo!!

  2. Pingback: El Gran Gigante Bonachón |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s