Inicio » 0 a 3 años » La calle del puchero

La calle del puchero

Portada de

Portada de “La calle del puchero” de Charo Pita y con ilustraciones de Massimiliano di Lauro. OQO Editora

Muchas veces el llanto de un niño puede alterar el humor de los adultos. Esta historia comienza así, con un niño llorando tanto y tanto que puso de un humor de perros a su vecino de abajo. Y tanto se enfadó que dió un zapatazo en el suelo y le pisó el rabo a su gato. Y uno tras otro irán sucediendo hechos, desencadenados por el anterior, que harán que el ambiente en el barrio sea de enfado y mal humor. Así será hasta llegar a la casa del Señor Romero que dará la solución a tanto desbarajuste que se montó en la Calle del Puchero.

Mi opinión

Charo Pita es actriz y narradora desde hace más de 10 años y eso, inevitablemente, se nota en el texto y en la forma de narrar esta historia. Imprime un sello especial que lo hace ágil y divertido, favoreciendo el que se pueda contar fácilmente en voz alta. Pero vayamos por partes porque es un libro del que se puede decir mucho.

Este es un cuento de ida y vuelta en el que la historia comienza y tiene un recorrido hacia adelante y, en un determinado momento ese camino se vuelve a recorrer hacia atrás, llegando de nuevo al principio y, con un recurso muy de la narración oral tradicional, nos permite poder volverlo a empezar.

Todo comienza, como hemos dicho, con el llanto de un niño, que desencadena un cúmulo de pequeños desastres en la Calle del Puchero. El vecino se enfada y pisa al gato, el gato salta y araña al cartero que hace tirar todas las cartas al suelo, perdiendo la carta de la portera. La portera, que recibe todas las semanas una carta se enfada al no tener su carta y lo paga con el frutero…

Vemos así lo fácil que es que se desencadene un cúmulo de desastres. Una pequeña chispa enciende un fuego que se propaga cada vez más deprisa. Pero algo ayudará a evitar que se siga propagando: el Señor Romero. El da la clave para resolver todos los pequeños desastres ocurridos: en lugar de enfadarse como todos, el Señor Romero dice “¡Pobrecito!, pues llévele estas flores y pregúntele que le pasa“.

Y así comienza la “vuelta” pasando de nuevo por la portera, el cartero, el gato, el vecino…¡Cuanto valor tienen las palabras! y cuan importante es salir de nuestro egocentrismo y preocuparnos más por el otro. La solución era sencilla, solamente debían de dejar de pensar en su daño y preguntarse por qué había pasado aquello: por qué no está la carta, por qué me grita, por qué casi atropella a una pobre rana. Un simple gesto, una frase es capaz de cambiar el rumbo de los acontecimientos.

Y es precisamente en ese camino de ida y vuelta donde está la originalidad de este cuento. Ese camino hace que la historia sea amena y divertida, que genere expectación en el lector y seguridad al encontrarnos con esa frase repetitiva.

Ilustración de Massimiliano di Lauro para

La ilustración también ayuda al atractivo del libro. Colores planos y brillantes, llamativos y llenos de contrastes. En cada página hay algunos pequeños detalles pero que no distraen la atención del vertiginoso movimiento del texto.

El ilustrador Massimiliano di Lauro, que nunca antes había ilustrado un libro para niños, ha conseguido darle un punto añadido de humor con esas pequeñas cosas como el personaje del músico/vecino que lleva un frac como si estuviera en una actuación pero en los pies calza unas zapatillas de casa con forma de conejito y unos calcetines amarillo chillón. O el cartero, que pierde su peluquín cuando el gato azul se le tira encima. El Señor Romero será más un guiño al adulto por su parecido con Elvis, al menos en el tupé y el pañuelo al cuello.

En una entrevista hecha para el blog Un Periodista en el bolsillo comenta que para realizar los personajes de la ciudad se inspiro en una pequeña ciudad como la suya e incluso en la propia gente de su vecindario. Incluso el músico está inspirado en un pianista de su localidad.

Son, en cualquier caso, páginas llenas de movimiento, hacia adelante, siguiendo la estela de pequeños desastres que se han desencadenado por el llanto del niño.

Ilustración de Massimiliano di Lauro para Charo Pita utiliza un lenguaje sencillo y breve dando los datos justos para que la historia fluya con rapidez en el camino de “ida” y deteniéndose más en las palabras en el camino de “vuelta”, preguntando a cada personaje qué le pasa. Gracias a esta diferencia podemos percibir esa sensación de aturdimiento que causan estos desastres inesperados en los que no te da tiempo a pensar, sólo a enfadarse y pagarlo con el primero que pasa.

De manera opuesta, el camino de vuelta es sosegado, los personajes se detienen a pensar y, lo más importante, a escuchar, a preocuparse y preguntar.

Es en suma un libro ideal para ser contado en voz alta, buscando la colaboración del público. En el se nota el conocimiento de la autora de la tradición oral tan dado a la repitición, a las frases repetidas que tanto gustan a los niños y ese guiño final que recuerda a las retahílas que contaban los abuelos y que nunca tenían fin, como la de Mi abuela tenía un gato. Aquí os la dejo para uso y disfrute.

Mi abuelita tenía un gato,
con las orejas de trapo,
y el hocico de papel.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?

Si!

Que me digas que sí,
que me digas que no,
que mi abuelita tenía un gato,
con las orejas de trapo,
y el hocico de papel.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?…

Datos bibliográficos

Título: La calle del Puchero

Autor: Charo Pita

Ilustrador: Massimiliano di Lauro

Edición: OQO Editora, Pontevedra, 2014. 40 pags.

Edad: + de 3 años

Anuncios

Un pensamiento en “La calle del puchero

  1. Pingback: La tradición oral y los cuentos acumulativos |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s