Inicio » 0 a 3 años » La vaca que puso un huevo

La vaca que puso un huevo

Portada de "La vaca que puso un huevo" de Andy Cutbill y Russell Ayto, ediciones Serres

Portada de “La vaca que puso un huevo” de Andy Cutbill y Russell Ayto, ediciones Serres

Macarena es una vaca
que se siente un poco triste.
Las gallinas le repiten:
«¿Qué te pasa, amiga Maca?»
«Que no valgo ni un comino»,
contesta desesperada.

Así comienza esta divertidísima historia sobre la vaca Macarena que tenía una gran falta de autoestima y un buen día sus amigas las gallinas decidieron ayudarla con un poco de esfuerzo y de pintura, claro…El resto fue todo gracias al esfuerzo y la dedicación de Maca.

Autores

Andrew/Andy Cutbill nació en Londres en 1972. Dedicado durante muchos años a la publicidad en 2008 publica su primera obra para público infantil, “La vaca que puso un huevo”. Desde entonces se ha dedicado a la edición de libros infantiles y a la creación de dibujos animados para la televisión, siendo el creador de la serie Albie. Dado el éxito que obtuvo el libro del que hoy vamos a hablar, la vaca Macarena, Marjorie en la versión original, ha continuado sus aventuras en “First week at cow school” y “The best cow in show“, no traducidas hasta la fecha al Castellano.

Russell Ayto nació en Inglaterra en 1960. Desde 1990 se dedica a la ilustración de libros infantiles, teniendo hasta la fecha sólo publicado un libro como autor e ilustrador, “The Other Day I Met A Bear“, publicado en 2001. En 2008 Russell Ayto y Ursula Jones ganaron el premio Roald Dahl Funny Prize en la sección de cuentos para niños de menos de 6 años con el libro “Los hijos de la bruja van al colegio“.

Mi opinión

La vaca Macarena tiene un gran problema de autoestima. Este comienzo de la historia, que os citaba al comienzo de la reseña, es una promesa de diversión.

vacahuevo2

“«¿Qué te pasa, amiga Maca?» «Que no valgo ni un comino»”

Para mi, uno de los alicientes importantes de este libro es que está contado en verso, algo que a los niños les atrae enormemente y que hace que esta historia tan loca y tan divertida sea uno de esos cuentos a los que recurrir en cualquier momento, sabiendo que será un acierto seguro.

Macarena no sabe hacer nada especial: ella no sabe montar en bici, ni andar a dos patas como otras de sus compañeras. Se siente vulgar y está muy deprimida. Sus amigas las gallinas no quieren verla así y por eso se reúnen una noche para trazar un plan. El plan tiene forma de huevo de gallina pero su color es blanco con manchas negras, como las de las vacas, como las de Macarena.

"¡He puesto un huevo!"

“¡He puesto un huevo!”

¡Nuestra vaca Maca se siente de pronto encantada porque ha puesto un huevo!. Se convierte en el centro de toda la atención y hasta la televisión y la prensa se hacen eco de la noticia. Pero claro, el resto de las vacas, envidiosas de la fama que ha adquirido de repente Macarena, no pueden soportarlo y acusan a Macarena de que ese huevo no es suyo.

Russell Ayto ha creado una Macarena tierna y divertida, con unas larguísimas pestaña y una sonrisa constante desde el momento en el que descubre que va a ser mamá. El resto de personajes, como el granjero con su gran boca abierta al descubrir el huevo de Maca, o las gallinas, están hechos con trazos sencillos pero muy llamativos. En algunas páginas se presentan diferentes escenas a modo de cómic, como cuando las gallinas se reúnen para ayudar a Macarena, o cuando Maca está empollando el huevo. Consigue con esto que nos detengamos en cada página para ver los detalles y seguir con más atención la historia. Todo el libro es una especie de collage, donde los dibujos parecen estar superpuestos y el espacio ser totalmente libre para circular en la dirección que se prefiera, dando más sensación de locura al texto.

Detalles delirantes salpican este cuento donde podemos ver a las vacas envidiosas leyendo el periódico o a Macarena paseando a su huevo con una carreta de granja llena de paja.

Muchas cosas se pueden entresacar de este cuento: la solidaridad de las gallinas al ayudar a su amiga triste, la confianza recuperada de Macarena que cuidará de su huevo y no hará ningún caso de las burlas y acusaciones de las otras vacas, el amor incondicional de Maca por su hijo.

La mayoría de nosotros nos hemos sentido como Macarena en algún momento. Esa sensación de no servir para nada, de “no hago nada bien”, de “¿qué tengo yo de especial?”. Y muchas veces son los amigos los que nos dicen lo mucho que valemos, que nosotros aportamos tal o cual cosa a los demás, a un grupo, a un trabajo. Aquí son las gallinas, tan diferentes a Maca por cuestión de especie, pero sus amigas incondicionales que le apoyarán y ayudarán hasta el final. Ellas serán las que le dan ese empujoncito a Maca para levantar el ánimo y tener fe en si misma.

Pero sobre todo lo que más me gusta de este libro es la locura, que los niños disfruten de llevar su imaginación al límite. Cuentos que les animan a crear mundos imposibles pero divertidos, a jugar con las palabras y jugar a inventar una historia desternillante. Me gustan estas historias que alimentan su imaginación, que les hacen pasar un rato muy divertido y además les puede llevar a imaginar otras historias parecidas. Cuentos que al leerlos nos provocan poner voces divertidas, a hacer gestos, aspavientos, a escenificar una historia y que hará que el momento de contarlo se convierta en el rato más divertido del día. Compartir cosas así con nuestros hijos es algo irrepetible, os lo puedo asegurar.

Este libro me lo recomendó una amiga a quien quiero mucho y a la que le deseo especialmente que sea un gran año, aunque ya va camino de serlo. Gracias por la recomendación, ha sido genial. Y gracias por seguir el blog y por contarme que me lees, me hace mucha ilusión. Desde aquí un gran abrazo y un beso.

Para finalizar quería desearos a todos un Feliz 2015. Espero que se cumplan vuestros deseos pero no todos, como bien me ha dicho recientemente una amiga y con mucha razón, porque si todo se cumple nos quedaríamos sin retos ni metas por cumplir y todo sería muy aburrido. Os deseo en cualquier caso lo mejor, bonitas lecturas y grandes aventuras que descubrir en los libros y que las podamos compartir juntos.

Datos bibliográficos

Título: La vaca que puso un huevo

Autor: Andrew Cutbill

Ilustrador: Russell Ayto

Edición: RBA Serres, 2008. 32 pags.

Edad: 3 a 6 años

Anuncios

5 pensamientos en “La vaca que puso un huevo

  1. Feliz año también para ti. No dejes de acompañar nuestro año con tus bellísimos comentarios sobre los cuentos infantiles. Es un placer pasar por aquí
    Besos
    Marisa

  2. Pingback: Dos historias y un huevo |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s