Inicio » 3 a 6 años » Cuentos por teléfono – Libro de la fantasía

Cuentos por teléfono – Libro de la fantasía

Portada de "Libro de la fantasía" de Gianni Rodari editado por Blackie Books

Portada de “Libro de la fantasía” de Gianni Rodari editado por Blackie Books

Hace un par de semanas, el 23 de octubre, se celebró el aniversario del nacimiento de Gianni Rodari (1920). Pensé entonces en hacer mi modesto y pequeñísimo homenaje a este maravilloso autor, pedagogo, maestro y periodista hablando de uno de sus cuentos, como ya hice con Los traspiés de Alicia Paf en una ocasión.

Encontré el álbum Confundiendo historias(Kalandraka, 2010) en la biblioteca y empecé a trabajar sobre él pero, en una visita posterior a otra biblioteca, me encontré con los “Cuentos para la escuela” y claro, también quería hablar de este libro de relatos. Como me paso la vida entre unas bibliotecas y otras, trasteando entre los libros me encontré con “Libro de la fantasía“, un recopilatorio editado por Blakie Books en 2011 donde recogen los “Cuentos por teléfono”, “El planeta de los Árboles de Navidad”, “Cuentos escritos a máquina”, “Érase dos veces el barón Lamberto o Los misterios de la isla de San Giulio” y “El juego de las cuatro esquinas”.

He llegado a la conclusión que los cuentos de Rodari son como una adicción para mi y de ahí que me cueste tanto decidirme por uno. No puedo parar de leer sus historias y todo lo que tenga que ver con él. ¿Qué tiene este hombre que atrae tanto?. Para mi la razón es clara: sabía hablar como nadie el lenguaje de los niños.

En los “Cuentos por teléfono” se recogen los cuentos que un viajante comercial, el Señor Bianchi, le contaba a su hija todas las noches por teléfono. Como las conferencias eran un poco caras, los cuentos debían ser muy cortos. Pero, si algún día los negocios habían ido bien, el Señor Bianchi hacía una excepción y el cuento era algo más largo.

cuentosportelefonoEstos cuentos se han editado por separado por la Editorial Juventud y con ilustraciones del gran Emilio Urberuaga en el año 2012. Es una edición que me gusta especialmente precisamente por los dibujos de Urberuaga, de los que podéis ver alguna muestra en la página de la Editorial Juventud.

¿Y de qué tratan estos cuentos que tanto me gustan?. Pues en ellos podemos encontrar la fantasía en su más pura esencia. Rodari nos cuenta, por ejemplo, la historia de un niño tan distraído que iba perdiendo por la calle una mano, un brazo o una oreja. Los vecinos iban recogiendo los pedazos de Juan, que así se llamaba el niño,  y llevándolos a casa de su madre para que ella los pusiera en su sitio. Y es que ya se sabe qué pasa con los niños, que “son todos iguales”.

También conoceremos los viajes de Juanito Pierdedía, que conoció sitios tan curiosos como “El País sin punta” o “El país con des delante”, donde había un “descañón” que servía para desahacer las guerras.

Una de las cosas que más me gustan de estos cuentos de Rodari en especial es la brevedad. Son pequeñas locuras, píldoras de genialidad, que tienen en su brevedad un aliado maravilloso. Son cuentos que se pueden leer en un momento y que te dejan con una carcajada en la mayoría de los casos y con un regusto dulce que durará durante un remillón de billonazos de tiempo.

Sin t’tulo-1Los “Cuentos por teléfono” son, posiblemente, uno de los recopilatorios de cuentos más conocidos de Rodari. Tantos son los cuentos que en este libro se reunieron que alguno de ellos decidió buscar mejor fortuna fuera de las hojas del libro y se independizó. Eso pasó, por ejemplo, con las historias de Alicia Paf (también llamada Alicia Catapum o Alicia Caerina).  En el caso del cuento “Confundiendo historias“, una peculiar forma de reinterpretar el cuento de Caperucita, la editorial Kalandraka lo  publicó como un álbum, ilustrado por Alessandro Sanna.

Rodari utilizaba varias técnicas para crear historias fantásticas, llenas de imaginación, y que provocaran a los niños para crear a partir de ellas las suyas propias. Con “Los traspies de Alicia Paf” es fácil imaginar otros sitios insólitos en los que la pequeña Alicia podría caerse. O a partir de las historias de los países (“El país sin punta” o “El país con des delante”), crear sus propios países extraños en los que algo se saliera de la norma. Todas estas maneras de crear historias las recogió en su libro “Gramática de la fantasía“, lectura que recomiendo enormemente si os interesa de alguna manera el mundo de los cuentos infantiles.

Rodari es un autor que debería estar presente en todas las clases de primaria de los colegios, ya sean clases de historia, de matemáticas, o de conocimiento del medio. Porque Rodari tiene cuentos sobre números (Vamos a inventar los números), sobre geografía (El país sin punta), sobre astrología (El planeta de la verdad o El pollito cósmico) y así un larguísimo etcétera. Porque la lectura no es algo exclusivo de la clase de lengua, o ¿acaso el profesor de matemáticas no lee?. Pero esa es otra historia, claro.

Pero no sólo los niños deberían conocer a Rodari. Todo el mundo debería leer de vez en cuando alguna de estas historias mientras desayuna, antes de salir de casa. Las ventajas para la salud física y metal de pequeños y mayores son notables: despeja la mente, levanta el ánimo, despierta la imaginación, estimula las neuronas, alegra el espíritu, desentumece los músculos faciales que, inevitablemente, se estirarán hasta completar una amplia sonrisa al final de cada historia. No lo dudéis, si queréis un buen reconstituyente que haga que el día comience mejor, leer a Rodari.

Quería terminar contando que hoy Cuentos para Matilda cumple su primer año. Ha sido un año maravilloso, y este blog un sueño que no creí que pudiera darme tantas alegrías. Como no puedo invitaros a todos a un trozo de pastel aquí os dejo uno de los cuentos por teléfono, “El semáforo azul”. Espero que os guste.

El semáforo azul

semaforo_urberuaga

Ilustración de Emilio Urberuaga para Cuentos por teléfono de la Editorial Juventud

Una vez, el semáforo que hay en la plaza del Duomo de Milán hizo una rareza. De improviso, todas sus luces se tiñeron de azul y la gente no sabía a qué atenerse.
-¿Cruzamos o no cruzamos? ¿Estamos o no estamos?
Por todos sus ojos, en todas direcciones, el semáforo propagaba la insólita señal azul, de un azul tan azul como no lo había estado nunca el cielo de Milán.
Mientras esperaban a ver qué pasaba, los automovilistas gritaban y tocaban el claxon, los motociclistas hacían rugir el tubo de escape y los peatones más gordos gritaban:
-¡Usted no sabe quién soy yo!
Los ingeniosos decían irónicamente:
– El verde se lo habrá comido el alcalde para hacerse una casita en el campo.
– El encarnado lo han utilizado para teñir a los peces de los jardines.
– ¿Sabéis que hacen con el amarillo? Lo añaden al aceite de oliva.
Finalmente llegó un guardia y se situó en medio del cruce para dirigir el tráfico. Otro guardia buscó la cajita de los mandos para reparar la avería, y quitó la corriente.
El semáforo azul, antes de apagarse, tuvo tiempo de pensar:
“¡Pobrecitos! Les había dado la señal de “vía libre” para el cielo. Si me hubiesen entendido, ahora todos sabrían volar. Pero quizá les ha faltado valor”.

 Datos Bibliográficos

Título: Libro de la fantasía

Autor: Gianni Rodari

Edición: Blackie Books, Barcelona, 2011. 780 pgs.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuentos por teléfono – Libro de la fantasía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s