Inicio » Bibliotecas » Felíz Día de las Bibliotecas – La biblioteca crece

Felíz Día de las Bibliotecas – La biblioteca crece

Cartel de el Día de las Bibliotecas 2014 tomado de la web de la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil

Cartel de el Día de las Bibliotecas 2014 tomado de la web de la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil

Hoy, 24 de Octubre se celebra en España el Día de las Bibliotecas. Desde 1997 la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil promueve, junto con el Ministerio de Cultura, la celebración de este día, en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo por el conflicto de los Balcanes en 1992. Con esta iniciativa se pretende concienciar a la población de la importancia de la existencia de las bibliotecas, de su labor social y, cómo dicen en la página de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, como homenaje a la labor que desempeñan los bibliotecarios.

La biblioteca quiere crecer, y puede hacerlo de muchas maneras. Puede crecer en volúmenes disponibles, con las nuevas adquisiciones que lucirán en las estanterías de novedades, acompañadas de pequeñas reseñas y recomendaciones de los bibliotecarios. De todos es sabido lo difícil que lo tienen en los últimos años las bibliotecas para poder crecer así. Sus recursos económicos cada vez son menos y tienen que armarse de paciencia y de ingenio para salir adelante.

Zona de bebeteca de la Biblioteca Luis Rosales

Zona de bebeteca de la Biblioteca Luis Rosales

Pero la biblioteca puede crecer de otras formas. Y de hecho la biblioteca crece también con cada usuario que llega para quedarse. Esos niños que acuden con el colegio a un taller en la biblioteca del barrio y descubren que es un espacio con alfombras para sentarse en el suelo a leer, con asientos a su altura, con cientos de cuentos que pueden hojear, dejar, coger, releer, compartir, comentar. Un espacio en el que hay dibujos hechos por otros niños colgados por las paredes, pósters de personajes que conocen y otros que quieren conocer. Una espacio lleno de vida por todas partes que les invita a quedarse, a volver.

La biblioteca crece con ese padre que lleva a sus hijos a un cuentacuentos un viernes por la tarde y descubre que tienen una sección de novelas de un autor que le gusta y que tiene publicadas obras que no conocía. Y se hace el carnet y se aficiona a ir de vez en cuando a coger un libro nuevo.

La biblioteca crece con el jubilado que queda con un amigo una mañana en la biblioteca porque le ha dicho que allí puede aprender a utilizar el ordenador porque hay unos talleres de informática para mayores de 50. Y además leen el periódico o un libro o una revista y el ambiente es muy agradable.

Cuentacuentos infantiles en la Biblioteca Municipal Ikust-Alaia de Irun

Cuentacuentos infantiles en la Biblioteca Municipal Ikust-Alaia de Irun

La biblioteca crece con cada estudiante que decide ir a estudiar allí con sus amigos. Y crece también con todos los chicos que se apuntan al taller de escritura creativa. Y con los que se apuntan a un taller de lectura y van allí, una vez al mes, a hablar de lo que leen.

La biblioteca crece cuando se llena la sala de proyecciones en cada ciclo de cine que se organiza y con cada persona que se pasa y se para a ver la nueva exposición de fotos que hay en el hall de entrada.

La biblioteca crece con cada niño sentado leyendo en cualquiera de sus rincones. Parece que sus paredes se expandieran, sus techos crecen, las mesas son más grandes, los libros se remueven de gusto en sus estanterías, el aire se carga de energía positiva.

La biblioteca crece con cada persona que acude a un taller de búsqueda de empleo organizado en la biblioteca, o a uno de emprendedores y autoempleo.

La biblioteca crece cuando un bibliotecario dedica esfuerzos e imaginación para crear un nuevo taller con pocos medios, tanto en libros como en material, para acercar a los niños a la tan olvidada poesía.

Y todo esto es gracias a que detrás de cada estantería, de cada mostrador, de cada taller, de cada actividad, hay bibliotecarios dispuestos a que esa biblioteca crezca. Hay gente entregada que siente su profesión como una labor social que es importante. Bibliotecarios que quieren seguir aprendiendo y se forman por su cuenta para poder mejorar su labor. Bibliotecarios que entienden el espacio de la biblioteca como un centro de recursos para la sociedad, para aprender, para divulgar, para compartir, para conocerse, para darse a conocer.

Todo esto ya se hace a día de hoy en la biblioteca y en nuestras manos está el saber aprovecharlo. Mucho es lo que nos ofrece la biblioteca, no sólo hoy, Día de las Bibliotecas, en el que se harán cientos de actividades para conmemorar la fecha. Cada día, cada semana, muchas son las opciones que la biblioteca nos brinda. Olvidemos los prejuicios de antaño que nos hacen ver la biblioteca como un templo, poco asequible y alejado de la realidad social.

Muy al contrario, la biblioteca está cada vez más al día, más en la calle, más con los de a pié, con el currante, con el parado, con el ama/o de casa, con el jubilado, con el que tiene una idea y no sabe como sacarla adelante, con el que quiere aprender, con el que quiere reciclarse, con el que tiene un rato y se lo dedica a la lectura.

Puede que mi mirada de hoy sea la mirada amable, la optimista o la romántica, la que no quiere pararse a mirar en los recortes, en lo difícil que está todo, en lo mucho que cuesta hacer un nuevo taller para algunas bibliotecas de barrio que no tienen casi para nada. No lo olvido, no. Pero también tenemos que pensar que la biblioteca la creamos las personas, y si nosotros, los del barrio, no somos conscientes de su existencia y de lo mucho que nos puede aportar, dejarán de tener sentido. Las bibliotecas no son sólo libros catalogados y apilados en estanterías, no son sólo mesas donde estudiar y estar en silencio. Las bibliotecas las hacen las personas que leen, que escuchan, que cuentan, que ríen, que se distraen, que buscan. Pasaros por la biblioteca, da igual si no es hoy, Día de las Bibliotecas. Mañana también habrá algo para cada uno de nosotros en ellas.


Las fotografías pertenecen a:

– Foto de portada: web de la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil (Cartel del Día de la Biblioteca con ilustración de Carmén Solé y pregón de Antonio Rodríguez Almodovar

– Fotos del cuerpo: web de las Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid. Biblioteca Pública Luis Rosales. Sala Infantil de la Biblioteca Municipal Ikust-Alaia de Irun (By FotosIkustalaia (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)%5D, via Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s