Inicio » 0 a 3 años » El pequeño conejo blanco

El pequeño conejo blanco

Portada del libro "El pequeño conejo blanco" de Xosé  Ballesteros y Oscar Villán

Portada del libro “El pequeño conejo blanco” de Xosé Ballesteros y Oscar Villán

“Érase una vez un pequeño conejo blanco. Un día fue a buscar coles a la huerta para hacer un caldo”. Pero cuando el conejo volvió a su casa se encontró que había alguien dentro, nada menos que la cabra cabresa, que le amenazó diciendo que si no se iba le saltaría encima de su cabeza.

El pobre pequeño conejo blanco salió corriendo en busca de ayuda pero nadie le ayudaba porque les daba miedo la cabra. Todos menos una hormiga que se ofreció a ayudarle y a enfrentarse a la cabra.

El autor

Xosé Ballesteros (Vigo, 1956) es escritor, editor y especialista en literatura infantil. Es uno de los dos fundadores de la editorial Kalandraka, además de su director editorial. Fundada en 1998, precisamente un 2 de abril, Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil en el que se conmemora además el nacimiento de Hans Christian Andersen, que celebrábamos esta misma semana. Kalandraka es una de las editoriales de referencia en cuanto a publicación de álbumes ilustrados en España. Nació con la vocación de llenar un vacío existente en cuanto a la publicación de libros ilustrados en gallego y se ha convertido en una de las editoriales más importantes en el panorama nacional.

“El pequeño conejo blanco” fue una de las primeras publicaciones de Kalandraka, una adaptación realizada por Xosé Ballesteros de un cuento popular portugués. Este cuento era uno de los habituales en las sesiones de cuentacuentos que realizaban los que después serían fundadores de la editorial. Fue publicado por primera vez en 1998 y se sigue reeditando y reimprimiendo a día de hoy. Además Kalandraka publica una edición de este cuento adaptada dentro de la Colección Makakiños. Esta colección tiene como principal objetivo acercar la lectura a personas con necesidades educativas especiales. Esta colección, creada con la colaboración de la Asociación Baión de Tratamiento del Autismo (BATA) forma parte de una iniciativa para intentar acercar y estimular el camino de la lectura a todos. La lectura se apoya en un sistema de pictogramas basado en dibujos y colores. Tanto el texto como las ilustraciones también se han adaptado para simplificar el lenguaje y reducir la abstracción, haciendo ambos más concretos y fáciles de entender.

Xosé Ballesteros además de este cuento ha realizado, entre otras publicaciones, la adaptación de varios cuentos populares como “Tío Lobo”, “Los tres osos”, “Los siete cabritillos” o “El traje nuevo del Rey”, todos con Kalandraka.

El ilustrador

Óscar Villán nace en Orense en 1972. Es Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Pintura. “El pequeño conejo blanco” fue su primer trabajo como ilustrador de literatura infantil y por él recibió el Premio Nacional de Ilustración 1999

Con la editorial Kalandraka ha ilustrado además “La Cebra Camila”  de Marisa Núñez, o la serie “De la cuna a la luna” junto a Antonio Rubio. También ha ilustrado el álbum “Un bicho extraño”, de Mon Daporta.

Mi opinión

“El pequeño conejo blanco” reúne todos los requisitos indispensables para convertirse en uno de los cuentos favoritos de cualquier niño: una historia sencilla, basada en la repetición del mismo esquema a lo largo de la historia, con divertidos juegos de palabras y pequeñas rimas, protagonizado por animales humanizados y unas fantásticas ilustraciones.

"El pequeño conejo blanco siguió andando andando y se encontró con un gallo"

“El pequeño conejo blanco siguió andando andando y se encontró con un gallo”

El cuento está basado en la repetición, esa que tanto gusta a los niños y gracias a la que pueden participar, anticiparse. Repetición de los animales que encuentra el conejo blanco, que uno tras otro le dicen que no le ayudarán, y repetición de la historia por el conejo blanco que les habla de la cabra cabresa, que si no me voy me salta encima de la cabeza, la cabra caburra, si me salta encima, me despanzurra, la cabra cabreja, que si me salta encima me desmadeja

Un texto basado en unas rimas divertidas, sonoras, y que se apoya en las ilustraciones para contar una historia sobre la valentía y sobre la amistad. La valentía no sólo a la hora de enfrentarse a la cabra sino también la valentía de pedir ayuda.

Aquí las ilustraciones juegan un importante papel ya que es a través de ellas que vamos a hacer la segunda lectura de la historia, esa en la que vemos como esos grandes animales no se atreven a enfrentarse a la cabra cabresa y será una pequeña hormiga la que demuestre de verdad su valentía.

"Pues yo soy la hormiga rabiga y, como no abras, te picaré en la barriga"

“Pues yo soy la hormiga rabiga y, como no abras, te picaré en la barriga”

Destaco la página en la que la hormiga rabiga se enfrenta a la cabra cabresa y le dice que si no abre la puerta le picará en la barriga. Me encanta el dibujo de la hormiga, con esas patitas a rayas, con zapatos, esas largas antenas y sobre todo esa cara de enfado tan tremenda. Y esa fea cabra, grande y llena de dientes, mirando a la hormiga con una lupa para destacar lo pequeña que es y la risa que le da su amenaza.

Me parece admirable la capacidad de algunos ilustradores de transmitir tanto a través de sus dibujos.

Por último, no olvidemos que esta es una historia rescatada de la tradición oral y que fue creada para ser contada en voz alta, para dejarse llevar por la imaginación y darle nuestro toque personal haciendo distintas voces para los personajes, creando nuestra propia cabra cabresa, nuestro propio conejo blanco, nuestra propia hormiga rabiga.

Hagamos de la lectura de los cuentos a los niños un doble disfrute: el disfrute de los niños al escuchar la historia y el disfrute del que la cuenta.

Datos Bibliográficos

Título: El pequeño conejo blanco

Autor: Adaptación de Xosé Ballesteros

Ilustrador: Óscar Villán

Edición: Kalandraka, Colección “Libros para soñar”, Pontevedra, 2007, 4ª ed. 32 pags. Cartoné

Edad: De 0 a 5 años

Traducido al gallego, catalán, euskera, inglés, portugués e italiano.

Anuncios

7 pensamientos en “El pequeño conejo blanco

  1. Pingback: La cebra Camila | Cuentos para Matilda

  2. Pingback: Tengo unos pies perfectos |

  3. Hola. Este libro de la han mandado leer a mi hija con casi 3 años (bueno en realidad de lo leo yo claeo). Y no me parece q tenga una moraleja adaptada a los nenes de esa edad. Les dice q lo mejor para solucionar los problemas es morder a alguien. Seré la rara yo pero no me parece lógico le fomentemos eso a los niños.

    • Buenos días Mariana y disculpas por haber tardado tanto en contestar. El cuento “El pequeño conejo blanco” ha sido rescatado de la tradición oral, en concreto es un cuento de la tradición portuguesa. Los cuentos tradicionales tenían, en sus orígenes, un objetivo de enseñanza y de protección frente a posibles peligros. Ejemplos conocidos son, por ejemplo “Caperucita”, que en su origen no tenía el final que ahora conocemos en el que aparece un cazador y termina con el lobo, recuperando a Caperucita y a su abuela de su tripa. Caperucita moría, al igual que su abuela, por desobedecer a su madre, que le avisó de lo peligroso que era entretenerse en el bosque. La enseñanza era clara aunque el final del cuento era tremendo. Ahora no imaginamos un cuento infantil en el que una niña y una anciana mueran…
      El cambio de la sociedad ha ido modificando estas historias, y hemos dejado de entender el verdadero significado y objetivo de algunas de ellas. Ahora no entendemos esas enseñanzas que intentan transmitir porque nuestro modo de vida es completamente distinto. Aunque los “lobos” siguen existiendo, al igual que los “bosques oscuros” y las “cabras cabresas” abusonas y descaradas que invaden nuestra intimidad y creen que por el simple hecho de ser más grandes tienen más derecho que nosotros a cualquier cosa.
      Los tiempos cambian pero las enseñanzas permanecen. En este cuento en concreto creo que la enseñanza supera con creces cualquier otra cosa. Este cuento tiene a su favor la forma en la que se cuenta (los versos que se repiten, el juego de palabras con la cabra-cabresa, cabra-cabruna) que engancha a los niños por su sonoridad y que les hace pasarlo en grande, cómo esta ilustrado (los dibujos ayudan a ver esa oposición entre grande-pequeño que es la base de toda la historia) y el hilo conductor de todo: que por el hecho de ser grande no hay que abusar de los demás y que por el hecho de ser pequeño no hay que ser ni menos valiente ni menos astuto.
      El pequeño conejo blanco que solo quería coles para hacer un caldo no encuentra entre los grandes animales nadie capaz de ayudarlo frente al abusón, sólo la astuta y decidida hormiga.
      No puedo decirte que no muerda…lo hace. No lo justifico pero creo que los niños no ven realmente eso, ven más allá, ven la rima, ven la sonoridad de la historia, ven los dibujos llamativos y distintos, ven una injusticia que hay que solucionar, a un inocente que hay que defender frete al abuso.
      Espero haberte ayudado en algo. Muchas gracias por visitar el blog y dejar tu comentario.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s